Inédita imagen de un Kennedy joven y fascinado con Hitler

“Adolf Hitler estaba hecho de la pasta de la que están hechas las leyendas”. La afirmación no pertenece a ningún jerarca nazi del Tercer Reich, sino al ex presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy. Con frases como ésas, escritas en su diario y en cartas enviadas a sus amigos durante la juventud, el político demostró la fascinación que tenía en ese momento por las dictaduras europeas.

Un libro que se publicará próximamente en Alemania, y que promete ser polémico, recopila este tipo de apuntes dejados por un JFK veinteañero durante un largo viaje a Europa. Bajo el título “John Kennedy entre los alemanes. Diarios y cartas 1937-45”, Oliver Lubrich saca a la luz frases controvertidas del ex mandatario, deslumbrado por la Alemania de Hitler y la Italia de Benito Mussolini. El autor recorre punzante las emociones políticas de Kennedy, que se asombraba por los cambios que se estaban registrando en el viejo continente. “Dormí mucho y con un Tour de American-Express llegué a Milán. Bella catedral, una de las más grandes del mundo. Leo a Gunther y llegué a la conclusión de que el fascismo es la cosa más justa para Alemania e Italia, el comunismo para Rusia y la democracia para los Estados Unidos de América”, afirma en una anotación del 3 de agosto de 1937. Luego, durante una estadía en Munich, escribe: “No existe duda de que estos dictadores en sus países, gracias a sus eficaces propagandas, son más amados que afuera”. Y asegura que se siente un “ gran fanático de Hitler”. Dos meses antes del comienzo de la II Guerra Mundial, el joven Kennedy asegura: “Mi viaje fue extraordinario. La única posibilidad de experimentar sobre lo que ocurrirá es viajar por todos estos países. Todavía no pienso en el hecho de que habrá guerra a causa de la oposición de Italia y de una serie de otras cosas”. Esta visión cambia drásticamente el 20 de agosto, cuando señala que la situación se ha vuelto “crítica” y que “la gente espera una guerra”. Ya en los días finales de la guerra, Kennedy se muestra apesadumbrado por cómo quedó Berlín. “Todo está destruido. No existe un edificio que no esté incendiado. En algunas calles el olor de los cadáveres es terrible”. Allí también se refiere al Führer: “La ilimitada ambición por su país lo volvió una amenaza para la paz en el mundo. Sin embargo, tuvo algo misterioso en su modo de vivir y en su modo de morir, que lo sobrevivirá y crecerá. Tenía la pasta de la que están hechas las leyendas”. Lubrich, el autor, reconoce un “efecto desconcertante” en los escritos del joven Kennedy, pero considera que no había admiración por el dictador: “No creo que admirara a Hitler y sobre todo su política. Lo que hay es lo que Susan Sontag describió como la ‘fascinación del fascismo’. Trata de entender esa fascinación que Hitler evidentemente seguía emanando”. Fuente: 

Leer también >>  Reeditan Testimonios, la obra de Victoria Ocampo

Diario Clarín 17/5/2013

Inédita imagen de un Kennedy joven y fascinado con Hitler
4 (80%) 691 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú