Detalles del encuentro Perón – Balbín

El 17 de noviembre se cumplen 40 años del primer regreso del general Juan D. Perón al país, luego de un exilio de 17 años. Consciente del convulsionado clima político y social que vivía Argentina, uno de sus objetivos fue la de sellar una alianza con su antiguo adversario, el radical Ricardo Balbín. A continuación, se reproducen detalles del encuentro que protagonizaron ambos líderes hace cuatro décadas.

El salto del cerco

Dos días después, al término de la reunión de la mesa directiva del comité nacional y de la comisión de acción política, Balbín confirmó que había recibido de Cámpora una invitación verbal para entrevistarse con Perón. “La aceptaré solo de partido a partido”. El día que Perón regresó al país, luego de 17 años de ausencia, la aceptación del diálogo era un hecho. “Si hemos dialogado con su mandatario, ¿por qué no hacerlo con el mandante?” El 18 de noviembre a las 10:30, Balbín arribó al Aeroparque Metropolitano en un avión privado de un correligionario, acompañado por su esposa. Estaban esperándolo Vanoli, García Puente, Pedro Cardoso, Enrique y Armando Balbín. Venía de una gira por el sur bonaerense, que debió suspender, ya que le avisaron que a las seis de la tarde se entrevistaría con Perón. Cuando Cámpora estaba por partir a Europa para volver junto a su líder, el jefe radical le comentó que tenía interés en hablar a solas con el ex presidente. El radical desconfiaba de las informaciones que le transmitían al exiliado (se hablaba entonces de la influencia de López Rega, opositor a un encuentro entre los dos líderes) sobre todo en lo relacionado a Mor Roig, pues se quería hacer aparecer a Balbín en connivencia con el ministro del Interior para obtener ventajas frente al justicialismo. Los encargados de finiquitar los detalles del encuentro fueron Vanoli y Díaz Bialet, del Consejo Superior del Movimiento Justicialista.  A las 17:15 de ese día, Balbín partió de Tucumán 1660 junto con su hijo Enrique y Vanoli, y veinte minutos después, recogieron a Cámpora, cuyo auto tenía el techo hundido ua que, al dejarlo estacionado frente a la residencia de Gaspar Campos, la gente se había subido a él para poder ver al líder justicialista.  La entrevista había sido programada para las 18, porque una hora después se realizaría una reunión con políticos de La Hora del Pueblo. Mientras a éstos les indicaron que fueran por Vicente López por la avenida Maipú, Cámpora aconsejó tomar por avenida del Libertador. Un descomunal embotellamiento –ya que por una extraña orden, el Ejército había cerrado las barreras, hasta más allá de Vicente López- provocó que el automóvil color borravino del jefe radical recién arribara a las ocho de la noche. La numerosa cantidad de periodistas apostados en la entrada de la residencia, más los simpatizantes que pugnaban por verlo, decidieron a la comitiva entrar a la finca por la otra calle. Fue así que casi de incógnito (la periodista Mónica Cahen D’Anvers fue una de los pocos testigos) Balbín, Cámpora y sus acompañantes ingresaron por Madero 1665, cuyos fondos lindaban con la casa que ocupaba Perón. Cuando llegaron, se encontraron con la reunión de La Hora del Pueblo. Allí, delante de todos, el líder justicialista le dijo: -Doctor Balbín, usted y yo nos tenemos que poner de acuerdo porque somos el 80% del país. Evocando el encuentro, el radical recordó: “En noviembre de 1972 fue como si siempre nos hubiésemos hablado ¡cosa curiosa! ¡Fue como dejar de lado todo lo de ayer para empezar un camino nuevo! Así todo resultó fluido, fácil, cordial”.  Balbín había saltado la tapia.  Fuente: 

Leer también >>  Tras los pasos de San Martín en Londres

Adrián Pignatelli –  Balbín, el presidente postergado – Centro Editor de América Latina – Buenos Aires, 1992 – Tomo II.

Detalles del encuentro Perón – Balbín
5 (100%) 743 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú