Entre los recuerdos y los jóvenes

La Asociación de Madres de Plaza de Mayo y la Línea Fundadora de las Madres hicieron actos para conmemorar el primer encuentro de las mujeres durante la última dictadura. Hubo alusiones al pasado y también mensajes de agradecimiento a la juventud.

“Gracias a los pibes que saben soñar la política en serio, que están convirtiendo los sueños en realidad”, dijo emocionada Hebe de Bonafini en su discurso en conmemoración de los 34 años del primer encuentro de las Madres en la Plaza de Mayo, realizado el jueves 30 de abril de 1977. En la misma sintonía, Taty Almeida, representante de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, afirmó: “Estamos tranquilas, porque vemos el recambio en tantos jóvenes que son los que van a estar cuando le den cárcel común y perpetua al último de los genocidas”.

La Asociación de Madres de Plaza de Mayo que lidera Hebe de Bonafini y la Línea Fundadora de las Madres recordaron en la Plaza, pero por separado, la primera reunión en la plaza. A las tres y media en punto, comenzaron su recorrido alrededor de la Pirámide. Acompañaron a la Línea Fundadora los jóvenes de HIJOS (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio). Las rodearon militantes de la organización Tupac Amaru, que crearon un cordón alrededor de la ronda. Nora Cortiñas, Taty Almeida, y Aída Sarti sostenían su bandera seguidas por más de una decena de madres. Marchaban junto a ellas los legisladores porteños Tito Nenna, Fabio Basteiro y Laura García Tuñón, y el secretario de Derechos Humanos de la CTA, Ricardo Peidro.

Leer también >>  Wilhelm Brasse, el fotógrafo de Auschwitz

Pasada media hora, la ronda se detuvo al pie de la Pirámide junto a donde se encuentran las cenizas de Azucena Villaflor. Las Madres ordenaron unas sillas en un círculo donde todas pudieran verse entre sí y recordar juntas a aquellas que ya no están. Se acercó a la rueda Pepa Noia, una de las catorce mujeres que participaron de la primera ronda alrededor de la Pirámide, y fue recibida con un canto enardecido: “Olé, olé olé olé/Pepaaa, Pepaaa”. Al calor de las demás madres, Mirta Baravalle, quien también estuvo en la plaza aquel 30 de abril, compartió su recuerdo de Azucena Villaflor: “Un día yo me senté en un banco en esta plaza y vi que había una señora. La miraba, ella me miraba, y no nos atrevíamos a hablar. Después de un tiempo supe que era Azucena. Así comenzamos nuestra lucha, que seguiremos hasta el último aliento”. Mientras el homenaje avanzaba se sumaron a la ronda el senador Daniel Filmus, el diputado Juan Carlos Dante Gullo y la legisladora porteña María José Lubertino. Nora Cortiñas leyó un poema de otra de las madres, Aurora Bellochio, dedicado a su hija desaparecida Irene, y luego pidió a la Presidenta que reciba a la comunidad qom: “Somos madres sensibles. Estamos con la mirada puesta en todas las injusticias”.

La Asociación Madres de Plaza de Mayo estaba acompañada por trabajadores del gremio de la construcción y estudiantes de la Universidad de las Madres. En un escenario montado a pocos metros, el Coro de la Universidad de las Madres, “Cumpa”, se presentaba con la “Canción de Alicia en el país”. Minutos después, Hebe de Bonafini comenzaba un discurso parafraseando la consigna de la jornada: “Las madres, los hijos, la patria: un solo corazón. Tenemos que estar unidos en ese corazón que es la Argentina”. Luego se refirió a la vida y la alegría como herramientas indispensable de la revolución: “Esta patria nos necesita a todos y cada uno, no recordando la muerte, sino viviendo intensamente la vida. Esa vida maravillosa e increíble es la que necesitamos para hacer la revolución”. También mencionó la necesidad de que el proyecto de país promovido por el kirchnerismo continúe hasta el 2015 e incluso hasta el 2020: “Si conseguimos que el proyecto siga, ahí será la revolución. Esa que soñaron nuestros hijos”.

Leer también >>  Sepultan a Julio Navarro, desaparecido hace 33 años

Pasadas las cinco de la tarde, Hebe ya había finalizado su discurso y las madres de Línea Fundadora dejaron un ramo de azucenas junto a las cenizas de Azucena Villaflor. Luego Ignacio Copani cantó una canción dedicada a ellas. Taty Almeida describió el homenaje: “Una se queda como desarmada, pero feliz”.
 

Fuente: 

Diario Página/12 29/4/2011

Entre los recuerdos y los jóvenes
5 (100%) 701 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú