Encarar los nuevos desafíos, más allá de las consignas del pasado

El 11 de marzo de 1973 –el día en que Héctor Cámpora ganó las primeras elecciones democráticas de la segunda mitad del siglo XX en nuestro país– fue ante todo el triunfo del pueblo. Para la Argentina, se trataba de salir del laberinto dramático de los gobiernos dictatoriales; para el peronismo, implicaba el fin de una resistencia heroica después de 18 años de proscripción.

La clave para el movimiento peronista consistía en lograr que el pueblo argentino le otorgase nuevamente su confianza; por eso, la victoria electoral constituyó el desafío principal de la dirección política a cargo de Héctor Cámpora, el candidato de Juan Perón.

El mérito de Cámpora fue el de diseñar una campaña victoriosa interpretando las consignas revolucionarias que expresaban la voluntad del pueblo argentino –de su juventud maravillosa– de vivir en democracia.

Tras el triunfo electoral se impuso una conducción heterogénea, afectada por el mal estado de salud del General Perón y minada por la criminal influencia de José López Rega. Poco después, no supimos evitar el holocausto de una generación de argentinos.

Héctor Cámpora recibe del general
Lanusse la banda y el bastón presidencial.

En este 2011, ha cobrado fuerte protagonismo un movimiento político que participa de las decisiones del gobierno y que se identifica con el nombre de Héctor Cámpora.

Cabe preguntarse entonces de qué forma las reivindicaciones del ‘73 se reflejan en la Argentina de hoy y si aquel protagonismo de Héctor Cámpora puede inspirar analogías con el momento actual.

Por lo pronto, la Argentina vive hoy en democracia, de la cual se derivan las instituciones de la Constitución Nacional: un presidente que administra el patrimonio común de los argentinos, un Congreso que expresa la mayoría y las minorías y jueces que aseguran el respeto de la ley.

Leer también >>  Fútbol por televisión, ese ritual que cumple 60 años

Estas son las bases del poder democrático; son las instituciones del gobierno del pueblo, esas mismas instituciones que hace 38 años se le quitaron al poder de facto y se pretendió devolverles a los argentinos. La lucha del peronismo del 73 se sintetiza entonces en una sola consigna: el derecho de elegir libremente a sus gobernantes.

Si el legado de ese peronismo es la lucha por la democracia, su consolidación nos obliga hoy a centrarnos en nuevos desafíos.

Ello implica ante todo t erminar con el escándalo de la pobreza en el país; encontrar el lugar que le corresponde a la Argentina en el mundo y asegurar que no nos despojen de nuestros recursos naturales.

Como es evidente, los desafíos son tan enormes como urgentes. Tras ocho años de bonanza económica, vale preguntarnos qué estamos haciendo para lograr el promocionado país en serio, que sea realmente más justo, equitativo y comprometido con las generaciones futuras.

Por todo ello, más allá de las metamorfosis caricaturales de la realidad y de las consignas del pasado que no ayudan a clarificar los problemas de la Argentina actual, este 11 de marzo puede servirnos para recordar a quienes lucharon por el restablecimiento del orden constitucional, pero principalmente para encarar de una vez por todas la construcción de una Argentina próspera.

Estas son las victorias pendientes que, como hombre de la democracia, también soñó Héctor Cámpora en la primavera de 1973.

por Mario Cámpora

Fuente: 

Diario Clarín 10/3/2011

Informacion Adicional: 

Quién fue Héctor José Cámpora:

Político argentino (1909-1980). Se graduó de odontólogo en la Universidad de Córdoba. En 1946 fue diputado por la provincia de Buenos Aires y presidente de la Cámara de Diputados en cinco períodos consecutivos. En misión especial recorrió países europeos. Derrocado Juan Domingo Perón (1955), fue encarcelado, pero pudo huir desde Río Gallegos a Chile y de allí a Venezuela. De regreso a su país reanudó la actividad profesional. En 1971 Perón lo designó su delegado personal. El 11 de marzo de 1973 asumió la presidencia de la República al triunfar como candidato del Frente Justicialista de Liberación. Dictó una ley de amnistía para todos los presos políticos y restableció las relaciones diplomáticas con Cuba. El 13 de julio del mismo año renunció con el objetivo de lograr un llamado a nuevas elecciones en las que se presentó y triunfó Juan D. Perón.

Leer también >>  Los Beatles. Hace 50 años, primera grabación y rechazo

Fuente: www.todo-argentina.net

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú