El primer incunable del Río de la Plata

El Bicentenario no empezó hace 200 años. Sus raíces culturales se remontan a los siglos XVII y XVIII y resulta oportuno rescatarlas hoy, como forma de revalorizar los orígenes de la patria.

 En ese contexto se presentará mañana la edición facsimilar del primer incunable del Río de la Plata, impreso en 1705 en la misión jesuítica de Loreto, en el actual territorio de Misiones. Se trata de la obra De la diferencia entre lo temporal y eterno , del padre Juan Eusebio Nieremberg, de la Compañía de Jesús, traducido al guaraní por el misionero Joseph Serrano. Es una valiosa pieza para comprender el desarrollo que alcanzaron los pueblos originarios del nuevo continente a partir del trabajo inconmensurable de las misiones jesuíticas.

La recuperación del material es el resultado de un arduo trabajo, fruto de la decisión del Instituto Bonaerense de Numismática y Antigüedades de hacerle un regalo al país por el Bicentenario. Con el aporte de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y de la de Rosario, el presidente del centenario instituto, Diego Lo Tártaro, encaró la edición facsimilar del original, que está en el Museo de Luján. Escrito en un guaraní arcaico, sólo dos ejemplares se conservan en el mundo de este primer incunable: uno en Luján, que perteneció a la librería de los jesuitas en Paraguay y luego integró la colección de Pedro De Angelis, y el otro, en manos de un coleccionista local que lo adquirió en 1979 a José Corradini, en París. La edición original no superó los 100 ejemplares, lo que multiplica su valor. Según estimaciones de quienes participaron en la digitalización, la obra original estaría valuada entre US$ 2,6 millones y US$ 4 millones.

Leer también >>  Joao Goulart, el presidente brasileño que habría sido asesinado en la Argentina por el Operativo Cóndor

Ilustrado con grabados realizados en las reducciones, el libro se usó como un instrumento pastoral, y su valor religioso se resume en un detalle: una pintura de San Ignacio de Loyola realizada en 1671 por el artista español Juan de Valdés Leal y destinada al claustro de la Compañía de Jesús en Sevilla mostraba al fundador de la orden con dos libros: uno de ellos era el de Nieremberg. La edición facsimilar tiene una introducción del padre Fernando Gil, vicedecano de la Facultad de Teología de la UCA, y un CD de la edición en español, impresa en Amberes, en 1684, que sirvió de base para la traducción al guaraní. La obra será presentada a las 18, por el cardenal Jorge Bergoglio, en Sarmiento 299, 1er. piso.

por Mariano de Vedia

 

 

Fuente: 

Diario La Nación 29/11/2010

Informacion Adicional: 

Qué es la Compañía de Jesús:

Es una Orden Religiosa de la Iglesia Católica fundada por San Ignacio de Loyola en 1540 (aprobada por el Papa Paulo III). San Ignacio fundó este instituto en París, junto con otros compañeros, y legó a la Iglesia una herramienta fundamental: los Ejercicios Espirituales. No en vano, en 1922, el Papa Pío XI nombró a San Ignacio de Loyola patrono oficial de los Ejercicios Espirituales.

A lo largo de su vida, la Compañía de Jesús ha sufrido muchos avatares, entre otros, fue suprimida por el Papa Clemente XIV en 1773 y más tarde restituida por el Papa Pío VII en 1814. El año 2006 celebramos el Jubileo de la Compañía de Jesús, en donde se aunaron tres conmemoraciones: los 500 años del nacimiento de San Francisco Javier y del Beato Pedro Fabro; y los 450 años de la muerte de San Ignacio de Loyola. Son tres de los primeros compañeros que fundaron la Compañía. En 2007 hemos celebrado el centenario del nacimiento del que fuera General de la Compañía durante 1965-1983, el padre Pedro Arrupe (14 de noviembre).

Leer también >>  Digitalizarán la Historia de Córdoba

Los jesuitas, que así se conoce a los miembros de esta congregación religiosa, trabajan por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y la promoción de la justicia, en permanente diálogo cultural e interreligioso. La finalidad de esta Compañía es “la perfección cristiana, propia y ajena, para gloria y servicio de Dios”.

La Compañía de Jesús es la primera orden religiosa masculina mundial en cuanto a número de miembros, seguida de los salesianos y los franciscanos. El 1 de enero de 2007 los jesuitas eran 19.216. De ellos, los sacerdotes son 13.491, los escolares (jesuitas preparándose para ser sacerdotes) 3.049, los Hermanos (jesuitas no sacerdotes) 1.810 y los novicios (los que acaban de entrar en los seminarios de la Compañía para estudiar durante 2 años), 866. La edad media de todos los jesuitas es de 57,34 años. La disminución de vocaciones que ha afectado a la Iglesia entera en los últimos decenios, también se ha hecho patente en la Compañía. Aún así, en 2007 habían entrado en nuestra institución 486 nuevos novicios (el 40% de ellos en Asia). En España, el noviciado, ubicado en San Sebastián, acoge este año a 14 de ellos.

La formación en la Compañía de Jesús es una etapa muy larga (del orden de los 10 ó 12 años) que empieza con el noviciado (dos años) y continúa con un proceso de formación intelectual sólida en todos los casos e incluye los estudios filosóficos y teológicos necesarios para la ordenación en el caso de los jesuitas sacerdotes. Muchos jesuitas aparte de licenciados en Teología, han cursado otra Licenciatura.

Fuente: www.jesuitas.es

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú