El Molino Reynaud, el último harinero de la provincia

Les escribo desde Luján de Cuyo, provincia de Mendoza, para compartir datos históricos de este departamento: El Molino Reynaud, el último testigo en pie de la “Mendoza molinera”.

La Historia

Se trata del último molino harinero hidráulico que sigue en pie en la provincia. Está sobre calle San Martín, en Carrodilla (Luján), y es una reliquia patrimonial que marca una época en la que los molinos constituían una actividad económica importante para Mendoza, incluso antes de que se afianzara la vitivinicultura.

A principios del 1900 se incendió, pero siguió funcionando. En 1925 lo compró la familia Reynaud, quienes lo explotaron hasta hace una década.

Funcionaba en base al movimiento del agua que traía un canal. Producía distintas harinas y derivados de los granos. En 1993 dejó de trabajar, pero todas las piezas originales del siglo XIX se mantienen y pueden funcionar, hay moledoras, cernedores, trituradoras, correas y poleas en perfecto estado. “Cuando esto se ponía en marcha se movía todo, era impresionante”, cuenta Roberto Cruz, esposo de Marta Reynaud, quien fue el encargado del molino los últimos 25 años.

Marta aún recuerda cuando jugaba de niña en el galpón del molino. Es que el lugar es patrimonio de su familia desde 1925: “Mi abuelo lo compró, luego se hizo cargo mi papá y después mi esposo”, enumera Marta. Las maderas del piso crujen mientras se camina y hay que esquivar los engranajes enormes, poleas y elevadores de madera que atraviesan todo el edificio. En varios puntos hay balanzas y herramientas del siglo XIX y más atrás, bajo las piedras moledoras, aún quedan requechos de harina de maíz, como muestra de la actividad que tuvo el lugar durante 130 años. Son tres pisos de tapiales y adobe plagados de artefactos, unidos por escaleras de madera y alumbrados con la poca luz natural que logra entrar.

Leer también >>  Recuperarán la tienda Harrods, un ícono porteño que prometen reabrir

La Municipalidad de Luján lo declaró como sitio de interés cultural e histórico y hay un proyecto para que sea un museo temático. “Es muy importante por la tipología. Es testigo de una forma y un recurso que tuvo la provincia hace 200 años. Ese molino cumple un fin didáctico importante”, aseguró el director de patrimonio, Edgardo Priori.

El Funcionamiento

El molinero llegaba temprano en la mañana y lo primero que debía hacer era cerrar una compuerta para que el agua se junte. El paso siguiente era mover una especie de timón para que todo el proceso de producción se iniciara, mientras afuera se tostaba el maíz.

El agua del canal entraba por abajo del edificio y la presión hacía mover una turbina italiana que es el corazón del molino. A partir de allí, un eje central movía las poleas, elevadores y las piedras moledoras. Luego de que los granos pasaban por una primera molienda en la mazamorrera, las piedras traídas de Europa se encargaban de hacerlo harina. El tamizado se hacía en el tercer piso del edificio. El paso siguiente era embolsar el producto terminado para el despacho. Todo el proceso era autosustentable y el agua usada volvía al cauce del canal Cacique Guaymallén.

En los primeros años, el molino producía harina de trigo, luego se utilizó casi exclusivamente para la molienda de otros granos, especialmente maíz. El primer propietario fue Esteban Sarramea, quien tenía varios emprendimientos similares.

El Reynaud es el último testigo en pie de la “Mendoza molinera”, una época en la que se producía acá el trigo con el que se hacía harina. Incluso se proveía a provincias como San Luis, Santa Fe y Buenos Aires. En total había aproximadamente 60 molinos, casi todos estaban en Luján y Godoy Cruz de los cuales el de Carrodilla era uno de los más importantes. “Conservar este molino es fundamental por el estado del edificio y la maquinaria, que está intacta”, aseguró la historiadora Paola Figueroa, quien está investigando los detalles de esta actividad en Mendoza durante el siglo XIX.

Leer también >>  Demolerán la casa de Alfonsina Storni

por Pablo Rojas, administrador del sitio www.lujandecuyo.gov.ar

Fuente: 

Pablo Rojas, desde Luján de Cuyo, Mendoza.

El Molino Reynaud, el último harinero de la provincia
4.6 (92.53%) 530 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú