Hallaron asesinado a puñaladas a ex agente chileno

El ex agente de la DINA chilena, Enrique Lautaro Arancibia Clavel, condenado en la Argentina por el crimen del ex jefe del Ejército trasandino Carlos Prats y su esposa, apareció asesinado esta noche en un departamento céntrico de esta capital.

Arancibia Clavel fue condenado a prisión perpetua por el crimen de Prats y su esposa Sofía Cutbert, mediante un atentado explosivo en el automovil particular del militar chileno, que había ocupado la máxima jerarquía durante el gobierno de Salvador Allende.

El ex miembro de la temida central de inteligencia del régimen pinochetista había sido beneficiado por la Cámara de Casación Penal que desechó los cargos por asociación ilícita, pero luego ese fallo fue revocado por la Corte Suprema de Justicia.

Según se dijo esta noche también había si favorecido por la llamada ley de «dos por uno» y gozaba de libertad condicional.

La Corte consideró en 2004 que los delitos por los cuales Arancibia Clavel había sido condenado a prisión perpetua por la justicia argentina constituían crímenes de lesa humanidad y por lo tanto imprescriptibles.

Sin embargo, según trascendió esta noche la Justicia habría equiparado la pena de «reclusión perpetua» a la que fue condenado, por la de «prisión perpetua» que contempla la excarcelación después de computarse un período de cumplimiento de la condena.

El cuerpo de Arancibia Clavel apareció en un departamento de Lavalle al 1.400 en esta capital, asesinado a puñaladas.
 
 

Fuente: 

Diario La Nueva Provincia 29/4/2011

Informacion Adicional: 

Atentado terrorista contra el General Prats – septiembre de 1974.

El agente de la DINA que a veces viajaba bajo el nombre de Kenneth Enyart confesó ante la Justicia de los Estados Unidos, en 1978, haber colocado la bomba que causó la muerte de Orlando Letelier y Ronnie Moffitt, en septiembre de 1976. En dicha confesión afime haber ingresado a Buenos Aires con el nombre de Kenneth Enyart, semanas antes del atentado, y abandonó la Argentina, según consta fehacientemente, horas después del atentado, esto es el 30 de septiembre de 1974, rumbo a Uruguay, desde donde consta fehacientemente que ingresó a Chile el día 1 de octubre de ese mismo año. Consta también que el agente de la DINA que vivía en Buenos Aires, ya mencionado, también abandonó Argentina ese mismo día. El día viernes 28 de septiembre de 1974, el ciudadano estadounidense Michael Townley, agente de la DINA, se introdujo al garaje del general Prats y colocó un aparato explosivo bajo la caja de velocidades del automóvil de Prats, un Fiat modelo 125. El día 30, a las 00.50 horas, al regresar Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert a su casa en la calle Malabia 3305, Townley hace detonar el explosivo por medio de un control remoto, provocándoles la muerte instantánea. Según el informe policial con carácter «estrictamente confidencial y secreto», «Los restos del automóvil se hallaban esparcidos en un radio de 50 metros» y se observaban «restos calcinados de carne humana».

Leer también >>  Cayó en España un represor acusado de la desaparición de una modelo francesa

Proceso Judicial
El doble crimen fue investigado por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal número 1 de Buenos Aires desde el mismo día en que se cometió. La causa se mantuvo casi sin avances hasta que en 1991 se conoció el informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación de Chile, en el que se atribuye a la DINA la autoría de las muertes de Prats y su esposa. El proceso judicial fue larguísimo y se mantuvo en Argentina ya que hasta en el año 2002 la justicia chilena no se hizo parte de ella, por las condiciones políticas del país.

En Argentina
En Argentina, las primeras investigaciones del juez en lo Penal Alfredo Nocetti Fasolino dictaron el sobreseimiento provisional en la causa al no poder identificar a los culpables. En el juicio en Estados Unidos por el asesinato de Orlando Letelier, Michael Townley confesó su participación en el atentado que costó la vida a los Prats. Según Townley fue el mayor Pedro Espinoza, segundo en la DINA, y el coronel Raúl Iturriaga Neumann, jefe del aparato exterior, quienes en una conversación amistosa le solicitaron acabar con Prats, bajo el argumento de que este podía apoyar un levantamiento contra el régimen militar en el sur de Chile. El caso Prats fue investigado por la jueza argentina María Servini de Cubría. En declaraciones a ella en Roma, en diciembre de 1995, los neofascistas italianos Stefano Delle Chiaie y Vincenzo Vinciguerra declararon que los agentes de la DINA Enrique Arancibia Clavel y Michael Townley estuvieron involucrados directamente en el asesinato de Prats. Enrique Arancibia Clavel fue detenido el 18 de enero de 1996, luego de vivir 15 años sin problemas legales en Argentina. Su proceso judicial terminó en el año 2000, cuando fue condenado a cadena perpetua por el doble asesinato. En agosto de 2007 recibió beneficio de la libertad condicional en Argentina.

Leer también >>  El poeta que murió hace 100 años y nos habla de hoy

Pruebas
El diplomático Ramón Huidobro, ex embajador de Chile en Argentina, sorprendió al presentar tres documentos; que fueron incluidos entre las pruebas que acreditarían que el gobierno del general Pinochet sabía que Prats necesitaba un pasaporte para salir del país y se negó a dárselo.

Una carta del 12 de agosto de 1974, mediante la cual el cónsul Álvaro Droguett le cuenta al subsecretario de RR.EE., capitán de Navío Claudio Callaos, una conversación con Huidobro donde este último le comentó de las amenazas de muertes recibidas por el ex comandante en Jefe. Un texto en el que de puño y letra de Droguett- se lee, como resumen, «inconveniente entregar pasaporte a personas indicadas», respuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores a sus consultas sobre la demora. Un télex del embajador René Rojas a la Cancillería, donde nuevamente se informa de la situación de los Prats.

Se dicta condena
El 8 de julio de 2010 tras 36 años de ocurridos los crímenes, la justicia chilena dictó altas penas efectivas de cárcel en la sentencia definitiva por el doble homicidio del ex comandante en jefe del Ejército, general Carlos Prats González, y su esposa Sofía Cuthbert Chiarleoni. La Corte Suprema de Justicia de Chile dictó penas contra los nueve imputados, siete de ellos oficiales o suboficiales de las Fuerzas Armadas, involucrados directamente en la voladura en Argentina del vehículo en que viajaba Prats, ex ministro del Presidente Salvador Allende, y su esposa Sofía Cuthbert. En el fallo, la sala del máximo tribunal, condena al general (r) Manuel Contreras y el brigadier (r) Pedro Espinoza, en calidad de autores por el asesinato del matrimonio, a 17 años de presidio mayor en su grado máximo, sin medidas alternativas. El general (r) Raúl Iturriaga Neumann, el brigadier (r) José Octavio Zara y el coronel (r) Juan Morales Salgado fueron condenados a 15 años y un día de presidio menor en su grado máximo, también sin beneficios. En calidad de cómplices, fueron condenados Mariana Callejas y Jorge Iturriaga Neumann, a la pena de cinco años de presidio menor en su grado máximo, con beneficios.

Leer también >>  Buscan un mítico tesoro escondido hace más de 500 años

Repercusión nacional
Manifestaciones apagadas se recibieron en Chile respeto a la condena de la Justicia chilena. Los medios dieron amplia cobertura del hecho. Por parte del Gobierno de Chile el ministro de Justicia, Felipe Bulnes, expresó su profundo rechazo al crimen, así como su solidaridad con las hijas del matrimonio Prats-Cuthbert. Manifestó «También estamos conscientes que han perseguido justicia por más de 30 años y finalmente hoy día la obtienen” la familia Prats Cuthbert, por medio de sus tres hijas manifiestan su contento con el fallo judicial a pesar de que fuera reducido drástica mente Las tres hermanas se mostraron muy agradecidas con la jueza argentina María Servini de Cubría, quien jugó un papel clave para que las investigaciones judiciales se mantuvieran abiertas en dicho país. Y en el hecho de que se instruyera un proceso en Chile. Por lo mismo, anunciaron que viajarían a Buenos Aires para entregarle personalmente a esa jueza el texto del fallo de la Corte Suprema.

Repercusión internacional
La condena a varios generales del Ejército de Chile provoco una amplio impacto internacional. Medios como TeleSur, ANSA, Prensa Latina y otros publicaron editoriales al respecto. María Angélica Prats, hija del general Carlos Prats, afirmó el 8 de julio de 2010 a ANSA que en el proceso judicial en ese país «quedó probada la autoría intelectual de Augusto Pinochet», quien detendrá el poder entre 1973

Fuente: www.ecured.cu

 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú