José Ingenieros y la risa, su terapia clave

Entre los espíritus más inquietos de hace cien años figuraba el de José Ingenieros. Médico, psicólogo, psiquiatra, sociólogo, filósofo, docente y escritor serían algunos de los casilleros tildados en su ficha personal. Sólo algunos, porque la nómina de actividades y especialidades es más extensa. Este gran hombre nacido en Palermo -no el de plaza Italia, sino el de Italia- se entusiasmó con una terapia clave para la salud: la risa.

Estudió con detenimiento esta expresión facial y clasificó, desde una casi imperceptible sonrisa -podríamos citar como ejemplo a la Mona Lisa- hasta la carcajada de larga duración; que me recuerda un aparato importado de los años 60: era a pilas, estaba escondido en una bolsa y al accionar un botón reproducía una carcajada muy contagiosa. Sí, es verdad: era una tontada básica, pero hacía reír y creemos que Ingenieros se hubiera comprado uno. Porque, ¿acaso un espíritu inquieto como el suyo iba a quedarse con la teoría? Por supuesto que no. En 1915 convocó a algunos amigos más unos pocos alumnos de confianza y creó una logia particular. Una especie de Academia de la Risa a la que llamó Omnia. El grupo fue creciendo porque los integrantes podían presentar nuevos socios. La admisión se establecía una vez que el presentado respondía ante una mesa examinadora un cuestionario redactado con buen humor. Los escritores Oliverio Girondo, Vicente Martínez Cuitiño, Evar Méndez (director de la revista Martín Fierro) y Horacio Ramos Mejía (hijo del padre de la psiquiatría en la Argentina) fueron algunos de los «hermanos» de esta divertida logia. La actividad de los académicos de la risa consistía en hacer bromas. Las víctimas se buscaban entre los propios integrantes de la cofradía o entre incautos ajenos al proyecto. Las había simples y complejas. Entre las muchas que hacían, hubo una que quedó en la historia. Los «hermanos» quisieron engañar al mismísimo Ingenieros, presentándole a una de las personalidades políticas de Brasil, Ruy Barbosa. Pero el fundador de Omnia se dio cuenta. Se trataba de un empleado de la Aduana. De inmediato, Ingenieros organizó un conferencia del Ruy Barbosa trucho. Acudieron periodistas, legisladores, sacerdotes, docentes, abogados. La sala -fue en un biblioteca céntrica- estaba colmada. Ingresó la eminencia y recibió la primera ovación de la noche. Uno de los confabulados dio un discurso de bienvenida. Luego el homenajeado se largó a hablar en un portuñol bastante convincente. Tan entusiasmada se mostraba la audiencia, que la presentación iniciada a las diez de la noche se extendió hasta la madrugada. Las preguntas del público fueron rigurosamente respondidas por el falso Ruy Barbosa. Hay que tener en cuenta que entre el público había muchos integrantes de Omnia participando activamente para darle credibilidad al acto. Recién al día siguiente, mediante llamadas telefónicas, los inocentes supieron que habían aplaudido el discurso de un empleado de la Aduana que se sumó, por esa noche, a la corriente de la Academia de la Risa, de José Ingenieros. por Daniel Balmaceda Fuente: 

Leer también >>  Los textos de Mayo, en versión 2.0

Diario La Nación 14/1/2013

Informacion Adicional: 

Quién fue José Ingenieros:

(Buenos Aires, 1877 – 1925) Filósofo argentino. Estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires, y fue profesor de psicología experimental en esa universidad. Está considerado como uno de los máximos representantes del positivismo en latinoamérica.

Escribió su tesis doctoral, La simulación en la lucha por la vida (1903), en clara consonancia con corriente darwinista que prevalecía en Argentina por aquella época. A ese respecto, y como miembro del Partido Socialista, defendió también la idea de que la lucha de clases era una de las múltiples manifestaciones de la lucha por la vida. Su interés por los problemas psiquiátricos, criminológicos y psicofisiológicos, unido a la influencia de positivistas europeos como Spencer o Comte, le hizo tomar como punto de partida de su labor filosófica un positivismo de corte cientificista. Sin embargo, el pensamiento filosófico de Ingenieros se desarrolló con el tiempo más allá de este punto de partida. Nunca abandonó el naturalismo, y siempre se opuso a cualquier filosofía de tipo sobrenaturalista o trascendental; pero, sin embargo, fue capaz de hacer compatible esta posición con la necesidad y posibilidad de la metafísica. En sus Proposiciones relativas al porvenir de la filosofía (1918), afirma la existencia de un «residuo inexperiencial fuera de la experiencia», que no es algo sobrenatural, trascendental o absoluto, aunque tampoco algo ininteligible o incognoscible. Fuente: www.biografiasyvidas.com

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú