La casa de Ana Frank batió en 2011 el récord de visitantes

La mayor parte de visitantes (un 85 por ciento) vinieron de fuera de Holanda. Según el portavoz de la casa-museo, el motivo del aumento en el número de turistas se debe a que el horario de visitas se ha prolongado. 

El frente de la casa donde se ocultó Ana Frank – Fotografía Diario El Universal (Venezuela)

La Casa Museo de Ana Frank en Ámsterdam batió en 2011 su, hasta la fecha, récord absoluto de visitas, con más de un millón de personas, informa el periódico holandés «De Volkskrant» en su versión digital.

En concreto, la casa en la cual se escondió la niña judía y su familia, en la Prinsengracht de la Venecia del norte, recibió el año pasado 1.104.233 visitantes, 50.000 más que en 2010, informó un portavoz del museo, citado por el rotativo.

La mayor parte de visitantes (un 85 por ciento) vinieron de fuera de Holanda. Según el portavoz de la casa-museo, el motivo del aumento en el número de turistas se debe a que el horario de visitas se ha prolongado.

Precisamente, para hacer más cómoda la espera a quienes tienen que hacer cola para comprar sus billetes de entrada, la Casa Museo ofrece desde el pasado noviembre conexión a Internet sin cables (Wifi) gratis a los visitantes.

Para limitar los tiempos de espera, especialmente en verano -cuando se forman largas colas en el exterior- se ha decidido ampliar los horarios de visita: desde marzo a septiembre hasta las 21:00 horas. En julio, y en sábados, el horario se prolonga incluso hasta las 22:00.

Leer también >>  Hallan plantas de cannabis bien conservadas en una tumba de hace 2.000 años

La casa de la Prinsengracht no es donde Ana Frank pasó su infancia. De hecho, el pasado noviembre reabrió al público la vivienda en la cual Ana pasó sus primeros años de vida, en la barriada de Merwedeplein, en el sur de Ámsterdam.

La familia Frank vivió en ese lugar entre diciembre de 1933 y julio de 1942. Allí la pequeña comenzó a escribir lo que sería después conocido en todo el mundo como «El Diario de Ana Frank». En julio de 1942 la niña tuvo que marcharse de allí y buscó refugio en la casa de la Prinsengracht, convertido ahora en museo, junto a su familia.

De hecho, el título original del diario era «La casa de atrás» («Het Achterhuis»), en referencia a la vivienda camuflada en la cual vivió junto a su familia y otros judíos de Ámsterdam perseguidos por los nazis.

La casa original de Ana ha sido cuidadosamente restaurada, gracias a la Fundación Ana Frank, con la decoración de aquellos años, muebles originales de los años 30 y 40 y otros objetos que pertenecieron a la niña, fallecida por tifus en el campo de concentración nazi de Bergen-Belsen en 1945.

En una de las pocas filmaciones de cine en blanco y negro que existen de Ana Frank se aprecia a la niña asomada al balcón de esa vivienda de la Merwedeplein.
 

Fuente: 

Diario El Universal 4/1/2012

5.0
701
Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú