Exhumaron los cuerpos del ex gobernador y vice de Misiones

Con la exhumación de los cuerpos de Juan Manuel Irrazábal, César Napoleón Ayrault y los de sus respectivas esposas, Susana Claro y María Ofelia Ruiz, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) inició ayer las tareas para determinar la existencia de rastros de pólvora u otro explosivo en los cuerpos.

Y determinar así si el gobernador y vice de Misiones y sus familiares encontraron la muerte, el 30 de noviembre de 1973, a causa de un atentado perpetrado presumiblemente por la Triple A mientras surcaban, en el avión de la gobernación, el cielo de Puerto Iguazú. La pericia fue ordenada por la jueza federal subrogante de Posadas, María Verónica Skanata, en la causa que investiga la hipótesis de un magnicidio contra ambos mandatarios, cuya gestión apenas duró 190 días en el convulsionado 1973. El procedimiento, en el que participaron efectivos de Gendarmería Nacional, fue seguido de cerca por los familiares de Ayrault e Irrazábal. La exhumación permitirá a las hijas de Ayrault ver el cuerpo de su padre luego de 40 años y siete meses. «Cuando se produjo la tragedia nos entregaron los cajones sellados para velarlos y nada más», relató Maia Ayrault a El Territorio segundos antes de que los ataúdes fueran retirados del  cementerio La Piedad y trasladados a la Morgue Judicial de Posadas. Para el querellante Pedro Pirovani, hijo del piloto del trágico vuelo, la investigación para dilucidar lo que asegura fue «un atentado magnicida» seguirá adelante «por más que los resultados den negativo en cuanto al hallazgo de explosivos en los restos de Ayrault, Irrazábal y sus parejas». Recalcó que, «desde 2007, estamos luchando para que se concreten medidas como la de hoy (por ayer). Buscamos que se aclare lo que estamos seguros fue un atentado. Resta que se evalúen los testimonios de testigos que constan en el expediente y todas las curiosas circunstancias que rodearon al hecho». «Cuarenta años después es mucho tiempo, pero confiamos en que la justicia federal cumpla con su función y no se repita lo que pasó con la provincial que en pocos meses cerró la causa», agregó. Jorge Pirovani era el piloto oficial de la gobernación. Hasta 1973 había colectado más de 11 mil horas de vuelo sin incidentes ni cuestionamientos por parte de sus superiores. El vuelo que conducía estaba a punto de aterrizar en Puerto Iguazú, cuando Pirovani comunicó a la torre de control que había fuego en la cabina de la aeronave, un Beechcraft Queen Air. Segundos después el avión se estrelló en una región de espeso monte. Y acabó con la vida del piloto, la del gobernador, el vice y las esposas de ambos. María Susana Irrazábal, hija del gobernador, fue la única sobreviviente pero falleció tres meses después a causa de las quemaduras. «     Recompensa por prófugo El Ministerio de Justicia ofreció una recompensa de $ 500 mil para ubicar al represor prófugo Marcelo Cinto Courtaux, acusado de haber cometido delitos de lesa humanidad en la represión de la conocida «Contraofensiva Montonera», entre 1979 y 1980. La resolución que establece la recompensa, ofrecida por el plazo de 12 meses, lleva la firma del titular de esa carterea, Julio Alak, y fue publicada ayer en el Boletín Oficial. En sus considerandos, señala que Courtaux está involucrado en la causa Riveros, Santiago Omar y otros por privación ilegal de la libertad, tormentos, homicidio, etc., radicada en los tribunales federales de San Martín. La jueza Alicia Vence ordenó la detención de Courtaux el 21 de abril de 2014. Courtaux fue en 1979 y 1980 jefe de una sección de ejecución del Destacamento 201 de Inteligencia del Comando de Institutos Militares, de activo papel durante el terrorismo de Estado. Fuente: 

Leer también >>  Acusa a Montoneros por el crimen de su esposa

Diario Tiempo Argentino 18/6/2014

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú