Intentan rescatar la introducción «perdida» del Himno Nacional

Es la parte que se canta en algunas escuelas del noroeste del país. Dos publicistas lanzaron una campaña on line para difundirla.

La noche del 16 de octubre del año pasado, los jugadores de San Lorenzo de Almagro y de Arsenal de Sarandí salieron a la cancha del Estadio Bicentenario, en Catamarca, para jugar la final de la Copa Argentina. Se formaron junto con los árbitros y la voz del estadio anunció que se cantaría el himno. Para sorpresa de todos, los primeros acordes de la bella composición nacional fueron acompañados por una letra desconocida, en la voz del cantante Alberto Harón. Jugadores, comentaristas, relatores y más de un periodista giraron la cabeza para ver qué estaba pasando.  Harón, que además es profesor de música, estaba cantando la introducción del Himno Nacional Argentino, una composición “perdida”, olvidada para gran parte de la gente en el país pero conocida en Catamarca. Y que ahora intentan rescatar. En cualquier evento deportivo en el que juegue una selección nacional, cuando se canta el himno por lo general sólo se toca la introducción, que en la composición original de López y Planes y Blas Parera (además de las modificaciones que le realizó Juan Pedro Esnaola) no tiene letra. Quizás por una herencia de la selección de rugby, Los Pumas, ahora esta introducción instrumental es acompañada en los estadios por un tarareo de la melodía con la letra ‘o’. Pero desde hace muchos años, en los colegios de Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero los alumnos aprenden y cantan la introducción del himno nacional. La letra es anónima y se la conserva como tradición entre la gente desde hace por lo menos seis décadas, según pudieron conocer los publicistas Martín Kaen y Matías Sinay, ambos de la empresa Romero Victorica.  Kaen es hijo de catamarqueños, está radicado en Córdoba y desde que era chico, según recordó, escuchó que en la escuela de su padre se cantaba esa introducción olvidada del himno. Con el afán de quien busca un impacto publicitario, viajaron a Catamarca, donde hay colegios en los cuales la introducción se canta siempre (como en el Colegio del Carmen), y donde para los alumnos es “raro” que cuando suena el himno no se cante esa parte, que la consideran mucho más linda incluso que el resto más solemne que tiene la canción patria. Los publicistas comenzaron a indagar, entrevistaron a profesores de música, a historiadores, a periodistas, para conocer el origen de esta letra. Nadie pudo confirmar dónde ni cómo nació. Sólo se comenzó a cantar en los actos patrios con el mismo fervor que el resto de la letra “oficial”, y los docentes no dejan de enseñarla y los chicos de cantarla. Kaen y Sinay armaron entonces un documental de unos pocos minutos, hecho íntegramente en Catamarca (“La introducción perdida”, que se puede ver en You Tube) y lanzaron la propuesta “Cantemos el Himno” (www.cantemoselhimno.com.ar), con la que proponen que esta letra, anónima y no oficial, pero también profundamente tradicional y viva en la gente, se conozca en todo el país. El Mundial de Fútbol de Brasil, que arranca en unas semanas, podría darles el empujoncito que necesitan. Sobre todo si el Himno Nacional llega a sonar en siete partidos distintos. Fuente: 

Leer también >>  En casa o con armas: imágenes de las españolas de la Guerra Civil

Diario Clarín 19/5/2014

4.5
714
Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú