La Blancanieves de Disney cumplió 75 años y está más vigente que nunca

“Y vivieron felices por siempre”, se escuchó en la sala llena antes del The End. Segundos después, Charles Chaplin, Marlene Dietrich y Clark Gable aplaudían de pie, sorprendidos y sonrientes. Ellos ya eran estrellas y habían dado el presente en el teatro Carthay Circle de Los Angeles, aquel 21 de diciembre de 1937 en el que Walt Disney estrenaba su primer largometraje animado: “Blancanieves y los siete enanitos”. A 75 años de esa noche, la juventud eterna de la cara sonrosada de Snow White –su original nombre en inglés–, luce como nueva en las mochilas de las nenas que van a la escuela. Parece parte del cuento que a Disney le haya costado tanto llegar a ese éxito y que, hoy, el personaje siga vigente, de abuelas a madres y de madres a hijas.

La historia cuenta que luego de varios cortometrajes, algunos ya con Mickey Mouse, el director juntó todos sus ahorros y convenció a un banquero para conseguir un crédito. Basó la historia en un cuento de los hermanos Grimm y contrató a más de 700 dibujantes, coloreadores y técnicos para lograr el arduo trabajo de los 83 minutos de dibujos. La Blancanieves real fue una preciosa chica de 13 años llamada Marge Champion , que modelaba al borde del desmayo con un casco negro puesto, porque los artistas necesitaban que su cabeza fuera más grande de lo que la naturaleza había determinado. Con el millón y medio de dólares invertidos, Walt Disney logró ocho millones de ganancias. Y un primer premio Oscar muy especial: una estatuilla grande y siete chiquitas. Y así nació el gran imperio. Con la chica linda que se salvó de su madrastra, gracias a la solidaridad de siete enanos y un beso de amor. Hoy, Blancanieves tiene 2.178.705 fans en su página de Facebook. También tiene un vestido de Oscar de la Renta y otro de la diseñadora Nina Ricci . Durante 2012, se filmó una muy libre remake: la buenísima princesa es transformada en una luchadora por su captor en la versión no apta para chicos “Blancanieves y el cazador”. Las nenas se disfrazan de ella para sus cumpleaños , tienen el DVD de la película y adornan sus tortas con la figura de Blancanieves y sus pequeños amigos del bosque. Es que el gran Disney se hizo empresa multinacional y el consumo no para: hay muñecas articuladas, cartucheras, ropa, bolsos, lápices, y hasta se ha puesto a la venta un dije de brillantes con forma de la manzana mordida. Claro que esto no es para las nenas. O sí. Para la nena que hay dentro de una mujer fanática de la eterna Blancanieves. El viernes pasado cumplió la cantidad de años suficientes para ser abuela, pero la magia animada logró que tenga la sonrisa perfecta y sin arrugas de una adolescente. A este paso, el éxito continuará y la chica será feliz por siempre. por Mariana Rolandi Perandones Fuente: 

Leer también >>  Pérez, solamente Pérez

 Diario Clarín 23/12/2012

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú