El plan de los patriotas

Con la venia del virrey Cisneros, los patriotas se abocaron a organizar el Cabildo Abierto.

Se imprimieron 450 invitaciones y se entregaron a 50 celadores que se ocuparon de repartirlas, a caballo, el mismo 21, que en 1810 cayó lunes. Cada cartero cobró un peso por su tarea.
Además se contrataron carretas para transportar bancos de la Catedral y las iglesias de Santo Domingo, San Francisco y la Merced. De esta manera resolvían el problema de la cantidad de vecinos que acudirían al debate. Se hicieron doce viajes a las cuatro iglesias.

Como se trataba de una sesión especial, fue necesario acondicionar el balcón del Cabildo. Se colocaron lonas para cerrar el lugar y evitar el frío de mayo. No se descuidó la iluminación. Por lo general, el Cabildo sesionaba de día y con un par de velas se resolvía el problema. Pero esta vez serían horas de debate. Se envió una gran provisión de velas e hilo.

Mientras tanto, ese lunes, en casa de Nicolás y Casilda Rodríguez Peña, situada Suipacha y Mitre, los patriotas Castelli, Vieytes, Belgrano, Saavedra y varios más debatían una estrategia a seguir en la Asamblea del martes 22. La reunión terminó a la medianoche. Con disimulo partieron cada uno rumbo a su casa. Se reencontrarían a partir de las ocho de la mañana en el Cabildo Abierto.

por Daniel Balmaceda, historiador.
 

Fuente: 

Diario Clarín 21/5/2010

Informacion Adicional: 

Quién es Daniel Balmaceda:
 

Nació en Buenos Aires en 1962. Es periodista graduado en la Universidad Católica Argentina y fue editor de las revistas Noticias, El Gráfico, Aire Libre, La Primera, el suplemento escolar Cole Club y los Periódicos de la Historia, un material realizado especialmente para los colegios. En televisión, fue coordinador de producción de Móvil 13 y Perdona Nuestros Pecados, productor periodístico de Televicio y productor general del documental Gorriarán hoy. Es miembro titular y vitalicio de la Sociedad Argentina de Historiadores y miembro de la Unión de Cóndores de las Américas. Presidió la Fundación Cristóbal Colón entre los años 1989 y 1993. Es columnista de historia argentina en diversos medios radiales del país. Fue jefe de prensa de las secretarías de Industria, Comercio y PyMEs; y de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación. Es autor de Espadas y Corazones. Pequeñas delicias de héroes y villanos de la historia argentina y de Oro y espadas. Desde que Pedro de Mendoza se instaló en Buenos Aires por culpa de un loco hasta cinco minutos antes de Mayo de 1810.
 

Leer también >>  Una muestra repasa la historia de la Guardia Civil a través de sus uniformes

Fuente: Temátika

El plan de los patriotas
4.5 (90.47%) 214 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú