Humor e ironía para pensar la historia

Hay piezas únicas del siglo XIX, tapas de Patoruzito y obras del maestro Sábat.

 

Napoleón recibió una mala noticia: Inglaterra invadió Buenos Aires. Iracundo, toma de la oreja al mensajero y lo amenaza con un jarrón. Este grabado del británico James Gillray, de 1806, es la pieza más antigua de una muestra de humor gráfico inaugurada en el Museo de la Ciudad (Defensa 233), que recorre 200 años de historia en 40 dibujos.

“Extravagancias de 1834”, titula César Bacle a un dibujo con varias mujeres usando peinetones enormes. “La Argentina siempre se destacó en el arte gráfico, junto a Inglaterra, Francia, Estados Unidos y Alemania”, cuenta Hugo Maradei, del museo itinerante del Dibujo y la Ilustración, que prestó las piezas para la muestra. “Vamos a abrir un museo permanente sobre arte gráfico en Buenos Aires”, anticipa Hernán Lombardi, ministro de Cultura porteño.

En “El corso de la matufia”, una litografía de Eduardo Sojo publicada en Don Quijote en 1898, varios ex presidentes y políticos de la época, como Bartolomé Mitre, Carlos Pellegrini o Roca, desfilan alrededor de una mujer que representa a “La inmoralidad política”. “Cambiando las caras de los personajes, el dibujo es muy actual”, comenta Hugo González, vicepresidente del museo itinerante.

Don Quijote competía con El Mosquito, el otro periódico humorístico de la época. En la muestra está el original de una de sus tapas, dibujada por Henri Stein en 1891, que se burla de Pellegrini. “El humor siempre permitió decir cosas difíciles de una forma más fácil de digerir”, dice Eduardo Vázquez, director del Museo de la Ciudad.

Leer también >>  "Papá murió de tristeza, esperando"

Un hallazgo es la tapa de Patoruzito de 1951, coloreada por el artista Guillermo Roux. O la de un Billiken de 1954, ilustrada por Lino Palacio. Y no falta un trío de pulposas chicas dibujadas por Divito, en 1950. O el trazo maestro de Sábat, en un dibujo que muestra como cada junta de la última dictadura militar recibe las cabezas de los integrantes de la anterior. También hay una ilustración de su hijo, Alfredo Sábat, en la que Kirchner y Cobos miran con recelo una silla presidencial cubierta por una campana de cristal. Porque una imagen vale más que mil palabras.

por Nora Sánchez

Fuente: 

Diario Clarín 4/7/2010

Informacion Adicional: 

Exposición: 200 años de Humor Gráfico

Organizada por el Museo de la Ciudad y el Museo del Dibujo y la Ilustración.

Iinauguración: jueves 1º de julio a las 18 hs. en la sede del Museo de la Ciudad, Defensa 223.

 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú