Implican a la jerarquía católica en la muerte del obispo Angelelli

Los querellantes dicen que no hizo nada por evitarla. Pero rescatan al papa Francisco. Por Julio Aiub Morales, desde La Rioja.

Los querellantes de las secretarías de Derechos Humanos de la Nación y de la Provincia pidieron ayer cadena perpetua para el ex general Luciano B. Menéndez y el ex comodoro Luis Estrella como autores mediatos del crimen de monseñor Enrique Angelelli. Y también apuntaron contra la jerarquía eclesiástica de la época de la dictadura porque “sabían de la persecución contra Angelelli y no hicieron nada”.

En la sala de audiencias del Tribunal Oral Federal de La Rioja se iniciaron ayer los alegatos finales de este juicio que intenta establecer quiénes estuvieron detrás de la misteriosa muerte de Angelelli, cuando su auto chocó en 1976. Los abogados querellantes Bernardo Lobo Bugeau y Guillermo Diaz Martínez también asumieron la representación de la sobrina de Angelelli, María Elena Coseano. Ayer estuvo presente en la sala el actual obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, quien fue encomendado por el Papa Francisco a que siguiera con atención el juicio.El Obispado también es querellante. Los abogados señalaron que el entonces presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Adolfo Tortolo, durante una reunión de la CEA, “negó un pedido de Angelelli para tratar la persecución” de la que eran objeto sus sacerdotes y feligreses. También hicieron hincapié en una carta que Angelelli envió al vicepresidente de la CEA, monseñor Vicente Zaspe, un mes antes de morir, relatando una entrevista que tuvo con el general Menéndez, entonces jefe del Tercer Cuerpo de Ejército. En esa carta, Angelelli tambien pedía a la jerarquía que revisara la relacion entre el vicario castrense Victorio Bonamin y su diócesis. Y reiteraba que le digan “si se tomará alguna medida desde arriba” contra la represión militar. Los querellantes dejaron a salvo al Papa Francisco, quien siendo el cardenal Jorge Bergoglio, rescató la figura y prédica de Angelelli al cumplirse los 30 años de su muerte. Enfatizaron que hubo un plan premeditado para matar a Angelelli, que incluyó la designación de “un juez apócrifo, Rodolfo Vigo, quien resultó ser un policia federal, para que actuara en el supuesto accidente” del obispo. Tambien aludieron a que el entonces obispo de San Nicolás, Carlos Horacio Ponce de Leon, sufrió una muerte similar a la de Angelelli, un año más tarde. Fuente: 

Leer también >>  El olvido y la demolición amenazan a la Casa Suiza

Diario Clarín 14/6/2014

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú