La bandera del caballero, el mártir y el esclavo

Tres santos y tres leyendas están representados en la enseña de Gran Bretaña, con un futuro incierto a causa del referéndum de independencia escocés.

Tres santos y tres antiguas leyendas. Sobre esta base es como terminó configurándose la actual bandera de Gran Bretaña e Irlanda a principios del siglo XIX, cuyo futuro se ha visto amenazado por el referéndum de independencia de Escocia. Se trata de tres banderas en una, conocida como «Union Jack», cuyas cruces hacen referencia a un caballero, un mártir y un esclavo, representando a ingleses, escoceses e irlandeses respectivamente. ¿Conoces su historia? La bandera de Inglaterra La historia de la bandera de San Jorge, que representa a los ingleses, se remonta hasta el siglo III d.C., cuando, según la leyenda, Jorge de Capadocia se enfrentó a un enorme y terrible dragón que tenía por costumbre alimentarse de una doncella al día. La desafortunada era elegida por sorteo en una ciudad llamada Silca. En una de las ocasiones, le tocó a la hija del rey de la ciudad, que partió resignada para su funesto destino. En el camino tuvo la suerte de cruzarse con nuestro protagonista, que quedó estremecido por la historia de la doncella y aceptó escoltarla para dar muerte al dragón y acabar con el sufrimiento de los habitantes de Silca. San Jorge –que portaba una cruz roja sobre un fondo blanco como blasón– no solo consiguió atravesar con su lanza a la bestia, sino que le arrancó la cabeza para llevársela al rey junto a su hija. El agradecido monarca le ofreció al valiente caballero la recompensa que él quisiera. Su único deseo fue que todos los habitantes de Silca se bautizaran y convirtieran al cristianismo. Más de 11 siglos después, el Rey Eduardo III de Inglaterra determinó que la Casa Windsor tenía descendientes que se remontaban hasta el supuesto Rey de Silca, por lo que decidió que el Inglaterra se consagrara a San Jorge y se usara su emblema (la cruz roja sobre el fondo blanco) como representativo de todo el Reino. San Andrés, el mártir En lo que respecta a la bandera escocesa, otra leyenda asegura que el Rey Angus II de los Pictos dirigió a los escotos en su batalla contra los ingleses en el 832, cerca del actual municipio de Athelstaneford. Ante la más que previsible derrota de este pueblo que sería absorbido por los escoceses pocos años después, Angus rezó por la vida de sus soldados hasta y San Andrés acabó apareciéndosele por la noche con un mensaje: iban a ganar la guerra. Bandera de Escocia Por la mañana, inesperadamente, apareció reflejada sobre el cielo azul una cruz blanca, representando a la cruz en forma de aspa sobre la que había sido martirizado San Andrés. Una señal divina que llenó de coraje a los escoceses y desmoralizó a los ingleses hasta llevarles a la derrota. Aún tuvieron que pasar varios siglos para que esta cruz blanca sobre el fondo azul se estableciera como bandera del Reino de Escocia. En concreto, hasta 1385, cuando el parlamento decretó que todos los soldados escoceses debían llevar esta enseña, también conocida como «saltire», que tuvo otras versiones hasta que, a mediados del siglo XVI, su diseño quedó establecido tal y como lo conocemos hoy. San Patricio, el esclavo El patrono de los irlandeses también está representado en la «Union Jack» mediante la cruz roja en forma de aspa sobre el fondo blanco. La historia de San Patricio se remonta hasta el siglo IV d.C., cuando fue capturado en Escocia siendo un adolescente y vendido como esclavo en Irlanda. Allí dedicó gran parte de su vida a extender la fe cristiana entre sus habitantes. Al parecer, el santo utilizaba un trébol para explicar a los irlandeses el misterio de la santísima trinidad, de manera que cada una de las tres hojas representaba al Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Sin embrago, el gobierno de Gran Bretaña consideró que el color blanco y el trébol verde eran símbolos del independentismo irlandés, por lo que decidió asumir la bandera de la cruz roja sobre el fondo blanco. Bandera de Irlanda Esta bandera había servido semioficialmente para representar a Irlanda desde la fundación de la Orden de San Patricio en 1783 hasta la creación del Estado Libre Irlandés en 1922. Esta nunca fue aceptada por los nacionalistas irlandeses, que la veían como una creación inglesa. Estas tres banderas, con sus tres historias, terminaron formando la actual de Gran Bretaña. En primer lugar, en 1707, cuando Inglaterra se anexionó Escocia tras la firma del «Acta de Unión» y ambas enseñas se unieron en una. La versión final de la «Union Jack» apareció en 1801, cuando Gran Bretaña se unió con Irlanda y decidió incluirse la cruz de San Patricio. Más de 200 años de bandera que hoy podría haber vivido sus últimos días. Fuente: 

Leer también >>  Un novio de Lorca habría robado sus restos

Diario ABC 18/9/2014

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú