El rostro de Cristo reconstruido digitalmente

Lo diseñaron expertos en tecnología 3 D. Para hacerlo se basaron en las marcas que aún conserva el Santo Sudario.

                                                             

Y un día Jesús dejó de ser ese muchacho esbelto, de largos cabellos dorados, mirada angelical y ojos azules para parecerse mucho más a los hombres de su tierra: moreno, bajito y de ojos oscuros, como cualquier habitante de Medio Oriente de hace 2000 años. La tecnología del siglo XXI descarta -como se ha hecho otras veces antes- esa visión idealizada de Cristo que han sabido construir, sobre todo, los artistas europeos del Renacimiento.

Un grupo de expertos en diseño gráfico y en el uso del 3D cree haber dado con el verdadero rostro del Hijo de Dios católico. Para semejante trabajo los especialistas se han basado exclusivamente en las marcas que aún conserva el Santo Sudario de Turín, un manto de algo más de cuatro metros que, según se cree, se usó para envolver al Cristo ensangrentado post-crucifixión, y que conserva además de polvo, manchas de agua, agujeros por quemaduras y otras imperfecciones, los rastros y los rasgos de Jesucristo impresos tenuemente, casi como una impresión fantasmagórica. Si ésta es o no la imagen de Jesús se debate desde hace siglos. Pero el artista en diseño gráfico computarizado 3D, Ray Downing, usó las herramientas electrónicas y softwares más modernos para recrear en ese manto el rostro de Jesús.

Así, al parecer, logró convertir la débil y borrosa imagen de dos dimensiones en una creación viviente, móvil, tridimensional que podría ser la representación más exacta jamás hecha del que muchos creen es Cristo.

Leer también >>  Hallada en Israel la prueba más antigua del uso humano del fuego

Como punto de partida para un modelo tridimensional de Jesús, el Sudario ofrece una ventaja increíble: la imagen está misteriosamente codificada con información tridimensional. El descubrimiento se hizo en 1976, y es una propiedad que no tiene ninguna otra pintura u obra de arte. «La presencia de información tridimensional codificada en una imagen de dos dimensiones es bastante inesperada, además de única. Es como si hubiera instrucciones en el interior de un cuadro para la construcción de una escultura», dice Downing, que en 2009 presentó la versión 3D de Lincoln para conmemorar los 200 años de su nacimiento. El experto, de hecho, fue contratado por el canal History Channel, que le encargó el trabajo con el fin de realizar el documental «El rostro de Jesús», emitido el martes en Estados Unidos (aquí se verá en mayo).

Sacar la imagen de la tela no habrá sido tarea fácil. Downing tardó meses en ver el progreso de su trabajo; y visitó expertos en todo el mundo para lograr decodificar la imagen del Sudario, que a partir del 10 de abril se expondrá en la catedral de Turín tras 10 años.

Por eso Downing cree que hay dos historias: «Está la del Sudario, que, desde el punto de vista artístico y científico, es la historia de una transición, de lo bidimensional a lo tridimensional. Y también la historia del hombre en el Sudario, y un registro de su transformación de la muerte a la vida».

 

Fuente: 

Diario Clarín 1/4/2010


Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú