El pabellón montado en París en 1889 está en venta por internet

Los restos del histórico Pabellón Argentino, presentado en 1889 en París para el centenario de la Revolución Francesa, son ofrecidos por un privado en el sitio web de compra y venta MercadoLibre a un valor de 1,5 millones de pesos. Si bien pertenecían a una familia que los adquirió como chatarra hace 70 años, la estructura está declarada por la Legislatura como integrante de los bienes culturales de la Ciudad de Buenos Aires, por lo que organizaciones reclaman que al ser patrimonio cultural, primero debe decidir el Ministerio de Cultura porteño.

El Pabellón fue contemporáneo de la Torre Eiffel, y construido con sus mismas características, innovadoras para la época: por primera vez en el mundo se utilizaba la carpintería metálica, que permitía mayores espacios y facilidades en altura. Además de su importancia en materia de ingeniería, tiene su valor histórico. Premiado en la Feria de París de 1889, luego fue sede en Buenos Aires de la Exposición Internacional del Centenario de la Revolución de Mayo, y más tarde pasó a ser el Museo de Bellas Artes, hasta que la Plaza San Martín se ensanchó: mudaron al Museo y la estructura pasó de ser desmontada a ser rematada. Erigido en la época conservadora dominada por el roquismo, se trataba de 1600 toneladas de acero, vitraux y arte que le mostraban al mundo lo que supuestamente era (o lo que podía o querían que llegara a ser) esta joven nación del sur de América.
 
UNOS FIERROS. Son 16 columnas de nueve metros de alto, ocho cabriadas  de 12×2,5 m, y 12 vigas de entrepiso de nueve metros. Quien lo explica en MercadoLibre es Adrián Ceballos, nieto de Isidro Solana, un español que vivió 70 años en la Argentina, hasta que falleció en 1997. Cuando en 1945 le compró a un empresario apellidado Baldantoni un terreno en Andalgalá 1475, en una zona de Mataderos que permanecía rural, se encontró con una estructura metálica que formó parte de la compra. Resultaron ser los restos del Pabellón, rematados por la Ciudad en 1933. Don Isidro los reunió y dos años después armó con ellos el galpón donde fabricaría carros, carruajes,  sulkis y hasta ambulancias, según describen los hijos en un artículo del diario Clarín de 1998, cuando se conoció que allí permanecían los restos del Pabellón.
 La herrería perduró hasta finales de los ochenta. Desde entonces la familia pensó en venderlo, sobre todo tras el fallecimiento de Isidro. Esta vez eligieron como canal el sitio de transacciones online. «Primero lo iba a comprar Ciudad, después Nación, muchos políticos se acercaron para sumar porotos, incluso YPF hace unos años. Hubo un intento de proyecto para ponerlo en Puerto Madero, pero no pasó nada. Estaba tasado en 500 mil dólares, hoy lo ofrecemos a 150 mil dólares, el que quiere deja una seña, alquila camiones y se lo lleva», aseguró Ceballos a Tiempo Argentino. «Está perfectamente conservado, desarmado y cuidado», agregó.

Leer también >>  Hace 73 años fue publicado El Principito

Lo que ofrece «equivale a un tercio del original, es único, el resto ya no existe». A un usuario que le preguntaba por la situación impositiva, le respondió: «Yo tengo unos fierros y vos los compras, punto, factura no hago porque no tengo.» A otro le aseveró: «Somos particulares que vendemos una estructura metálica, acuerdo entre privados.»
 
PATRIMONIO CULTURAL. Si bien no cuenta con certificado de autenticidad, existe la Ley 3306, sancionada por la Legislatura porteña el 26 de noviembre de 2009, que declara «Bien Cultural de la Ciudad» en la categoría Colecciones y Objetos del Artículo 4 de la Ley 1227, a «los restos de la estructura metálica que pertenecieron al Pabellón Argentino de la Exposición Universal de Paris de 1889», y especifica la dirección del inmueble de la calle Andalgalá 1475, aunque actualmente se encuentran en un campo de la provincia de Buenos Aires. Ceballos afirmó que «según la ley es de interés cultural, no patrimonial. Es inexpropiable, a no ser que sea a cambio de dinero. Nada dice que no pueda desarmarse, trasladarse o comercializarse. Yo lo puedo vender.»

Mónica Capano, titular del Observatorio de Patrimonio y Políticas Urbanas, sostuvo que al estar enmarcado en la Ley 1227 (que regula los bienes que son patrimoniales de la Ciudad), «antes de venderse, desguazarlo o darle cualquier uso, debe contar con el permiso del ministerio de Cultura». Y recordó que a fin de 2013 la Legislatura porteño dictó la 4830, que ordena las penalidades en materia de patrimonio cultural: multas que van desde 20 mil hasta 600 mil pesos, para quien traslade, no conserve ni proteja adecuadamente los bienes, o haga intervenciones no autorizadas. Ahora analizan un pedido de informes en la Legislatura y un amparo judicial.

Leer también >>  Murió el Oveja Telch, una gloria de San Lorenzo

Jaime Sorín, presidente de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, indicó que «al haber una ley de Ciudad, primero debe expedirse el Ejecutivo porteño. Hay que ver si están interesados en protegerlo».
 
PABELLÓN ARGENTINO. Durante la presidencia de Miguel Juárez Celman, cuñado de Julio Roca, comienza la construcción del Pabellón, a cargo del arquitecto francés Albert Ballú. Fue inaugurado el 25 de mayo de 1889, hecho en hierro y pintado en dorado, con numerosos vitraux (junto a esculturas y cuadros, se perdieron de regreso en el mar), decoraciones con estilos venecianos y orientales, cerámicas y representaciones. En él se exhibían productos de regiones del país, con foco en la agricultura. Con una estirpe muy moderna para la época, tenía dos pisos y contaba con «1000 lámparas eléctricas celestes, blancas, verdes y rojas», según testimonios en la prensa de ese momento. Ocupó un predio de 1600 m2 en el Campo de Marte, al lado de uno de los pies delanteros de la Torre Eiffel. Ambas se construyeron en el mismo lugar.

Obtuvo el primer premio entre los pabellones de los países extranjeros. Sin embargo el gobierno nacional, inmerso en una crisis económica, no quiso tenerlo de vuelta y propuso venderlo en París, hasta que finalmente intercedió la municipalidad, proponiéndole costearlo a medias. En 1893 lo ubicaron en la parte superior de lo que hoy es la plaza San Martín, sobre la barranca, cerca de Retiro, donde concesionaba la empresa Bieckert. Fue sala de exposiciones y conciertos, además de pista de bicicletas y teatro para niños, como espacio recreativo. Llegado el centenario de 1910, lo usaron para la Feria Internacional de Arte,  y luego pasó a ser la sede del Museo de Bellas Artes hasta 1932, cuando deciden su desguace y el traslado al corralón municipal de Austria y Libertador. Un año después lo vendieron como chatarra. Ahora, otra vez en venta.
 
Argumento
 
El vendedor explica: «Su armado es muy versátil, dispuesto en tándem medía 12 por 70 metros, posee vigas de entrepiso y las cabriadas se las puede ubicar con la separación que se desee, logrando así muchas dimensiones y posibilidades de armado.»
 
el destino del resto
 
Al menos un tercio del Pabellón Argentino que formó parte de la Exposición Universal de París en 1889, está puesto a la venta en Mercado Libre. Otros tantos elementos se perdieron en el viaje de regreso, se remataron o se colocaron en espacios públicos de la ciudad. Cuatro esculturas que se emplazaban en cuatro puntas de la fachada se encuentran en las Escuelas Técnicas Raggio, de la Ciudad. Son figuras masculinas, alegóricas de la agricultura, la ganadería, la industria y el comercio. Otras dos se reparten entre Avenida Cabildo y San Isidro (Núñez) y Riestra y Leguizamón (Villa Lugano). En Belgrano R (Zapiola y Los Incas) y en la Plaza Sud América (Villa Riachuelo), ubicaron al grupo escultórico llamado La Navegación.

Leer también >>  Los 100 puntos de un gigante

Sin embargo, lo más sorprendente fue el conocimiento, hace 17 años, de que había un numeroso conjunto de piezas enterrado en Palermo, junto a unos galpones del gobierno de la Ciudad. Fue gracias a un plano del ministerio de Obras Públicas de 1935, que marcó dónde estaban ubicadas.

por Gustavo Sarmiento

Fuente: 

Diario Tiempo Argentino 26/3/2014

El pabellón montado en París en 1889 está en venta por internet
4.6 (92.18%) 624 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú