El Teatro Colón renovó su telón histórico

Lo recuperaron 15 personas y fueron necesarias 20 para colgarlo nuevamente. El gran paño de terciopelo, confeccionado en 1936, fue completamente restaurado y se utilizará sólo en galas destacadas.

 

                                                           
La cuenta regresiva está en marcha. Con la fecha de apertura del Teatro Colón ya anunciada para el 24 de mayo, y la certeza de que a partir del 15 de este mes van a empezar a trabajar puertas adentro los cuerpos estables, no quedan muchas dudas. Pero por si faltaba algún dato, desde anteayer volvió a cubrir la boca del escenario el telón histórico completamente restaurado.

Con colores más brillantes sobre todo el gran paño de terciopelo -sólo producto de la limpieza-, el telón confeccionado en 1936 luce “lo suficientemente fuerte como para sobrevivir muchos años más”, dijo el arquitecto Francisco López Bustos, encargado de la restauración de los textiles. Durante cinco meses, cerca de quince personas trabajaron en la limpieza y la restauración de los apliques y del terciopelo. El telón fue desmontado, desarmado, restaurado y luego armado en el propio teatro -específicamente en la sala de ensayos 9 de Julio-, ya que se priorizó no sacarlo para preservarlo y evitar que sufra así más desgaste.

Fueron necesarios casi veinte operarios para colgar nuevamente el telón. Cada una de las dos hojas mide 360 m2 y pesa más de 700 kilos. Se trata de un telón con sistema a la italiana, es decir que se abre en dos paños hacia los costados, lo que provocó en todos estos años de vida útil un desgaste sobre todo por la mecánica de apertura. Para evitar futuros -y prontos- problemas se cuidó de modificar los marcos de guardado. “El manto de terciopelo es excepcional, claramente de mejor calidad que el resto de los textiles, y ha sido por eso que ha resistido mucho mejor el paso del tiempo y el uso”, sigue López Bustos. Lo que no luce brillos ni bríos son las aplicaciones que, aun limpias, están más opacas pero de majestuosa belleza luego de la restauración.

Leer también >>  Violentos y ladrones, pero más humanos que los nazis

Sin reemplazo
En todo este tiempo, gran revuelo se armó por la posibilidad de que el telón -al que muchos llaman el original- fuera reemplazado, y en su defensa se alzaron voces del mundo de la clásica, como la de Plácido Domingo, que envió una carta para pedir su restauración.

La realidad es que el primer telón era pintado y fue reemplazado poco tiempo después de su “inauguración” en la década del 30 por el actual, al que sí es correcto llamar histórico, pero no original. De tal valor es considerado que finalmente se decidió restaurarlo para preservarlo y utilizarlo sólo en galas de verdadera importancia.

En las funciones más cotidianas se utilizará el nuevo telón que creó el artista plástico Guillermo Kuitca junto a la escenógrafa Julieta Ascar. Ellos ganaron a fin del año pasado un concurso para el diseño del nuevo paño, actualmente en construcción. Se espera que este telón esté listo en octubre, ya que están tratando de que coincida su inauguración con el estreno de la obra sinfónica del Bicentenario que está componiendo Mario Perusso a pedido del teatro. Del nuevo telón, Ascar destacó su intención de hacer convivir lo histórico con lo moderno: “Si bien la imagen es contemporánea, queremos que las tradiciones textiles se mantengan. La pasamanería telonera, que es lo que permite que la tela tenga cierta morbidez, es fundamental para nosotros, lo mismo que un buen diseño”.

Hasta que el nuevo telón suba a escena, será este paño histórico restaurado el que dé la bienvenida a los melómanos porteños. Hoy todavía el teatro está tomado por operarios y técnicos que buscan su restauración sin entorpecer el espíritu del trabajo que allí se ha realizado por cien años y que se espera que se pueda seguir realizando por otros cien. De hecho, con el telón ya colocado, anoche se realizaban en el teatro nuevas pruebas de acústica, la gran prueba que ahora les falta pasar.

 

Fuente: 

Diario La Nación 1/4/2010

Informacion Adicional: 

La historia de los telones del Teatro Colón

Leer también >>  El "cazanazis" Wiesenthal era agente del Mossad

El telón del Teatro Colón -para ser más precisos, su telón de boca- es una de las piezas más emblemáticas y significativas de la sala * Su función esencial es revelar el hecho artístico –corriendo el velo que lo separa del público y haciendo posible el milagro de la comunicación entre el artista y el destinatario de su mensaje- pero al mismo tiempo ocultar sus mutaciones, cambios de escena, secretos y trucos que sostienen el complejo entramado de un espectáculo y que con su misterio potencian su encanto y sugestión.

Aunque parezcan frías, las cifras sirven para darnos una idea de las dimensiones de la caja escénica que ese telón oculta. El escenario del Colón mide 35,25 m de ancho, 34,50 m de profundidad y 48 m de altura. Su boca tiene un ancho de 18,25 m y una altura de 19,25 m, y el telón que la enmarca la quita 1,50 m de ancho por 5 de alto.
La diferencia entre la altura y el ancho de la caja y la boca del escenario está dada hacia lo alto por los espacios necesarios para la maquinaria y los puentes de luces, y hacia los costados por las coulisses u “hombros”. Sobre el telón, enmascara esta diferencia un telón rígido de vista, verdadero trompe l-oeil cuya “pintura académica” –que semeja un telón izado y replegado sobre un madero- es, al decir del arquitecto Bellucci, de una perfección “que recuerda el engañoso velo de Parrasio”.
Por debajo de él, claro está, tenemos al telón verdadero, que mide 26 m de ancho por 22 m de alto, compuesto de dos hojas de terciopelo verticales que, juntas, pesan casi una tonelada y media. Horizontalmente, está integrado por el telón propiamente dicho, confeccionado en terciopelo con aplicaciones que forman dibujos en cuero, brocatos, hilos de oro y pasamanería, y un refuerzo superior vinculado a la maquinaria de izado.
Precisamente este mecanismo de corrimiento lateral, a diferencia de otros telones que suben y bajan en una única pieza, ha requerido tradicionalmente la ayuda de dos vallettos que amortiguaran el contacto de las dos hojas al cerrarse sobre la escena, y al mismo tiempo de un sistema que permita descorrerlo hacia los costados soportando su importante peso. Mientras en las funciones de ópera y ballet el telón se abre y cierra con cada acto o cambio de escena, según las indicaciones del director de escena y las características de la puesta, en los conciertos sinfónicos permanece abierto para permitir la ubicación de la orquesta sobre el pistón del foso. En ocasiones, para conciertos de música de cámara o recitales, el telón puede permanecer cerrado con los artistas por delante sobre el pistón, amplificando naturalmente el sonido camarístico para hacerlo correr por toda la sala con eficacia única para un espacio de tales dimensiones.
Estas diversas modalidades que aceleran el desgaste de la pieza ha generado que el telón sufriera varios cambios a lo largo de la historia del Teatro Colón. Por de pronto, el primitivo telón era pintado, siendo reemplazado en la década de 1920 por el actual, confeccionado en terciopelo de algodón francés, cuyos paños necesitan restauración o reemplazo para garantizar la continuidad de su vida útil. A su vez, a partir de la década de 1960 y con frecuencia creciente, fue remendado y sustituidas algunas de sus piezas, especialmente las decoradas por exquisitos bordados en seda y guirnaldas de flores de cuero pintado. En rigor, los únicos géneros originales que sobrevivieron al siglo de vida del Colón son los brocatos de sede que tapizan los fondos del palco oficial.
Después de sucesivos proyectos, que incluyeron el reemplazo de todos los géneros por otros que reprodujeran los brocatos de los diseños originales, la sala mantendrá este telón emblemático mejorado y restaurado, a la vez que, mediante este concurso público, instalará un nuevo telón de diseño original que permita un funcionamiento acorde con la intensa vida artística que siempre ha tenido el Teatro Colón.

Leer también >>  El último misterio de Miguel de Cervantes: ¿fue un judío converso?

Fuente: Host News

 

 
 

El Teatro Colón renovó su telón histórico
5 (100%) 577 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú