La afilada lengua del fotógrafo de las estrellas Cecil Beaton

Desde la princesa ‘Lilibeth’ (futura Isabel II de Inglaterra) a Marilyn Monroe, son multitud las celebridades que, durante medio siglo, pasaron ante el objetivo del polifacético Cecil Beaton (también responsable del mítico vestuario de ‘My Fair Lady’). Sin embargo, tal y como revela un libro que se publica el mes que viene en su Reino Unido natal, no siempre las opiniones del fotógrafo sobre sus retratados fueron benévolas.

En un avance de la publicación de ‘Portraits & Profiles’ (que además de sus ácidos comentarios recopila sus magníficos retratos de celebridades), el Daily Telegraph ha desgranado algunas de las opiniones que desvela la afilada pluma de Beaton, desde el mal aliento de Dalí a los defectos de Grace Kelly, a quien comparaba con un becerro: Marilyn Monroe (1956).”Camina como un basilisco ondulante, abrasando todo a su paso (…). La chocante verdad es que la señorita Monroe finge ser una sirena, tan poco sofisticada como una criada del Rin, inocente como un sonámbulo. Es una pobre niña pretendiendo ser un adulto (…). Es como un niño excitado al que llaman al salón tras el té. Chilla, salta en el sofá . Es una actuación sin malicia, espontánea, inocentemente gay. Probablemente acabará en lágrimas”. Mick Lagger (1968).”Es muy amable y con perfectos modales. Yo estaba fascinado con las delgadas líneas cóncavas de su cuerpo, brazos. Es bello y feo, femenino y masculino, un raro fenómeno (…). Es sexy, pero completamente asexuado. Podría ser un eunuco”. Grace Kelly (1965).”Una belleza fotográfica es alguien que sale bien en las fotos. Grace Kelly es el caso. Si no saliese bien en las fotos, apenas nos pararíamos a mirarla en la calle. Si ambos lados de su rostro fuesen como el lado derecho no estaría en la pantalla. Ese lado es muy pesado, como un becerro, pero su lado izquierdo es intensamente femenino y crea el contrapunto”. Elizabeth Taylor (1957).”Es todo lo que detesto. Siempre he aborrecido al matrimonio Burton por su vulgaridad, ordinariez y burdo mal gusto, ella combina lo peor del gusto estadounidense y británico. (…) Sus pechos, grandes y colgantes, eran como los de una campesina amamantando a su prole en Perú”. Dalí.”Lo adoraba por ser un individuo tan original, pero hoy fue desalentador por su abominable mal aliento”. Por el contrario, el gran fotógrafo no tiene sino palabras de admiración para Audrey Hepburn (con una “inherente calidad de estrella”) o la “serena y magnética” Isabel II. Fuente: 

Leer también >>  Muere en Siria el autor intelectual de los atentados de Munich 1972

Diario El Mundo 19/8/2014

La afilada lengua del fotógrafo de las estrellas Cecil Beaton
4.4 (87.81%) 338 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú