Dos amantes de la II Guerra se reencuentran a través de la TV

Podría considerarse uno de los romances más largos de la historia. Y con el menos prometedor de los comienzos, puesto que se inició en un campo de concentración hace más de 70 años en Austria.

Fue allí donde Luigi Pedutto conoció a Mokryna Yurzuk. Él era un italiano prisionero de guerra, ella una ucraniana condenada a trabajos forzados con una hija pequeña nacida en el campamento nazi cerca de la ciudad de Sankt Polten, en el noreste de Austria. Ella le llevaba comida mientras él cosía sombreros y ropa para impresionarla. Se enamoraron, pero cuando el campo fue liberado en 1945, Yurzuk fue enviada a Ucrania y a Pedutto no le permitieron a ir a buscarla. Pasaron las décadas. Pedutto trabajaba como financista en Italia y Yurzuk en una granja colectiva de Ucrania. Ambos se casaron y tuvieron hijos, pero nunca olvidaron su amor en tiempos de guerra. Finalmente, se reunieron en 2004 gracias a un programa de TV de Moscú. Ahora la pareja tiene su propia estatua en la capital ucraniana, Kiev, en un parque cerca del llamado puente de los enamorados, un destino popular para quienes se declaran su amor. Después de inaugurar el monumento, Pedutto no podía parar de llorar. “Cuando tenía nueve años, mi maestra me dijo: no olvides que por todos los momentos difíciles en tu vida algún día serás recompensado”, dijo. “Siento que fui recompensado por todo lo que soporté”, agregó. Yurzuk estaba muy débil como para asistir a la ceremonia en Kiev pero sus familiares presentes en el evento dijeron que estaba feliz de que su amor se hubiera convertido en un símbolo para otras parejas. Su nieta, Galyna Yemeliyanova, dijo que su abuela había contado muchas veces su historia de amor, pero que nunca imaginó que volvería a ver a su novio italiano. Como no podía viajar a la Unión Soviética, con el país aislado por la cortina de hierro, Pedutto guardó la foto de Yurzuk y un pequeño medallón con un mechón de pelo. Finalmente, se animó a escribir al programa de la TV internacional Wait For Me, que ayuda a que personas que han sido separadas vuelvan a encontrarse. Funcionó. “La busqué durante 62 años y al fin la encontré”, contó él. Yurzuk viajó a Italia y hasta fue declarada ciudadana honoraria de la ciudad natal de Pedutto, Castel San Lorenzo, en Salerno. Pero no aceptó su propuesta de matrimonio, aunque ambos eran viudos. “Se encontraron demasiado tarde”, dijo Yemeliyanova. “Los dos tienen hijos, nietos y no quieren viajar a un país extranjero”. De modo que su relación se mantiene en la etapa del cortejo. Pedutto le lleva aceite de oliva casero y Parmesano para que Yurzuk prepare sus spaghetti italianos. El es conversador y romántico. Ella, reservada y prosaica. Hablan una extraña mezcla de ucraniano, italiano y ruso, pero en general se entienden sin palabras. Él no pierde la esperanza de convencerla de casarse, dijo Maria Shevchenko, la productora de Wait For Me, que sigue la historia desde años. Fuente: 

Leer también >>  Hallan fósiles prehistóricos a sólo 40 km de la Capital

Diario Clarín 28/5/2013

4.3
393
Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú