España devuelve a México la primera bandera de la historia del país

España y México se devuelven banderas históricas tomadas en combate coincidiendo con el Bicentenario de la Independencia.

 

SANTILLANA DEL MAR. (CANTABRIA). (EUROPA PRESS).- España y México se han intercambiado hoy cuatro banderas históricas arrebatadas en combate durante el proceso de independencia del país norteamericano en una ceremonia celebrada en Santillana del Mar (Cantabria) y presidida por el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de México, Felipe Calderón.

Se da así satisfacción a una petición solicitada por México, que quería recuperar «las primeras manifestaciones simbólicas» de su existencia «como nación independiente» para los actos del Bicentenario, como explicó Calderón durante el acto, celebrado en la Plaza Mayor de esta localidad cántabra.

Las insignias devueltas a México son dos banderas sobre tafetán celeste con la imagen de la virgen de Guadalupe y al reverso el Arcángel San Miguel con el Águila Imperial. Se trata de los primeros emblemas con los que los insurgentes, liderados por Miguel Hidalgo, levantaron el grito de insurrección en la Villa de San Miguel el Grande y que las tropas realistas españolas tomaron en Calderón el 14 de enero de 1811.

Hasta hoy permanecían en el Museo del Ejército español. Una de ellas se devuelve para siempre a México, mientras que la otra se presta por cinco años prorrogables. México nos devuelve dos banderas tomadas en la batalla de Tampico el 11 de septiembre de 1829, donde aparece la leyenda ‘Legión Real’ y el Aspa de Borgoña o Cruz de San Andrés, rematada con cuatro escudos, dos leones y dos castillos en aplicaciones de seda blanca.

Calderón subrayó que el intercambio de estas banderas «enaltece la historia común» de España y México y «estrecha aún más la amistad» entre ambos pueblos. Destacó asimismo la importancia que la devolución tiene para su país, ya que se trata de las banderas que se ordenaron hacer para iniciar la guerra de Independencia, por lo que calificó de «invaluable» este gesto de amistad por parte de España.

Zapatero expresó su alegría por que este acto se lleve a cabo coincidiendo con los actos del Bicentenario de la independencia mexicana, que a España le «honra acompañar» desde una mirada respetuosa.

Al acto asistieron el presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla; la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, los ministros de Exteriores de España y México, Miguel Angel Moratinos y Patricia Espinosa, el ministro de Educación de España, Angel Gabilondo, y la esposa del presidente Zapatero, Sonsoles Espinosa.

El presidente del gobierno español reiteró además el deseo de permanencia de inversores españoles en México, tras entregar a su presidente, Felipe Calderón, el premio Nueva Economía Fórum 2009 en la localidad cántabra de Santillana del Mar.

Calderón, que se encuentra de visita en España para participar esta tarde en la cumbre bilateral entre su país y la Unión Europea, en la norteña población de Comillas, recibió el galardón al Desarrollo Económico y la Cohesión Social correspondiente a la edición de 2009, cuando no pudo recogerlo.

Leer también >>  Realizarán homenaje a obispo Carlos Ponce de León, muerto durante la última dictadura

El premio reconoce la aportación de México y al progreso y estabilidad en América Latina, así como al aumento de su peso y protagonismo en el mundo, explicó el presidente de la fundación Nueva Economía Fórum, José Luis Rodríguez García. El galardón correspondiente a la edición de 2010 será entregado el próximo martes en Madrid al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Zapatero reiteró las buenas relaciones que existen entre ambos países. «México es un aliado imprescindible de España con contactos que trascienden coyunturas políticas». Y ello se reflejará en la celebración de la primera sesión del Foro España-México, a la que acudirá Calderón y el príncipe Felipe», anunció el presidente.

Zapatero destacó el apoyo que recibe de México en la lucha contra el terrorismo, así como de unas relaciones económicas y comerciales «excelentes» y en potencial crecimiento. «España es el principal socio comercial de la UE en México y México es un buen lugar para invertir», señaló reiterando la voluntad de las empresas e inversores españoles en permanecer en el país latinoamericano, con el apoyo del gobierno español.

Las empresas españolas, dijo, «desean participar en los proyectos de privatización del sector eléctrico, comunicaciones y transporte», así como intensificar el comercio entre ambos países. Además, Zapatero expresó su deseo de una pronta liberación del político del partido gobernante mexicano, el Partido de Acción Nacional (PAN), Diego Fernández Cevallos, cercano al presidente Calderón.

Asimismo, condenó «la criminalidad y los secuestros» y señaló que España está siempre muy cerca de México y su presidente «en esta lucha ejemplar que está llevando adelante». El galardón fue concedido en presencia del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que lo recibió en 2007.

Otros ganadores del galardón creado en 2003 son la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet, la canciller alemana Angela Merkel, el ex presidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet o el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, así como los ponentes de la Constitución española.

 

Fuente: 

Diario La Vanguardia 16/5/2010

Informacion Adicional: 

Quién fue Miguel Hidalgo:

Nació el 8 de Mayo de 1753 en el rancho de San Vicente, perteneciente a la hacienda de San Diego Corralejo, dentro del municipio de Penjamo, Guanajuato. Fue bautizado con los nombres de José Miguel Gregorio e Ignacio. Hijo de don Cristóbal Hidalgo y Costilla, administrador de la hacienda de San Diego Corralejo, y de doña Ana María Gallaga Mandarte.

Leer también >>  La justicia chilena ratifica que Salvador Allende se suicidó

Tuvo una infancia tranquila y alegre; cuando creció marchó a Valladolid (hoy Morelia) junto con sus hermanos para estudiar una carrera, Miguel Hidalgo escogió la carrera eclesiástica e ingresó al Colegio de San Nicolás, donde además de sus materias, aprendió el idioma francés, lo que le permitió ampliar sus conocimientos cada vez más a través de lecturas del pensamiento europeo de su tiempo. Sus buenas calificaciones lo hicieron sobresalir y pronto se le encargó impartir algunas cátedras, luego obtuvo el puesto de Rector del Colegio.

Miguel Hidalgo lucho mucho por su pueblo y se considera un precursor de lo que hoy se llama «trabajo social». Amaba las artes, practicaba la música y la literatura y, por su trato amable se ganó el respeto y el cariño de sus feligreses.

Una vez ordenado sacerdote, ocupó varios curatos, como el de Colima y San Felipe, hasta que a la muerte de su hermano Joaquín ocupó su lugar como Cura de Dolores en 1802.

Le gustaba aprender las labores del campo. El contacto con lo artesanos de su pueblo le facilitaba el aprendizaje de diversas artesanías, siempre le gustaba ayudar a sus feligreses. Su espíritu emprendedor lo llevó a instalar varios talleres de artesanías e industria (alfarería, curtiduría, carpintería, herrería, etc.). Con la ayuda de sus feligreses mandó excavar una noria y plantó moreras y vides.

Se preocupaba por enseñar actividades que tuvieran algún valor comercial; eran actividades productivas que contribuían poderosamente a elevar el nivel de vida de los habitantes de Dolores y poblaciones vecinas, por lo que aprovechaba los recursos naturales, cosa que nadie había hecho en esa región.

En 1808 conoció a Ignacio Allende y participó en las juntas de los descontentos con la situación de la Nueva España, así convenció a sus feligreses de unirse a una lucha por la independencia del país, estos que siempre le creyeron lo apoyaron. Formalizadas estas conspiraciones, debieron adelantar la fecha del levantamiento armado ya que una de las juntas (la de Querétaro) al frente de Miguel Domínguez, fue descubierta.

La madrugada del 16 de septiembre de 1810, fue cuando dio el famoso «Grito» y comenzaron la lucha por la independencia, dirigiéndose a San Miguel actualmente San Miguel de Allende, donde se les unió el Regimiento de la Reina, al pasar por Atotonilco tomó una imagen de la Virgen de Guadalupe que convirtió en estandarte. El 21 de ese mismo mes arribó a Celaya, y al día siguiente Hidalgo fue nombrado capitán general y Allende, teniente general. El día 28, venciendo la resistencia de los realistas, ocupó Guanajuato con su ejército, que en ese momento ya contaba con 50,000 hombres, así como la Alhóndiga de Granaditas.

El 17 de octubre, entraron en Valladolid (ahora Morelia), y en Acámbaro Hidalgo fue nombrado generalísimo. El día 28 estuvo en Toluca, dos días después en Monte de las Cruces, donde derrotó a las fuerzas españolas al mando de Torcuato Trujillo. Y ya muy cerca de la Ciudad de México, en contra de la opinión de Allende, Hidalgo decide no tomar la capital y retroceder. Después sufren una gran derrota en Aculco el 7 de noviembre, por lo que Allende decide regresar a Guanajuato. Hidalgo por su parte marcha Valladolid, y después a Guadalajara, llegando a esta el 26 de noviembre con más de 7 mil hombres.

Leer también >>  Entre chinches y goteras, el Parlamento británico se cae a pedazos

En Guadalajara, Hidalgo organiza el primer gobierno independiente. Para ello contó en la administración con Ignacio López Rayón al frente de la denominada Secretaría de Estado y del Despacho, y con José María Chico en la Secretaría de Gracia y Justicia.

El 6 de diciembre de 1810, Hidalgo expidió el decreto que ordenaba la abolición de la esclavitud e imponía la pena de muerte a todo aquél que no lo acatara en un plazo de diez días; asimismo, derogó los tributos pagados por las castas y las contribuciones de los indígenas, además ordenó la publicación de el Despertador Americano, primer periódico insurgente.

Una vez que los realistas tomaron Guanajuato, Allende huyó a Guadalajara a fin de unirse a las tropas de Hidalgo. Comenzaron a organizar las batallas, ya que los realistas que estaban por llegar a Guadalajara; pero Hidalgo no estaba de acuerdo con el plan de Allende. Así comenzaron los combates, y a pesar de la lucha sin cesar del ejército independiente, una explosión de un carro de municiones de los insurgentes facilitó la victoria del enemigo; siendo derrotado el ejército insurgente el 17 de enero en Puente de Calderón. Luego de esa derrota Miguel Hidalgo se dirigió a Zacatecas; el 25 de enero Allende junto con otros jefes insurgentes destituyeron a Hidalgo del mando militar, ya que lo señalaban responsable de la última derrota, así el mando recayó en Allende.

Después de severas derrotas y cuando iban rumbo a Estados Unidos a conseguir fondos, fueron traicionados por Ignacio Elizondo, Hidalgo fue tomado preso en las Norias de Acatita de Baján el 21 de Marzo de 1811, y conducido a Chihuahua. Fue enjuiciado, degradado de su carácter sacerdotal y fusilado a las 7 de la mañana del 30 de julio de 1811. Poco después le decapitaron y enterraron su cuerpo.

Su cabeza junto con la de Allende, Aldama y Jiménez, fueron llevadas a Guanajuato, encerradas en jaulas de hierro, y colgadas en las cuatro esquinas de la Alhóndiga de Granaditas, en donde permanecieron hasta la consumación de la Independencia en 1921.

Fuente: www.sanmiguelguide.com

 

5.0
477
Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú