El filete porteño, a un solo paso de ser Patrimonio Cultural de la Humanidad

Un comité de expertos de la UNESCO aceptó la presentación hecha por el Gobierno porteño y la decisión final se tomará en diciembre. Es una de las manifestaciones artísticas más características de Buenos Aires.

El filete porteño, una de las manifestaciones artísticas más propias de Buenos Aires, está a punto de obtener un reconocimiento mundial. El comité de expertos de la UNESCO dio el visto bueno para que se lo reconozca como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, un potente respaldo que permitiría difundirlo en todo el mundo. La decisión la tomará el Comité Intergubernamental de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, que se reunirá en Namibia del 30 de noviembre al 4 de diciembre de 2015. El Gobierno porteño comenzó los trámites para conseguir este reconocimiento hace tres años, pero la presentación formal la hizo en marzo del año pasado. Incluyó fotos, videos y mucha documentación sobre los orígenes de este estilo de pintura. El fileteado es una forma de dibujo que nació en Buenos Aires a fines del siglo XIX. Se lo empezó a usar para adornar los carros que llevaban frutas y verduras a los mercados. «No es casual que San Telmo, el Abasto y Mataderos sean zonas con mucha presencia del filete, justamente por la importancia de sus mercados», señaló Lombardi. Pronto el filete pasó de los carros a los camiones, y más tarde a los colectivos, hasta que en 1975 lo prohibieron porque decía que los pasajeros se confundían con tantos colores. Pero las flores, banderas, pájaros, figuras religiosas y rostros de tangueros pintados en colores vivos se mudaron a otros soportes, como los carteles de comercios y las lunetas de los autos. Y hasta la propia piel: cada vez más jóvenes se hacen tatuajes con las líneas del filete. Si bien la palabra final la tendrá el Comité, sería muy llamativo que rechazaran la postulación luego de que los expertos le dieron el visto bueno. «Se dio un paso adelante, pero hay que esperar la decisión definitiva. Hicimos la presentación porque creemos que servirá para fortalecer y promocionar el filete, que es un aspecto absolutamente original de nuestra cultura», explicó Hernán Lombardi, ministro de Cultura de la Ciudad. De concretarse sería la segunda vez que parte de la cultura argentina es reconocida como Patrimonio de la Humanidad, tras el nombramiento del tango, en 2009. El reconocimiento permitiría incluir al filete en el catálogo del patrimonio cultural mundial, lo que le daría al arte una gran promoción. Podría potenciarse como atractivo turístico, por ejemplo. Además, como parte de la declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, la Ciudad debe comprometerse a diversas acciones para proteger y desarrollar el filete porteño, como la organización de exposiciones y talleres, la publicación de libros, la creación de inventario y hasta la conformación de un museo público. Parte de ese trabajo se puede ver en la página www.fileteypatrimonio.com.ar. Además de arte, el filete es exponente de la idisioncrasia de los porteños. Letras de tangos, versos de poemas, reflexiones filosóficas (Vivir sólo cuesta vida) y hasta frases graciosas (Suerte Adán que no tuvo suegra) quedaron inmortalizadas por los pinceles porteños que ahora quieren ser del Mundo. por Pablo Novillo Fuente: 

Leer también >>  Periodista, de cuerpo y alma

Diario Clarín 16/11/2015

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú