El secreto de Jauretche

Mucho se especuló sobre la pertenencia del escritor y político argentino a la masonería, probada ahora documentalmente. Presentamos el artículo publicado en la Revista Ñ, el pasado 10 de octubre, cuyo autor es Isidoro Gilbert.

Arturo Jauretche (1901-1974) vivió con un secreto que sólo deslizó en escasas precisiones a amigos íntimos y sus biógrafos siempre se encontraron con el cerrojo de que los masones resguardaron desde tiempos inmemoriales la identidad de sus acólitos. Pero ahora se puede afirmar que integró la Gran Logia de la Masonería Argentina del rito escocés antiguo, aceptado como lo informa el Boletín Oficial de la misma de junio de 1933.

La masonería es una organización iniciática. Primero hay una entrevista en la que el postulante es analizado en sus criterios y en sus ideas por algunos miembros. Incluso se trata de que la familia se entere de su posible incorporación para que no surjan conflictos. Tras ser aprobado, se le indica el día y la hora en que deberá presentarse para la ceremonia de iniciación, parecida a la que se realizaba en la Edad Media cuando alguien era armado caballero. La Logia de la que hablamos fue producto de fusiones de otras en 1857 bajo la dirección de Roque Pérez, un hombre de Dorrego en el complejo federalismo de la época. A poco de su fundación, la Gran Logia de la Argentina contaba con 15 Logias que agrupaban a casi 900 miembros. Ese impulso inicial lo ha mantenido a través del siglo y medio de su existencia y ha permitido la fundación de más de 400 Logias en el país, para agrupar en su seno a unos 60.000 miembros, que hoy no alcanzarían los 5 mil y funciona en el Templo de Juan Perón 1242. El ingreso de Jauretche a la Logia lo dejó para la historia la Circular de Propuesta Nº 359 del mes de mayo de (sic) 1932 que comunica las “Iniciaciones” y entre otras personas y entidades informa de “Arturo M. Jauretche, 32 años, argentino, soltero, abogado, domiciliado en la calle Florida 470, Capital Federal”. Se trata de un error: es 1933, como se deduce de las fechas anteriores y posteriores del Boletín Oficial 1932-1933. Unos meses antes en la Circular de Propuestas Nº 362 (octubre de 1932) se informa del ingreso de “Aristóteles Onassis, griego”.

Leer también >>  Verdades y mentiras sobre el naufragio del Titanic

En cambio Homero N. Manzione (Homero Manzi), de “20 años, argentino, casado, estudiante, domiciliado en la calle Garay 3251, Capital Federal”, ingresó antes que su amigo Jauretche, según la Circular de Propuesta Nº 356, de marzo de 1933. ¿Quién llevó a quién a la masonería? Quienes tenían algunos datos sobre la opción masónica de Jauretche lo ligaron a un numen de la Unión Cívica Radical, Gabriel C. del Mazo, que al iniciarse en abril de 1933 tenía 38 años, era soltero, lo fue el resto de su vida y moraba en Sarmiento 1757, su casa de casi siempre. Pero el historiador del movimiento de la Reforma Universitaria, ingresó en abril de 1933. El pudo llevar al rito a Jauretche para junio de ese año, pero no a Manzi que ya era un “iniciado”. ¿Habrá sido el autor de Malena el promotor de esa movida masónica?.

Estas precisiones documentadas no son una exquisitez ya que hasta ahora todos los que estudiaron el tema, entre ellos el periodista Emilio Corbiere, afirmaron que Jauretche, Manzi y Del Mazo ingresaron a la Masonería para lograr protección de “hermanos” en altos cargos del poder por la participación de todos ellos y de Raúl Scalabrini Ortiz, en el levantamiento de los radicales del 29 de diciembre de 1933. Sin embargo, este intento contra el fraude estalló meses después que los nombrados ingresaran a la Gran Logia. Lo que tiene cierta lógica era hacerse masón si es que buscaban protección de sus “hermanos” enemigos. Según Corbiere “la represión del gobierno justista fue implacable con los revolucionarios radicales pero, como Agustín P. Justo y Julio Argentino Roca (hijo) eran masones, miraron para otro lado con los masones insurgentes”. No tanto: el autor de Manual de zonceras argentinas estuvo preso casi un año en un calabozo de Corrientes y Scalabrini Ortiz, luego de ser apresado y enviado a Martín García, fue deportado a Alemania que estaba ya bajo dominio del nazismo. Los amigos de Scalabrini remarcan que sus escritos en diarios alemanes eran militancia antibritánica que signó su vida y no pro Eje.

Leer también >>  La repatriación de los restos de un rey controvertido abre viejas heridas en Italia.

Jauretche, que nació en Lincoln, provincia de Buenos Aires, adhirió en su juventud al conservadurismo dominante en esos pagos, pero ya en la Facultad de Derecho, fue ganado por el ideario de Yrigoyen del que fue un partidario persistente en lectura jacobina. Esa admiración por Yrigoyen, conocido masón, pudo haber sido el verdadero motivo de su ingreso a la Gran Logia.

por Isidoro Gilbert

Fuente: 

Revista Ñ 10/10/2011

Informacion Adicional: 

Quién es Arturo Jauretche:

Ensayista, escritor y político argentino nació en Lincoln, provincia de Buenos Aires en 1901-1974). Jauretche militó en su juventud en el Partido Conservador para luego enrolarse en las filas yrigoyenistas. En 1930 fue protagonista de la lucha callejera contra los gobiernos de los generales José Félix Uriburu y luego de Agustín P. Justo y participó en actividades de riesgo especialmente en los combates de San Joaquín y Paso de los Libres, Corrientes, el 29 de diciembre de 1933 donde fue tomado prisionero luego de este último levantamiento radical. En las luchas internas del radicalismo dirigió los grupos «Continuidad Jurídica» y «Legalista» que se oponían a la dirección de Marcelo Torcuato de Alvear.
 
Fue inspirador y motor del movimiento denominado FORJA, en el que juntamente con Raúl Scalabrini Ortiz, Gabriel del Mazo y Luis Dellepiane, enfrentó a la conducción oficial partidaria dominada por el «alvearismo». Hábil polemista, su obra y su pensamiento tuvieron gran influencia en amplios sectores del nacionalismo democrático.
Posteriormente, con el surgimiento del peronismo, Jauretche adhirió a los principios del recién nacido movimiento justicialista. Desde 1946 hasta 1951 fue presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires y, al producirse la Revolución de 1955, volvió a la lucha política «en defensa de los diez años de gobierno popular». Especialista en temas políticos, sociales y económicos, Jauretche fue el mentor de obras como «El Plan Prebisch»,» Prosas de hacha y tiza «,Los profetas del odio», «El paso de los libres», «FORJA y la década infame», «El medio pelo en la sociedad argentina» y el «Manual de zonceras argentinas», entre otras obras. Divulgador de originales ideas que guiaron al movimiento popular, Jauretche murió en Buenos Aires el 25 de mayo de 1974, cuando tenía 73 años.
 
Fuente: www.todo-argentina.net


Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú