Exhibirán el documento papal de 1493 que dividió el Nuevo Mundo

Se trata de la bula que delimitó los dominios marítimos y coloniales de España y Portugal.

Más de cinco siglos después de ser promulgada, la bula Inter cetera , también llamada «de partición», con la que en 1493 el papa Alejandro VI determinó el futuro del Nuevo Mundo -descubierto el 12 de octubre del año anterior por Cristóbal Colón-, será uno de los tesoros que saldrán por primera vez del Archivo Secreto Vaticano el año próximo.

El documento delimitó las colonias de España y Portugal en las tierras recién descubiertas y pidió a los monarcas de ambos países que enviaran misioneros para convertir a los indígenas al cristianismo. La bula es uno de los 100 documentos que serán exhibidos en Lux in Arcana, el Archivo Secreto Vaticano se Revela ( www.luxinarcana.org ), una muestra sin precedente que tendrá lugar en los Museos Capitolinos de esta ciudad entre febrero y septiembre de 2012, por los 400 años de la fundación del Archivo Secreto Vaticano.

El 12 de octubre de 1492, después de 69 días de navegación, Cristóbal Colón ancló su carabela, la Santa María, cerca de la isla de Guanahani, futura isla de San Salvador. En su intento de alcanzar por vía marítima Catai y Cipango (China y Japón) por una nueva e inexplorada vía, el navegante les donó a España y a Europa el Nuevo Mundo.

Nacido en Génova en 1451, Colón se había establecido en Portugal, donde se apasionó por la exploración y estudió el modo más rápido de llegar a Cipango y a otras tierras desconocidas por vía marítima. En 1484 propuso su proyecto al rey de Portugal. Tras su rechazo, probó con los monarcas de Castilla y Aragón. Pese a que éstos también le dijeron que no, Colón insistió. Años más tarde, en pleno fervor de la guerra de reconquista cristiana de España, logró un acuerdo con los reyes de España para que le financiaran la aventura. Así, el 3 de agosto de ese mismo año zarpó hacia Occidente desde el Puerto de Palos, para ingresar en la historia con mayúsculas.

Leer también >>  Las lágrimas de Lorca a su último amor

Después de su regreso a Europa, en marzo de 1493, el papa Alejandro VI (el español Rodrigo Borja), luego de un pedido de los monarcas españoles, que temían las reivindicaciones territoriales realizadas por el rey Juan II de Portugal, publicó una serie de documentos, entre los cuales el más importante es la bula Inter cetera , del 4 de mayo de 1493.

Con este documento, el papa -en virtud de su autoridad apostólica sobre las tierras occidentales del ex Imperio Romano, ejercitada a raíz de las prerrogativas atribuidas a los pontífices por la falsa donación de Constantino- les entregó a los reyes españoles la posesión de todas las islas y tierras descubiertas y de las que se descubrieran en el futuro al oeste de una línea de frontera ideal Polo Norte-Polo Sur idealmente trazada a unas cien leguas de las islas Azores y de las islas de Cabo Verde.

Con este acto, el Pontífice delimitó el dominio marítimo y colonial de España y Portugal. El Papa también les pidió a los monarcas enviar cuanto antes a misioneros católicos para convertir a la verdadera fe de Cristo a las poblaciones indígenas. El documento tuvo una inmensa repercusión en los años siguientes. El Tratado de Tordesillas, de 1494, entre los reyes de Portugal y España, corrió las fronteras de las respectivas zonas de influencia a 370 millas de la línea ideal trazada por el papa.

«Habría que estudiar si realmente estaban de acuerdo en ese momento España y Portugal, que de todos modos le hicieron caso al papa», dijo el cardenal argentino Jorge Mejía, que fue titular de la Biblioteca y del Archivo Secreto Vaticano entre 1998 y 2003. El prelado destacó que el documento fue algo «no puramente político o geográfico, sino que también existía la preocupación por la evangelización de las tierras recientemente descubiertas».

Leer también >>  Después de 34 años reabrió "El Tropezón", el restaurante donde comía puchero Gardel

por Elisabetta Piqué

Fuente: 

Diario La Nación 12/10/2011

Informacion Adicional: 

Quién fue el Papa Alejandro VI:

(Rodrigo de Lançol y Borja) Papa perteneciente a la familia de los Borja o Borgia (Játiva, Valencia, 1431 – Roma, 1503). Hizo una rápida carrera eclesiástica a base de intrigas, bajo la protección de su tío y padre adoptivo, el papa Calixto III, quien le nombró cardenal en 1455; más tarde fue elegido papa en 1492. Su vida disoluta y su ambición fueron denunciadas en sus predicaciones por el reformador florentino Savonarola, a quien excomulgó, torturó y ejecutó en 1498. Su nepotismo llegó hasta el extremo, utilizando los recursos de la Iglesia para enriquecer a su familia y situar a sus ocho hijos ilegítimos.

Como soberano de los Estados Pontificios hubo de defender su independencia frente a la amenaza francesa, reuniendo para ello la Liga de Venecia (1495), con los soberanos de Milán, Venecia, Austria y España. A cambio del apoyo militar, los Reyes Católicos obtuvieron de este papa las llamadas Bulas alejandrinas (1493), que reservaban para España las tierras descubiertas en América y extendían sobre ellas el patronato de la Corona. Posteriormente invertiría sus alianzas, apoyándose en Carlos VIII de Francia para proporcionar la Romaña a su hijo César y para someter a la aristocracia romana.

Alejandro VI puede ser considerado un prototipo de magnate del Renacimiento, que unía a su estilo de vida lujosa y corrompida la protección del arte y una cierta tolerancia (dio refugio a muchos judíos expulsados de España). A su mecenazgo se debe, por ejemplo, la Piedad de Miguel Ángel.

Fuente: www.biografiasyvidas.com

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú