Destruyen la tumba del dirigente nazi Rudolf Hess y exhuman sus restos

Los restos del antiguo brazo derecho de Adolf Hitler, Rudolf Hess, han sido exhumados y su tumba destruida en el cementerio de Baviera donde descansaban, según el diario Süddeutsche Zeitung.

La parroquia protestante de Wunsiedel, un municipio con menos de 10.000 habitantes próximo a la frontera checa, decidió no renovar la concesión familiar donde reposaba el responsable nazi, para evitar la reunión neonazis por el aniversario de su suicidio, que tuvo lugar el 17 de agosto de 1987.

Los herederos de Hess decidieron que sus restos se incinerarían y sus cenizas serían dispersadas en el mar, según la misma fuente. Considerado como un mártir en los medios neonazis, el antiguo delfín de Hitler es objeto de culto de los ultraderechistas extremistas en Alemania, que se reúnen ante su tumba, todos los años, el 17 de agosto.

El municipio de Wunsiedel llegó a prohibir estas reuniones tras varios años de batalla judicial. En 2004, aproximadamente 5.000 neonazis se dieron cita en la localidad, ante el malestar de sus habitantes.

Antiguo número dos del partido nacionalsocialista (NSDAP), Rudolf Hess fue condenado a cadena durante los juicios a los dignatarios nazis en Nuremberg. Tras 41 años de encierro se suicidó en su celda de la prisión de Spandau, en Berlín Oeste, de la que era el único preso.

Hess había indicado en su testamento querer enterrarse en el cementerio protestante de Wunsiedel dónde sus padres tenían su segunda residencia secundaria. La parroquia aceptó para respetar sus últimas voluntades, pero ante la afluencia anual de extremistas decidió no renovar la concesión que expira el próximo 5 de octubre. Los herederos, encabezados por la nieta de Hess, no han respondido a esta controvertida decisión
 

Leer también >>  El Batimóvil, rematado en más de 4 millones de batidólares

Fuente: 

Diario El Mundo 21/7/2011

Informacion Adicional: 

Quién fue Rudolf Hess:

Dirigente de la Alemania nazi (Alejandría, Egipto, 1894 – Spandau, Alemania Oriental, 1987). Veterano de la Primera Guerra Mundial (1914-18), se afilió en la posguerra a una violenta organización antisemita. En 1920 fue uno de los miembros fundadores del Partido Nacionalsocialista, con el cual colaboró en el intento fallido de golpe de Estado que protagonizó Hitler en Múnich (1923). Encarcelado junto a Hitler, transcribió al dictado de éste su manifiesto ideológico -Mi lucha- y siguió siendo su secretario personal una vez en libertad.

Al acceder Hitler al poder en 1933, nombró a Hess «adjunto del Führer» y ministro sin cartera. No obstante, la influencia en el partido y en el Estado nazis de este hombre sectario y poco inteligente fue declinando en favor de Goering (a quien Hess seguía teóricamente en el orden sucesorio del Tercer Reich). Al estallar la Segunda Guerra Mundial (1939-45) formó parte del Consejo de Defensa del Reich.

Pero en 1941, de forma inesperada, escapó volando de Alemania y se lanzó en paracaídas sobre Escocia, con la intención de convencer al gobierno británico de que se uniera a Alemania, formando una alianza antisoviética (que garantizara el éxito de la invasión de Rusia, que Hitler estaba a punto de lanzar). Fue detenido por lo que quedaba de guerra y juzgado por el Tribunal de Núremberg, que le condenó a cadena perpetua en 1946. Permaneció más de cuarenta años en prisión bajo control de la Unión Soviética, convirtiéndose en el último prisionero de la Segunda Guerra Mundial, hasta que se suicidó en su celda.

Leer también >>  El cadáver de Hitler fue quemado

Fuente: Biografías y Vidas

 

Destruyen la tumba del dirigente nazi Rudolf Hess y exhuman sus restos
4.5 (90.51%) 904 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú