El enigmático mensaje que dejó un astronauta en la Luna en 1972

Desde el 20 de abril de ese mismo año, la superficie de este satélite alberga una emotiva fotografía de la que es propietario Charles Duke ¿Por qué la puso allí?

Corría el 20 de abril de 1972 cuando Charles Duke, estadounidense de nacimiento, llegó a la Luna y pisó su superficie convirtiéndose -a sus 36 años- en el hombre más joven en hacerlo. Aunque aquel no fue un momento tan épico como pudo serlo el de Neil Armstrong y su «pequeño paso para el hombre pero gran salto para la humanidad», lo cierto es que su viaje supuso todo tipo de avances en investigaciones científicas de la época. No obstante, a día de hoy su paseo es poco conocido, así como el objeto que dejó sobre el satélite: una fotografía de su familia que, probablemente, se halla todavía en el espacio. Aunque esta historia ha sido llevada a los medios en alguna ocasión, ha vuelto a salir a la luz este noviembre después de que el portal «Business Insider» haya logrado hacerse con una copia original de esta instantánea, una imagen que le ha cedido el mismísimo Duke. Como era de esperar, el contenido se ha convertido en viral en redes sociales como Twitter y Facebook, donde multitud de usuarios han querido rendir homenaje a este astronauta recordando el emotivo gesto que tuvo con su familia: llevarles hasta las estrellas. Concretamente, todo ocurrió mientras Duke andaba felizmente por la Luna. Y es que, en ese momento llevaba consigo una fotografía en la que aparecían su esposa (Dorothy Meade), su hijo menor (Thomas, entonces de cinco años) y su hijo mayor (Charles, de siete). Tras ella, se podía leer la siguiente leyenda: «Esta es la familia de astronauta Charlie Duke desde el planeta Tierra, que aterrizó en la luna el 20 de abril de 1972». Antes de marcharse, el norteamericano la dejó sobre el satélite. Así fue como el hombre rindió su particular homenaje a su familia y demostró, mediante un emotivo gesto, el «lado más humano de la exploración espacial», como a él mismo le gusta decir. El cómo se le ocurrió a este hombre dejar aquella fotografía sobre la Luna no tiene tampoco desperdicio. Al parecer, cuando se estaba entrenando para ser astronauta pasó la mayor parte de su tiempo en Florida, lejos de su familia (que se hallaba en Houston»). Por ello, decidió tener un detalle con ellos para pedirles perdón por estar lejos de su lado. «Para conseguir que los niños se entusiasmasen con lo que iba a hacer, les dije si querrían venir a la Luna conmigo. “Podemos hacer una foto de familia para que todos podamos ir allí”, les dije», explica el astronauta a «Business Insider». Desde ese momento han pasado 43 años. Sin embargo, Duke está convencido de que la fotografía sigue allí. Con todo, muy probablemente en unas condiciones precarias. «Después de 43 años, y considerando que la temperatura de la luna sube cada mes a 400 grados Fahrenheit en nuestra área de aterrizaje y por la noche se cae a cero, es probable que la bolsa de plástico en la que estaba no haya resistido. Pero cuando la dejé estaba perfecta. Puede ser que se haya desvanecido, aunque no estoy seguro», determina el estadounidense. Fuente: 

Leer también >>  Ordenan indemnizar a exiliados de los '70

Diario ABC 3/11/2015

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú