EEUU se negó a extraditar a un acusado

Se trata del teniente de navío Roberto Bravo, señalado como el autor intelectual.

Sobrevivientes de la masacre de Trelew, en 1972.

Estados Unidos negó ayer la extradición a la Argentina del ex teniente de navío de la Armada argentina Roberto Bravo, quien está acusado de haber ordenado la masacre de 16 presos político en Trelew en 1972.

Bravo había sido detenido en Miami el 25 de febrero pasado por un pedido de la Justicia argentina.

Ayer, el juez de la corte federal de Miami, Robert Dubé, negó la extradición y explicó que lo hacía porque el Gobierno argentino “no presentó suficientes pruebas que justifiquen la extradición”.

En su fallo, al que Clarín tuvo acceso, Dubé dijo que los testimonios de Berger, Haidar y Camps (los tres únicos sobrevivientes de la masacre) presentados para avalar la extradición no son “creíbles ni confiables”, y que la evidencia de la defensa era buena.

Más aún, Dubé recordó que “la extradición está legalmente prohibida” en este caso porque “los crímenes que se le imputan a Bravo constituyen ofensas políticas”. El artículo 4 del Tratado de Extradición en vigor entre EE.UU. y la Argentina prohíbe una extradición cuando se trata de ese tipo de delitos.

En el fallo, Dubé explicó que los testimonios de los tres sobrevivientes “requieren más investigación porque pueden haber formado parte de un operativo de propaganda guerrillera”.
En sus testimonios Berger, Haidar y Camps acusaron a Bravo de haber ejecutados a sangre fría a sus compañeros y desmienten la versión de que estaban tratando de escaparse. Dubé utilizó las declaraciones de uno de los testigos de la defensa, el profesor Jon Perdue, del Fondo para los Estudios Americanos de Washington.

Leer también >>  Protagonista y tribuna del Bicentenario de la República

Durante la audiencia de extradición que tuvo lugar hace un mes, Perdue recordó que los tres sobrevivientes “eran guerrilleros del ERP”, para justificar sus dudas sobre los tres sobrevivientes.

Pero eso no es todo. El abogado defensor de Bravo, Neal Sonnett, explicó ayer a Clarín que incluso si hubiera habido suficiente evidencia para probar que su cliente cometió un delito, el juez Dube no hubiera otorgado la extradición porque en su dictamen habló de una “ofensa política”.

“Esto quiere decir que hubo una base política para la acción”, dijo Sonnett agregando que el juez Dube cree que lo que ocurrió en Trelew no fue una masacre como afirma el Gobierno argentino “sino que Bravo actuó en defensa propia”. Un tribunal militar había exonerado a Bravo durante el gobierno del teniente general Agustín Lanusse afirmando exactamente lo mismo.

Más allá de los argumentos presentados por el juez Dubé, muchos observadores piensan que hubiera sido muy difícil extraditar a Bravo. Estados Unidos muy difícilmente extradita a sus ciudadanos y Bravo tiene la ciudadanía estadounidenses desde hace ha varios años.

Más aún, Bravo es el dueño de una empresa que trabaja con el Pentágono y todos sus hijos sirvieron en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.

La decisión del juez no es apelable, pero el Gobierno argentino podría continuar la acción legal contra de Bravo pidiéndole que le saquen la ciudadanía estadounidense. Sonnett no descarta esta posibilidad.

por Ana Barón

Fuente: 

Diario Clarín 3/11/2010

Informacion Adicional: 

Ver en Días de Historia:

Masacre de Trelew: hubo 6 sobrevivientes – 27/8/2010
– Un ex represor de la Masacre de Trelew resiste en Estados Unidos – 26/7/2010


Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú