Homenaje a los pilotos en su debido contexto

Al presidir aquí un acto en conmemoración del trigésimo aniversario del “bautismo de fuego” de la Fuerza Aérea Argentina en la guerra de las Malvinas, el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, consideró que esa contienda con Gran Bretaña que comenzó en abril de 1982 fue producto “de una decisión política y militar improvisada” tomada por la dictadura militar de entonces. Sostuvo que “la causa Malvinas fue utilizada por la dictadura para salvar un proceso en decadencia” y que por ese camino “se llevó a nuestras Fuerzas Armadas a una segura derrota”. Puricelli, a pesar de tales afirmaciones, expresó su reconocimiento a los 55 hombres de la Fuerza Aérea muertos en combate y rindió homenaje a todos los pilotos que participaron en la contienda “por su entrega y valor que aún en las peores condiciones de inferioridad numérica y tecnológica, los llevó a escribir páginas de gloria para la Fuerza Aérea”. El discurso de Puricelli marcó claras diferencias con el que pronunció antes el jefe de la institución armada, brigadier general Normando Costantino, quien puso el eje en la destreza de los pilotos, sin hacer alusión alguna al contexto en que se decidió la guerra. Costantino aseguró que “el desequilibrio tecnológico y numérico con los ingleses se compensó con el profesionalismo y el coraje del personal” de la aeronáutica militar.

 Al hablar en el acto realizado en la Sexta Brigada Aérea de Tandil, Puricelli recordó que las Malvinas son “el único lugar militarizado de América del Sur”, dado que en su territorio “pueden circular armas nucleares”, a la vez que aseguró que “la causa de Malvinas será llevada sin claudicación en el tiempo que la historia demande a la victoria”, por la vía diplomática. El ministro expresó su “profundo respeto a los isleños”, que “siguen siendo rehenes y han sido condenados al aislamiento” por el Reino Unido. Subrayó que el anhelo argentino es que “el Reino Unido advierta lo arcaico de la usurpación”. Sobre la guerra de 1982 y citando el Informe Rattenbach, Puricelli afirmó que “se comprobó que el instrumento aéreo tenía capacidad de transporte y no fuerza de combate” para enfrentar a los ingleses. Por esas razones insistió en que “la guerra de Malvinas fue un profundo retraso a nuestros derechos de soberanía sobre las islas”. El jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, Normando Costantino, reconoció que en 1982 “no estaba prevista la participación en combate de las Fuerzas Aéreas”, pero rindió homenaje a los 55 miembros de la institución que murieron en combate. Como cierre, subrayó que “el Reino Unido no tiene ningún justificativo para usurpar las islas” y que sólo lo mueve “la idea de conservar un colonialismo sin razón”. Al acto asistieron ex combatientes y familiares de caídos en la guerra. La reseña histórica del “bautismo de fuego” de la Fuerza Aérea en Malvinas comienza el 30 de abril de 1982, cuando el grueso de la fuerza de tareas inglesa, comandada por el vicealmirante Sandy Woodward, recibe la orden de comenzar el ataque a Puerto Argentino. La idea era que, el 1º de Mayo, mediante un ataque masivo, se lograra la inmediata recuperación de las islas. A las 4.40 de ese día comenzó el bombardeo con aviones Vulcan y Sea Harrier a los dos aeródromos militares de Malvinas. A las 16 de ese 1º de Mayo de 1982, comenzó la batalla aérea. Los aviones argentinos realizaron ese día 15 salidas, en misiones de cobertura y ataque a blancos navales británicos. Se lanzaron 20 toneladas de bombas. En ese primer enfrentamiento aéreo murieron 13 oficiales y suboficiales de la Fuerza Aérea y dos conscriptos, Héctor Bordón y Guillermo García. La Fuerza Aérea Argentina perdió dos Mirage III, un Mirage V, un Camberra Mk-62 y un Pucará IA-58, mientras que los británicos tuvieron una fragata hundida, otras dos averiadas, un buque de asalto afectado, dos aviones Harrier derribados y helicópteros dañados. En total, durante la guerra, la fuerza realizó 450 misiones aéreas. Ayer, como cierre del desfile militar, sobrevolaron la Sexta Brigada flotas de aviones Mirage, Douglas, Pucará, Hércules, Fokker, DHC-6 Twin Otter, Lear Jet y helicópteros Bell-212, similares a los que actuaron en Malvinas. por Carlos Rodríguez, desde Tandil Fuente: 

Leer también >>  A 100 años de nuestra Revolución, un México más fuerte, libre e incluyente

 Diario Página/12 2/5/2012

Informacion Adicional: 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú