El acoso de los espías de la «Stasi» a Günter Grass en la Alemania común

Se extendió casi 30 años. Publican ahora 700 páginas de datos de los espías sobre el gran  escritor.

Günter Grass no tardó más de 24 horas en reaccionar a la construcción del Muro de Berlín. El 14 de agosto de 1961, sólo un día después de que obreros y soldados de la República Democrática Alemana (RDA) empezaran a separar físicamente el sector oriental de los tres occidentales, Grass escribió una airada carta de protesta a la escritora Anna Seghers, entonces presidenta de la Asociación de Escritores de la RDA. En esa carta, Grass llamaba «comandante de campo de concentración» al jefe del partido único oriental, Walter Ulbricht, quien pocas semanas antes había pronunciado la frase por la que hoy se le recuerda: «Nadie tiene intención de construir un Muro».

Pero la indignación de Grass no se quedó ahí. Dos días después, el 16 de agosto, el escritor firmó junto a su colega Wolfdietrich Schnurre una carta abierta a dicha asociación que incluía pasajes como este: «Los alambres de púas, las pistolas automáticas y los tanques no son los medios adecuados para hacer soportable la situación de la RDA a los ciudadanos. Sólo un Estado que ya no está seguro de la aceptación de sus ciudadanos intenta salvarse de esta manera».

Evidentemente, todo esto no les hizo ninguna gracia a los gerifaltes del Politburó. Grass saboreaba entonces las mieles de la fama mundial, gracias al éxito arrollador de El tambor de hojalata, novela publicada en 1959 y traducida ya a numerosos idiomas. Por eso, tampoco la Stasi, la policía política de la RDA, tardó demasiado en reaccionar. «Vigilancia necesaria por provocación», rezaba en el apartado «observaciones sobre la persona» la «orden de búsqueda» del primer expediente que los espías orientales abrieron sobre Grass el 18 de agosto. Fue el principio de una observación que se prolongaría por casi 30 años.

Leer también >>  El tesoro de 'La Mercedes' será enviado al Museo ARQUA de Cartagena

El periodista Kai Schlüter, ha analizado las 700 hojas del expediente de Grass en los archivos de la Stasi. Contando las menciones a Grass en otros expedientes, el nombre del escritor aparece en un total de 2.300 páginas. El resultado del trabajo se titula Günter Grass en el punto de mira. El expediente de la Stasi. El autor ha querido ofrecer a un público amplio un libro de lectura entretenida sin renunciar al rigor académico. Schlüter documenta uno por uno los informes sobre Grass, y los comenta con el propio Nobel alemán. La editorial Christoph Links sacará a la venta el volumen el próximo día 12.

Al día de hoy, la condena de la RDA como régimen autoritario es unánime, pero las cosas no estaban tan claras en 1961, y mucho menos para un escritor con simpatías políticas declaradas por la izquierda en general y la socialdemocracia en particular.

En el oeste alemán, Grass fue un crítico despiadado de la era del canciller democristiano Konrad Adenauer, reticente a echar cuentas con el pasado nazi. El libro de Schlüter demuestra que tampoco se dejó hipnotizar por los cantos de sirena del régimen oriental. «A lo largo de todas esas décadas, Grass se expresó de forma crítica con la RDA. No se adaptó a su ideología ni coqueteó con ella. Al contrario, ayudó en reiteradas ocasiones a colegas de la RDA y defendió la idea de la unidad de la nación cultural alemana, por encima de los dos estados alemanes», resume el editor.

Con sus continuadas acciones de espionaje, la Stasi intentó reducir al mínimo la atención pública que suscitaba el personaje Günter Grass en el este y al mismo tiempo utilizarle como cebo para actuar contra el mundillo subterráneo de los disidentes de la RDA. Algunos de los informantes eran los propios editores germano-orientales de Grass. La conclusión clara del análisis de Schlüter es que los espías fracasaron estrepitosamente en su doble objetivo.

Leer también >>  El "holocausto sangriento" que vinculó para siempre Inglaterra con Francia

Poco después de la construcción del Muro, Grass trasladó su domicilio al elegante barrio de Grunewald, en el oeste de Berlín. A partir de entonces, sus visitas al este fueron continuas. Schlüter concluye que el escritor asumió el riesgo de que sus libros se prohibieran en la Alemania comunista. Multitud de anécdotas lo ilustran. En una de esas primeras visitas, aceptó la invitación a un congreso oficial de escritores de la RDA con la condición de que se le permitiera dirigirse a los congregados.

El ministro de Cultura de la RDA, Hans Bentzien, elogió las cumbres de la cultura de la Alemania comunista y preguntó de forma retórica si había acaso artistas comparables en el oeste. Grass levantó la mano. Bentzien ignoró la educada petición de permiso para intervenir.

El escritor se levantó, se dirigió a la tarima y consiguió que le dejaran hablar. En su intervención citó nombres como Robert Musil y Franz Kafka, cuyas obras estaban prohibidas en la RDA. La RDA estaba muy enfadada con Grass, no sólo por intervenciones como esa. Los espías redactaban informes sin parar, pero lo único que pudieron constatar es que Grass no se callaba la boca.

 

 

Fuente: 

Diario Clarín 7/3/2010

Informacion Adicional: 

Quién es Günter Grass:

(Gdansk, actual Polonia, 1927) Escritor alemán. En su adolescencia militó en las Juventudes Hitlerianas. En 1944 se enroló en el ejército, fue herido en combate y cayó prisionero. Liberado en 1946, estudió artes plásticas en Düsseldorf. El éxito literario le llegó con la novela El tambor de hojalata (1956), que constituye una visión crítica de la Alemania de la primera mitad del siglo XX. A esta obra, caracterizada por una original perspectiva narrativa, siguieron El gato y el ratón (1961), Años de perro (1963) y las piezas teatrales Faltan diez minutos para Buffalo (1957) y Los plebeyos ensayan la rebelión (1966), drama político en el que se analiza la actitud de Bertolt Brecht ante el levantamiento obrero de Berlín en 1953. A partir de 1960 participó activamente en la vida política de su país junto a Willy Brandt. Entre sus obras posteriores destacan las novelas El rodaballo (1977) y Encuentro en Telgte (1979). También cabe mencionar las piezas teatrales Antes y Davor, ambas de 1969; los volúmenes de poemas Vía triangular (1960) e Interrogado (1967); y los libros de ensayos Sobre mi maestro Döblin y otras conferencias (1968), Sobre lo evidente (1968) y El burgués y su voto (1974). Una selección de su obra gráfica integra el volumen En honor de María (1973), que incluye también montajes fotográficos.

Leer también >>  La historia secreta del origen de la Navidad

Fuente: Biografías y Vidas
     
     
    

 

El acoso de los espías de la «Stasi» a Günter Grass en la Alemania común
4 (80%) 666 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú