El Archivo General de la Nación se mudará a la ex cárcel de Caseros

Se emplazará en el espacio del barrio de Parque Patricios, que entre 1979 y 2007 fue ocupado por el presidio. El proyecto contempla un edificio sustentable de 6000 metros cuadrados y una inversión superior a los 13 millones de dólares.

El inmenso edificio que se levantaba como un monstruo de concreto sobre la Avenida Caseros, en el barrio porteño de Parque Patricios, donde funcionó la mítica Cárcel de Caseros, albergará ya no a presos, como ocurrió durante más de dos décadas, sino algo muy distinto: los documentos del Archivo General de la Nación (AGN).

La nueva edificación comenzará a construirse el año próximo y abrirá una nueva etapa para el barrio, dando satisfacción por fin a una larga y muchos años postergada demanda de los vecinos. Se trata del predio ubicado entre las calles Pasco, Pichincha, 15 de noviembre de 1889 y la prolongación de la calle Rondeau. A ese lugar se mudará el organismo que depende del Ministerio del Interior y que hoy funciona, en parte, en la sede de esa cartera, en el edificio de la avenida Leandro N. Alem al 200.

El convenio por el cual se inició el proyecto del complejo fue firmado entre el Organismo Nacional de Bienes del Estado (ONABE) y el AGN, y presentado la semana pasada ante los vecinos de Parque Patricios, que llegaron con una lógica posición demandante “y se fueron entusiasmados”, según apuntó el titular del ONABE, Fernando Suárez. El anteproyecto elaborado por los técnicos de ese organismo, que administra el predio, demandará una inversión de 13,6 millones de dólares, que será financiada a través de un crédito solicitado a la Corporación Andina de Fomento (CAF), cuya aprobación aún no fue confirmada. La nueva sede del Archivo se construirá sobre la manzana donde funcionaba el penal de Caseros. En la manzana contigua, donde aún se mantiene en pie parte del edificio de la vieja prisión, será más adelante ocupado por dependencias del Servicio Penitenciario Federal.

Leer también >>  Quién era y qué pensaba el fundador de YPF

Juan Pablo Zabala, director del AGN, explicó que el archivo “tiene una necesidad histórica de contar con un espacio adecuado. Actualmente contamos con dos sedes, la de Alem, que contiene documentos hasta el Siglo XIX, y el Archivo Intermedio, en Humberto Primo y Paseo Colón, con documentos del Siglo XX, además de los nuevos documentos que se generan, porque somos archivo histórico y administrativo, por lo tanto, recibimos fondos todo el tiempo.” Zabala indicó que por esta razón se precisa “proyectar el espacio a 20 o 30 años, de ahí que la solución fuera un edificio nuevo”. Con esa inquietud, las autoridades fueron al ONABE a consultar por un predio y surgió la posibilidad de ocupar el espacio de la antigua cárcel.

“Lo que hicimos fue traducir la necesidad en metros cuadrados, y luego volcar esos volúmenes sobre el terreno, en función de lo que establecen los indicadores urbanos para esa manzana”, explicó la arquitecta Amalia Canale, gerenta técnica del ONABE y responsable del anteproyecto.

Una vez aprobados los fondos del proyecto, que se usarán también para la modernización del archivo, la digitalización de documentos y su posterior carga en una web de consultas, se llamará a un concurso para el diseño definitivo, que deberá tener en cuenta las pautas ya establecidas por el anteproyecto, entre ellas, que el edificio debe permitir un manejo sustentable de los recursos. Si los plazos se cumplen como está previsto, se comenzará a construir hacia la segunda mitad de 2012. La sede contará con salas de cine, archivos sonoros y de imagen, y espacios abiertos al público.
“El terreno permite la construcción de 21 mil metros cuadrados, y de acuerdo al programa de necesidades que elaboramos, se construirían alrededor de 10 mil, de los cuales unos 6000 m2 se harían en una primera etapa. Ya se empezó a trabajar en función del entorno físico, porque por un lado tenemos el barrio, del lado de Pasco hay un paredón, después está el Garrahan, que tiene espacio verde pero cerrado, y lo que queda de la cárcel. Con todos esos elementos sobre la mesa, ubicamos los bloques para ver cómo se podría abrir el predio al barrio, y al mismo tiempo cerrarlo a las zonas más inhóspitas, pero todo esto se va a redefinir en el proyecto definitivo”, explicó Canale.

Leer también >>  Polémica vecinal en La Boca por el traslado de un monumento

Además de las áreas mencionadas, participó del desarrollo del proyecto la Gerencia de Asuntos Institucionales y Jurídicos del ONABE. Su titular, María Graciela Giorgione, explicó que se debió gestionar el cambio de jurisdicción del ONABE a Interior, con la modalidad de asignación de uso, y todos los trámites legales que esto demanda. “Se trata de un predio que tenía una alta conflictividad, porque estaba sin uso, con intrusiones y quejas permanentes de los vecinos”, contó Giorgione. 

por Boyanovsky Bazán

 

Fuente: 

Diario Tiempo Argentino 25/10/2011

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú