El antes y el después del Mendozazo

El 4 de abril de 1972, los mendocinos se levantaron contra el gobierno de Francisco Gabrielli para protestar, principalmente, por el alza en las tarifas de la luz. Carina Sacchero describe el contexto político, social y económico que se vivió aquel día.

Un día como hoy, pero 40 años atrás nuestra provincia fue escenario de una fuerte protesta social que, para muchos, marcó un antes y un después en la historia local. Fue el llamado “Mendozazo”, que se originó cuando sindicatos, uniones barriales, partidos políticos, el pueblo en general y, principalmente,  los maestros se manifestaron frente a la de Casa de Gobierno con una consigna en común: “No pague la luz”.  Era 1972, el gobierno de facto del general Alejandro Agustín Lanusse y aquí el gobernador interventor Francisco Gabrielli estaban en el poder. Los ciudadanos, cansados de la difícil situación económica que atravesaba el país, en donde la inflación y el desempleo iban en aumento, junto a los precios de los productos de la canasta familiar, de los impuestos y servicios públicos, al tiempo que el pago de los sueldos de maestros y estatales se retrasaba más y más cada mes, decidieron movilizarse para llevar un petitorio a las autoridades provinciales.  En este sentido, la licenciada en Historia Carina Sacchero describe en primera persona el contexto político, social y económico que se vivió aquel 4 abril de 1972, acontecimiento que, según su interpretación, significó el despertar de la población a la activa participación en la vida política que marcó el fin de la autodenominada “Revolución Argentina”. Los hechos Según cuenta Sacchero, a principios de abril, Agua y Energía Eléctrica de la Nación comunicó el nuevo régimen de tarifas para ese año. La prensa aseguró que los incrementos llegarían al 300 por ciento. Este hecho desató un sentimiento de adversión muy grande hacia el gobierno provincial y nacional.  Las uniones vecinales se reunieron para formar un ente que las aglutinara a todas. Se organizó una manifestación por las calles de la ciudad y se reunieron en la explanada de la Casa de Gobierno para quemar las boletas de la luz, como acto de desaprobación. Los comerciantes adhirieron a la protesta y organizaron el primer apagón de luces de las vidrieras.  Mientras tanto, se agrandaba la lista de adhesiones de entidades que se oponían al nuevo régimen tarifario. El 1 de abril, la CGT informó sobre la formación de la “Coordinadora Provincial No pague la luz”. El subsecretario de Servicios Públicos, Pedro Crayón, declaró que las tarifas eran de competencia nacional y que no correspondía al gobernador la resolución del problema. Ante las reiteradas notas de protesta de las uniones vecinales, el gobernador  Gabrielli se mostró inmutable. En la mañana del 4, comenzó la concentración en la sede de la CGT. Los maestros, a la par, se reunían en la sede del Sindicato del Magisterio. La policía montada las intimó a evacuar la calle usando carros hidrantes que expulsaban agua azul. Varias maestras se fueron a sus casas horrorizadas por el brutal ataque y otras se incorporaron a las filas de la CGT.  Las columnas marcharon a Casa de Gobierno. Una comisión quiso entrar para entregar un petitorio al gobernador, pero las puertas  se cerraron y nadie salió a dar una explicación. La Policía cargó con inusitada violencia y Gendarmería largó gases lacrimógenos y tiros. La gente, que no llevaba armas, se defendió con piedras y adoquines. Los efectivos de seguridad se refugiaron, abandonando un carro hidrante a la ira de los manifestantes. La multitud comenzó a prender fuego autos y troles, representativos estos de Agua y Energía. El desbande se generalizó. A las dos de la tarde Mendoza era declarada zona de emergencia. Se aceptó la renuncia de Gabrielli, y el gobierno nacional decretó como interventor militar al general Gómez Centurión. El malestar siguió por varios días. Los manifestantes eran de distintos sectores sociales: docentes, gremialistas, jubilados, comerciantes, uniones vecinales, estudiantes, vecinos. Los unían sentimientos adversos a la política económica militar. El alza de las tarifas fue la gota detonante. Convocatoria espontánea Para las autoridades, el Mendozazo se produjo por la participación de infiltrados y activistas de izquierda que habían venido de Córdoba, y que buscaban promover disturbios y levantar a las masas en contra del gobierno. Esta versión era incorrecta. No hubo gente que viniera de otras provincias, ni tampoco fue Montoneros o la FAR. Las uniones vecinales, como era la tónica de la época, estaban politizadas. La gente de bajos recursos sentía que el Estado no cumplía con su deber de salvaguardar al pueblo. En ellos se generó malestar y comenzaron a organizarse.  Así nació la “Coordinadora Provincial No Pague la Luz”. En su formación -dice Carina Sacchero- hubo uniones vecinales, movimientos políticos, estudiantes, jubilados y gremios. Toda esta conjunción de elementos heterogéneos nos da a entender la naturaleza voluntaria o espontánea que tuvo la convocatoria.  “Los vecinos no mezclaron sus inclinaciones políticas con el movimiento de protesta contra el alza de las tarifas. La organización no tenía la finalidad de llegar a extrema violencia, como sucedió. La gente canalizó las formas de hacer política, o de enfrentar al gobierno, a través de grupos religiosos, centros de estudiantes, gremios y uniones vecinales. Existía un vaciamiento de poder en los partidos políticos. No pudieron llevar adelante la conducción de una manifestación multitudinaria… El Mendozazo marcó un antes y un después en la historia mendocina, pues movilizó a toda la sociedad, caracterizada antes por ser chata, conformista, apática y poco enérgica”, concluye la historiadora. Si bien no hay números exactos, el Mendozazo dejó como saldo trágico un muerto y cientos de heridos. En los días posteriores se produjeron algunas muertes más que, lamentablemente, tampoco están registradas con precisión.   por Angeles L. Acosta Fuente: 

Leer también >>  Fallece Manuel Fernández Montesinos, sobrino de García Lorca, y ex presidente de su fundación

 Diario Los Andes 4/4/2012

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú