El último abrazo de un desaparecido a su bebé en una cárcel militar

Después de 34 años de silencio, Javier Fagueti (35) puede llorar la ausencia de besos y caricias de su padre, Aldo Fagetti, detenido el 25 de febrero de 1976, trasladado a la sede de Infantería de San Rafael y desaparecido quince días después.

Ayer, cuando comenzó el primer juicio contra represores en Mendoza, Javier pudo descargar tanta angustia y revelar un encuentro inesperado que le ocurrió hace sólo un mes. Un ex soldado lo buscó para contarle que, cuando era un bebé, lo llevó en brazos hasta la celda donde estaba detenido e incomunicado su padre para que pudiera acariciarlo y cantarle al oído. Ese momento único duró 30 minutos: Padre e hijo, fundidos en un abrazo interminable. El último arrumaco. Un día después, Aldo fue desaparecido.

Ni siquiera la mamá de Javier estaba segura de que este encuentro hubiese ocurrido. Según relató en exclusiva el joven ayer a Clarín, este soldado prestaba servicios en la delegación de Infantería del Sur mendocino. Era el encargado de registrar el ingreso de algunos presos y de realizar la requisa a los familiares cuando iban a llevarles comida. Esa tarde del 9 de marzo de 1976, la mamá de Javier, Marta Sosa, fue hasta el sitio de detención de su esposo con su pequeño hijo en brazo. Tenía la esperanza de verlo. El bebé, de 18 meses, no paraba de llorar. Nerviosa, su madre improvisó una explicación frente al cabo: “quiere ver a su papá”. El soldado le pidió que le prestara al chico que iba a tratar de llevarlo con el padre. Cuando salió el cabo, le devolvió al chico pero no cruzó palabras con Marta. Ella nunca supo si Aldo había estado con su bebé.

Leer también >>  Galtieri y sus aliados soviéticos

Un mes atrás, Javier volvió a San Rafael: la ciudad a 250 kilómetros al sur de la Capital de Mendoza donde fue detenido y desparecido su padre y donde Javier vivió hasta los 10 años. Volvió para dar una charla ante el inminente inicio del primer juicio contra la represión, que comenzó ayer con seis militares y policías acusados. Fue allí donde el ex cabo se le acercó y le pidió conversar con él.
“Me contó esta historia y me dijo que antes de llevarme a la celda, me había desvestido para asegurarse que no llevaba algo escondido”. Del momento en el que Javier se encontró con su papá, sólo sabe que Aldo lo acurrucaba en su pecho. De algo está seguro: fue el último integrante de su familia que pudo estar al lado de su papá.

Javier es odontólogo y tiene dos hijos: de cuatro y un año. Desde hace un mes, imagina cada noche lo que pudo haber sentido su padre y experimenta una mezcla de indignación y emoción por esta revelación.

Con su inconfundible tonada cordobesa, ayer no dejaba de alentar a los ex presos y familiares que se acercaron al primer juicio que busca saber qué fue de los cerca de 200 desaparecidos que hay en Cuyo. El caso de Aldo Fagetti, un joven empleado bancario y estudiante, es una de las 60 causas locales que espera un juicio. Por su desaparición fue acusada la ex presidenta María Estela Martínez de Perón, como responsable de la firma de tres decretos (2.770, 2.771 y 2.772), en octubre de 1975, que establecieron “ejecutar las operaciones militares y de seguridad que sean necesarias a los efectos de aniquilar el accionar de los elementos subversivos en todo el territorio del país”. Esos decretos aparecen en el acta de detención policial de Fagetti, quien desde el 10 de marzo del 76 está desaparecido.

Leer también >>  El fotógrafo argentino que retrata a las princesas mayas como en el siglo XIX

.  

Fuente: 

Diario Clarín 2/7/2010

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú