El casco histórico de la ciudad, tema de un libro

El tradicional café Tortoni, que frecuentaron figuras como Benito Quinquela Martín y Alfonsina Storni. Las calles de San Telmo, con sus bares y rincones llenos de secretos. La «otra» casa rosada de la calle Balcarce, esa que habitó Juan Carlos Castagnino, el pintor marplatense. Innumerables rincones de la parte antigua de la ciudad pueden recorrerse en un libro, Casco histórico de Buenos Aires, que reúne anécdotas, poesía, diálogos y relatos, e invita a conocer en detalle lugares emblemáticos y otros que también están llenos de historia.

El libro, que acaba de ser presentado al público y en breve saldrá a la venta, es fruto del trabajo de poetas, escritores e historiadores. «Éste es un libro coral; no es una guía ni un relato. Pueden leerse los capítulos en cualquier orden o seguir un lineamiento, se disfruta igual», explicó Luis Grossman, director general del Casco Histórico e ideólogo del libro en la presentación que tuvo lugar anoche entre los túneles de El Zanjón, en San Telmo. Participaron en la producción el poeta y escritor de tangos Horacio Ferrer, Manuel Antín, Josefina Robirosa, Jorge Eckstein, Horacio Spinetto, Liliana Barela, Liliana Budich y Osvaldo Giesso. Además, el impreso está ilustrado con fotografías de alta calidad, imágenes tomadas por Felipe Fernández Koeraus y Guillermo Guevara. Una de las ideas que movilizaron a los autores para concretar el libro fue la necesidad de revalorizar la historia propia. «El casco histórico es un área de la ciudad que nos atraviesa a todos», dijo Grossman. María Victoria Alcaraz, subsecretaria de Patrimonio Cultural de la ciudad, afirmó en el encuentro que «buscar los orígenes es algo loable, destacable», un objetivo que se logra en la publicación. «El libro es una mirada subliminal de este rioba, que tiene muchas jetas nocturnas y un poco atorrantas», destacó Horacio Ferrer, con la mezcla de poesía y lunfardo que caracteriza a Buenos Aires. Con este trabajo, la Dirección General del Casco Histórico se propuso mostrar un recorrido amigable de la parte antigua de la ciudad. «Buenos Aires posee un valiosísimo patrimonio cultural que puede ser presentado de muchas maneras», afirmó Grossman. Al respecto, agregó que «la nómina de autores convocados resulta una garantía de calidad en cuanto a la escritura y de interés en lo que se refiere a los contenidos». Una vez más, la ciudad se convirtió en un libro notable. por María Eugenia D’Alessio Fuente: 

Leer también >>  La obsesión por coleccionar monedas únicas

 Diario La Nación 13/12/2012

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú