El Gobierno reconoce la apertura de las tumbas del Valle de los Caídos

Comunica a las familias que el estado de los restos no permite la identificación. Aseguran llevar meses de trabajo.

Valle de los Caídos

El Gobierno ha reconocido que «desde hace meses» se está trabajando en la apertura de los osarios que se encuentran en el Valle de los Caídos. Según fuentes de Vicepresidencia, el Gobierno se ha tomado muy en serio las actuaciones que demandaban los familiares, que desde hace años piden la identificación de los cuerpos enterrados en el Valle.

Nueve son las que familias habían reclamado los cuerpos de sus seres queridos, nueve republicanos ajusticiados durante la Guerra Civil y trasladados al mausoleo sin el conocimiento de sus familiares.

Una vez que la vía judicial se estancó, estas familias acudieron al Ministerio de la Presidencia, donde presentaron un proyecto para recuperar los cuerpos. Pero su petición fue denegada y el Gobierno comunicó públicamente el 16 de septiembre que no se procedería a la exhumación de restos del Valle de los Caídos.

Según un reportaje publicado este lunes por la revista Interviú, un equipo de forenses entró el pasado 6 de septiembre, por primera vez y en secreto, en las tumbas del Valle de los Caídos. No hubo orden judicial ni mandato por parte de un juzgado.

Sin embargo, fuentes de Vicepresidencia han insistido en que todo se está haciendo «de acuerdo a la legalidad» y que «no hay nada en secreto». Según el Gobierno el trabajo responde a unos criterios de prudencia, rigor y respeto a los familiares, los cuales, junto a los monjes y la autoridad judicial tienen toda la información de los trabajos.

Por otro lado, la revista asegura que el estado de los osarios es «inviable», y por tanto su identificación no es posible, según comunicó el Ejecutivo a los familiares que lo habían solicitado.

En este sentido, el Ejecutivo ha explicado que está realizando un trabajo triple. Primero para conocer la situación (ubicación) de los restos, segundo un estudio arquitectónico porque las fosas son muy grandes y pueden dañar la estructura, y tercero un estudio forense de los restos.

Leer también >>  Aseguran que Hitler murió de anciano en Argentina

Según la información publicada por la revista, los expertos accedieron a los seis osarios de las capillas laterales del templo y a los dos más grandes de tres plantas cada uno y perpendiculares al altar central. Los cuerpos se encuentran apilados en cajas de madera con un número de registro; miles de ellos están en cajas comunes con restos de seis o siete personas identificados por su lugar de procedencia.

Con ello, el Ejecutivo reconoce que se han realizado varias prospecciones y que se está determinando la viabilidad de las posibles identificaciones, porque hay miles de restos en su interior.

Las reacciones al trabajo de exhumación en el templo no se han hecho esperar. La Asociación por la Defensa del Valle de los Caídos ha explicado que eran «conscientes» de que se estaban realizando los trabajos y que «los respetan» siempre y cuando «no se profanen otras tumbas que estén alrededor que pertenezcan a sus asociados», según explica Pablo Linares, presidente del colectivo.

por Marisa Cruz

Fuente: 

Diario El Mundo 11/10/2010

Informacion Adicional: 

Qué es El Valle de los Caídos:

Se encuentra dentro del término municipal de San Lorenzo del Escorial, situado al noroeste de la Comunidad de Madrid.  Se llega a él por la carretera C–600 desde la autopista AP-6, salida Guadarrama. En este entorno, denominado «Cuelgamuros» se encuentra el monumento conmemorativo a los caídos en la guerra Civil, que ideó e hizo levantar el Generalísimo Franco en los años cuarenta y cincuenta. El recinto tiene una extensión de 1.365 ha., con exuberante vegetación característica de esta zona de la Sierra del Guadarrama.

    Las obras dieron comienzo en 1940 bajo la dirección del arquitecto Pedro Muguruza, continuándolas en 1950 el arquitecto Diego Méndez. El conjunto, presidido por la inmensa cruz con esculturas de Juan de Avalos se abre en una explanada desde la cual se domina una bella panorámica. Finalizó su construcción en 1958 y fue inaugurado el día 1 de abril de 1959.

Leer también >>  Increíble hallazgo en Santa Fe: descubren tumba de 2000 años

    Todo tiene una escala gigantesca, en especial la enorme basílica que fue excavada en la misma roca. En línea vertical con la gran cruz del exterior,  y bajo la bóveda del altar mayor, se hallan las tumbas de José Antonio Primo de Rivera y de Francisco Franco, cubiertas con una sencilla losa de mármol. En la parte exterior del risco se encuentra el monasterio de los Padres Benedictinos, a los que fue encomendado el cuidado de la basílica y la hospedería, ambos edificios unidos por una amplia lonja.

    Desde las puerta de entrada al recinto una carretera de bello trazado nos lleva al pie del monumento de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, desembocando en una gran explanada de 30.600 m2. A medio camino entre la entrada y la explanada el viajero se encuentra con cuatro grandes monolitos cilíndricos, de granito, de 11,50 m. de altura y 1,50 m. de diámetro cada uno, que reciben el nombre de «Juanelos». Fueron esculpidos en el siglo XV, bajo la dirección de Juanelo Turriano.

    Puede accederse a la base de la Cruz por medio de un funicular de reciente instalación. La altura de la Cruz es de 150 m. y sus brazos miden 46 m. Por el interior sube un ascensor. A 25 m. de altura, en el primer basamento, tienen adosadas las esculturas de los cuatro Evangelistas realizadas por Juan de Avalos. En el segundo basamento, a 42 m., se representan las cuatro virtudes cardinales.

    En la explanada se encuentra la entrada a la Cripta de 262 m. de longitud. Fue necesario excavar 200.000 m3. de roca para su construcción. La puerta de entrada, construida en bronce, es obra del escultor Carlos Ferreira. En ella están representados los 15 misterios del Vía Crucis; también del mismo artista son los dos arcángeles del atrio colocados en nichos. En la reja que da paso a la nave se hallan representados cuarenta Santos y está rematada en el centro con la figura del Apóstol Santiago. El diseño es del arquitecto Diego Méndez y la forjó José Espíes. Los 88 m. de la nave están divididos en cuatro tramos; hay en ella seis capillas y en los murales ocho tapices tejidos en oro, plata y lino realizados por Guillermo Pannematier en el siglo XV. En ellos se representa el «Apocalipsis de San Juan». El crucero de la nave mide 75 m. de largo; a través de su recorrido vemos ocho estatuas de granito, obra de los escultores Sanrrino y Antonio Martín.

Leer también >>  Vuelve a volar un histórico avión soviético de combate

    El Altar Mayor es de una pieza de granito pulimentado, frente a él están las tumbas de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera. Corona el Altar Mayor la cúpula de 42 m. de altura y 40,75 m. de diámetro, decorada con mosaico policromado formado por seis millones de piezas cerámicas obra de Santiago Padrós. En la cabecera del crucero está el Coro, distribuido en tres niveles, y con 70 sitiales en madera labrada. En los laterales hay dos capillas con los restos de unos 40.000 caídos en los frentes de la guerra civil 1936 – 39, aproximadamente la mitad de cada bando, traídos aquí por voluntad de Francisco Franco, como un símbolo de reconciliación entre españoles.

Fuente: Fundación Francisco Franco

El Gobierno reconoce la apertura de las tumbas del Valle de los Caídos
4.6 (91.55%) 277 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú