El aviador inglés Jeff Glover relata su experiencia

El documental argentino “Desobediencia Debida”, cuenta la historia del piloto inglés prisionero en Malvinas.

El piloto inglés, en la época de la guerra – Foto Diario Clarín

El 21 de mayo de 1982, el piloto de la Royal Air Force Jeff Glover despegó del portaaviones Hermes con la misión de arrojar sus bombas de racimo sobre posiciones argentinas en Port Howard, la “capital” de la casi inhabitada Gran Malvina -rebautizada Puerto Yapeyú durante la guerra-. Sería su última misión: Glover evitó lanzar las bombas al ver asentamientos civiles demasiado cerca de su blanco, y al hacer un segundo sobrevuelo para sacar fotos de reconocimiento, su Harrier fue alcanzado por un misil Blowpipe lanzado por comandos argentinos. Volaba a mil kilómetros por hora cuando sintió tres explosiones en su máquina, que empezó a dar vueltas a gran velocidad totalmente fuera de control. Glover logró eyectarse con éxito, pero fue apresado y se convertiría en el único prisionero de guerra inglés que estuvo en esa condición hasta después incluso de terminado el conflicto.

A 28 años de la toma de Puerto Argentino, Glover, casualmente nacido un 2 de abril pero de 1954, contó por primera vez su historia en el documental “Desobediencia debida”, que la cineasta argentina Victoria Reale acaba de terminar luego de cuatro años de investigación y rodaje, con asistencia de dirección y entrevistas de la periodista Nora Sánchez. La película incluye el largo testimonio que el ex piloto de caza concedió en Stamford, Inglaterra, donde vive. Glover se retiró de la RAF en 1996 y desde entonces es piloto comercial.

“Los soldados argentinos me fueron a buscar y me sacaron del agua, y ése fue el fin de la guerra para mí”, narra Glover frente a la cámara.

Pero la película es una indagación también del trato que recibió el británico como prisionero de guerra, por parte de las mismas Fuerzas Armadas que se habían hecho del poder absoluto en 1976 y ejecutado el terrorismo de Estado.

Reale, la directora del documental, es hija del ex médico del Ejército Luis Reale, quien con grado de mayor fue jefe de la Compañía de Sanidad 3 en Port Howard, y el primer médico en atender a Glover, herido en el rostro y con una luxación en el hombro. El dato biográfico que une a la directora con uno de los protagonistas de esta historia es el anticipo de una revelación, que explica el título del documental: el ex médico militar y veterano de Malvinas cuenta que al comunicarse con el comando de su Brigada para informar que tenía en su poder al piloto herido, “inmediatamente me indican que lo presione para tratar de ubicar la posición del portaaviones … Jamás procedí a actuar como me habían pedido. Mi labor profesional es como médico”, relata Reale, que dejó el Ejército poco después de volver al continente.

Leer también >>  La mujer olvidada que luchó junto a Belgrano

                                                                     

                                                                            Glover, en la actualidad – Foto Diario Clarín

“Papá se negó a responder en cámara que quería decir con ‘presionar’. ¿Se refería a torturar? ¿Podía su jefe el general (Omar) Parada desconocer semejante orden?”, interroga sugestivamente la voz en off de la directora.

Glover nada supo de esto, aunque admite que prefería ser prisionero de la Fuerza Aérea ya que había “leído sobre los desaparecidos a manos del Ejército” en los años previos.

El piloto prisionero fue llevado luego a Goose Green, y poco después trasladado junto a otros heridos argentinos al continente, antes de la caída de Puerto Argentino. Estuvo en Comodoro Rivadavia, y después en la base áerea de El Chamical, La Rioja.

Del otro lado, los británicos retenían a Alfredo Astiz, rendido en las Georgias y exigían la liberación de Glover que, intervención de la Cruz Roja Internacional mediante, fue liberado en Montevideo recién el 8 de julio.

Cuando Astiz fue la prenda de cambio
Cuando Jeff Glover pensó que lo llevaban a Buenos Aires para liberarlo, aterrizó en El Chamical, donde lo tuvieron casi escondido. Fue donde peor la pasó. Hasta que lo visitó Massimo Cataldi, de la Cruz Roja, y tuvo certeza de que “el mundo exterior sabía que yo estaba vivo”. En medio hubo una disputa entre la Fuerza Aérea y el Ejército por quién se quedaba con el piloto, todo un trofeo de guerra. El documental “Desobediencia debida” da cuenta de que la Junta Militar tardó en blanquear al piloto prisionero; por eso los británicos, que habían capturado al marino Alfredo Astiz en las Georgias -que ya empezaba a ser emblema de la represión ilegal- lo retuvieron más de la cuenta como forma de proteger a Glover.

Leer también >>  Una muestra examina la complicidad entre Hitler y la sociedad alemana

Curiosidad de testimonios que no coinciden: el ex conscripto Enrique Gordillo, que custodió a Glover en El Chamical, asegura que su alimentación era abundante, e incluso que jugaban con él al ping-pong. Glover sostuvo en cambio que jamás tuvo relación con los guardias ni jugó ping-pong, lo que califica de “ridículo” a causa del yeso que llevaba por su lesión en el hombro.

 

Fuente: 

Diario Clarín 2/4/2010

Informacion Adicional: 

Enrique Lentore, ex combatiente, recuerda ese suceso en Malvinas

Hoy se conmemora el Día de los Veteranos y los Caídos en las Islas Malvinas, y quienes tuvieron que estar en ese conflicto bélico y haber podido regresar, como en este caso particular, hoy pueden manifestar esa experiencia, no sin lágrimas en los ojos cuando relatan lo sucedido y lo vivido. Entrevistamos al rafaelino Enrique Lentore, ex combatiente en las Islas, para recordar aquel episodio.

Enrique Orlando Lentore hoy ostenta el cargo de gerente y director titular de “Oeste Valores SA”, con sede en la primera cuadra de calle Sarmiento, habiendo nacido en esta ciudad el 13 de mayo de 1962.
Contaba con 19 años, y se hallaba bajo bandera (cumpliendo con el servicio militar en el Regimiento de Infantería 5 de Paso de Los Libres, Corrientes), como tantos otros jóvenes de su edad.
La noticia que debían viajar a las Islas Malvinas la conoció horas antes de subir a un avión que “nos dejó en Comodoro Rivadavia y la primera tarea fue hacer guardia en las bocas de embarque de petróleo”.
Fueron unos pocos días, cuando llegó el momento de abordar un nuevo avión que los llevó a las Islas Malvinas, “y ya teníamos conocimiento que en cualquier momento podríamos entrar en contacto con acciones bélicas, lo que no sabíamos era el destino que nos iba a tocar en las Islas”.
El día 24 de abril de 1982, el avión con Lentore y sus compañeros de compañía, tocó tierra en Puerto Argentino, de allí los trasladaron hasta el puerto y en un buque pesquero, que había sido confiscado a los kelpers, llegaron a su destino final que fue Puerto Howard, que para los argentinos sigue siendo Puerto Yapeyú, ubicado sobre el Canal San Carlos.
Allí “tomamos posesión de la zona, con mucho respeto a los kelpers, establecimos un perímetro y comenzamos a construir todas las defensas para la batalla que se iba a presentar”, recuerda hoy el excombatiente, quien agregó que “vivíamos momentos de tensa calma”.
Asegura Enrique Lentore que “antes de comenzar el conflicto no tuve miedo, pero durante el combate uno sí lo tiene porque es una sensación lógica. Lo que ocurre, es que hay que ver cómo uno canaliza ese momento. Está el que se deja amedrentar y se inhibe y está aquel que utiliza toda esa adrenalina justamente para pelear con más fuerzas y más ganas”.
Ese grupo en Puerto Howard lo componían unas 900 personas, entre jefes militares y soldados, pero de la compañía 5 de Pasos de los Libres, eran 159 hombres.
Armas y municiones no faltaban y así lo asegura Lentore que describe que disponían de fusiles, ametralladoras, tres ametralladoras antiaéreas 12.7, tres cañones 105 mm y algunos morteros de 80 y 120 mm.
“Todo ello era un armamento potable para hacerle frente a un ejército como el que se venía”, sostiene, porque tal es así que “en Puerto Howard no perdimos la batalla, en el balance final, fue allí donde se capturó al primer prisionero inglés, mediante el derribo de dos Harrier y un helicóptero. Lo que pasó es que cayó Puerto Argentino y a partir de eso recibimos un mensaje codificado por radio en el cual nos ordenaron, no oponer resistencia y entregarnos pacíficamente a los ingleses, porque se había firmado la rendición”.
No la pasaron muy fácil en ese grupo, producto de seis bombardeos navales y cuatro aéreos, que dio como resultado el hecho de haber sufrido “varias bajas de soldados de nuestra compañía que fueron sepultados en el cementerio que improvisamos en Puerto Howard”, recuerda con marcada tristeza Enrique Lentore.
En los bombardeos, “el soldado entra en un estado de psicosis, producto lógico del miedo, que hay que saber controlar, transformarlo y manipularlo, a los efectos de hacer lo que uno sabe que tiene que hacer”.

Leer también >>  Francia recuerda el exterminio nazi

Fuente: La Opinión de Rafaela 2/4/2008

  

 

 

El aviador inglés Jeff Glover relata su experiencia
4.5 (90.27%) 631 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú