Doscientos años de la Asamblea del Año XIII

Estos últimos días de enero de 2013, se cumple el bicentenario del inicio de la Asamblea del Año 13 que, según nos contaron, la historia y -sobre todo- con cierta exaltación las maestras de los primeros años de la escuela primaria, uno de los logros más importantes fue la libertad de los hijos de esclavos que nacieran a partir de ese momento. A ese logro, se lo llamó la Libertad de Vientres.

La realidad de la Libertad de Vientres era así: el recién nacido, hijo de padres esclavos los dos, seguía trabajando también como esclavo hasta los 15 años, para el amo  de su madre. Después recibiría un salario (que resultaba muy pobre) por otros cinco años, hasta que quedaba libre, pero debía presentarse a la policía, para probar que no se había convertido en un delincuente o un vago. La importación de negros para la explotación por la esclavitud fue un gran negocio. En el Virreynato del Río de la Plata, en 1778, el 30 por ciento de la población eran negros esclavos.Los vendedores los cazaban -literalmente- en sus poblaciones de Africa y los embarcaban hacinados en las sentinas de los buques, atados y engrillados. Al llegar a los mercados de venta, donde se remataban los negros, se los canjeaba por cueros, vino o algún otro producto. En el mismo lugar se los marcaba con hierro al rojo, con la marca de quien los había comprado. Esa marca, llamaba carimba, provocaba que el lugar se caracterizara por su olor a carne quemada.  El trato que los porteños daban a los esclavos era bastante inhumano, agravando aún más la barbarie que significaba la venta de seres humanos para la esclavitud, que consistía en todo tipo de tareas que el amo ordenara se realizara. Cuando los esclavos tenían poco tarea que hacer se los alquilaba para que otras personas los usaran. Una de las actividades en que los trabajos de los negros no daban mucho resultado era la ganadería y la incipiente agricultura de los años de la colonia. Para esas tareas se explotaba a los gauchos y para la minería a los indios. La religión y los negros A pesar que se exigía a los negros adaptarse a las creencias católicas, no se los dejaba ingresar a las iglesias y se los casaba únicamente en las sacristías. En las afueras de la ciudad de Chascomús, en la provincia de Buenos Aires, aún hoy existe una iglesia, que fue un lazareto durante la epidema de fiebre amarilla y que es la única “Iglesia  de los negros” que hay en el país. Su cuidador es hijo de una esclava. El mismo cuenta que no tienen ningún apoyo o consideración por parte de las autoridades de la Iglesia católica, a tal punto que no  tiene designado sacerdote, a pesar de renovados pedidos. Esa iglesia, de piso de tierra y paredes de ladrillos y barro, solamente puede servir para alguna limitada explotación turística, por la curiosidad que representa. Carne de cañón Donde sí se utilizaba y mucho a los negros era para las guerras. Sirvieron en la defensa de Buenos Aires  durante las invasiones inglesas de 1806 y 1807, después formaron parte del ejército que cruzo la cordillera de los Andes a órdenes del general San Martín, sirvieron para los enfrentamientos entre las distintas facciones en la denominada guerra entre caudillos y para cuanto otro enfrentamiento necesitara de combatientes.  A los soldados negros se los utilizaba como vanguardia de los ejércitos y para poder comprobar y el enemigo estuviera escondido o ante cualquier temor a alguna trampa. Si los soldados negros eran muertos, se hacía retirar a los otros soldados para que no los atacaran. De allí nace la frase “carne de cañon”. San Martín al terminar la batalla de Chacabuco, mirando el tendal de  muertos que habían quedado, unos dos mil soldados, exclamó “pobres negros”.      La historia de los negros en la esclavitud y de los que no fueron o no son negros, en el actual territorio argentina es muy larga y muy cruel. Seguramente por  eso se la oculta y en especial la de los negros que fueron invisibilisados, como si no hubieran existido. Muchas familias que provienen desde la época de la colonia, pueden tener en sus venas más de alguna gota de sangre negra. El mismo San Martín, según contó el historiador García  Hamilton, tuvo un hijo con una esclava negra,Jesusa, propiedad de su esposa Remedios de Escalada.  Finalmente, la libertad para los negros esclavos llegó a concretarse en la Argentina recién a partir de la Constitución de 1853.   Fuente: 

Leer también >>  Encuentran los restos de Jacob Wetterling, secuestrado hace 27 años

por Héctor H. Rodríguez Souza, periodista y documentalista. 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú