Desenterraron en Guatemala los más antiguos monumentos mayas

Nuevos hallazgos revelan que las pirámides escalonadas son cientos de años anteriores a lo que se creía, pero no explican por qué las construían.

l dramático colapso de la civilización maya, hace 1000 años, es uno de los misterios arqueológicos más persistentes. Y cómo se originó esa civilización centroamericana es también una pregunta sin respuesta. Ahora, nuevas excavaciones revelaron que algunas plazas ceremoniales y pirámides de los mayas son varios siglos más antiguas de lo que se pensaba, pero no explican porqué fueron construidas. Las pirámides escalonadas y las plazas abiertas fueron un sello de muchos sitios mayas de alrededor del 800 a. C. En esos tiempos, los olmecas eran la civilización dominante y de mayor influencia en Mesoamérica. Dado que las pirámides de esa fecha también se encuentran en el sitio olmeca clave de La Venta, en lo que hoy es México, muchos arqueólogos piensan que los mayas obtuvieron su conocimiento de cómo construirlas de este pueblo. Sin embargo, nuevos hallazgos de un sitio maya temprano llamado Ceibal, en el centro de Guatemala, sugieren algo distinto. Takeshi Inomata y sus colegas, de la Universidad de Arizona en Tucson, excavaron el sitio y descubrieron una pequeña pirámide y varias grandes plataformas -incluyendo una que tiene 55 metros de largo y un metro de alto- que son muy similares a la arquitectura de La Venta. La datación con carbono 14 de las muestras orgánicas encontradas en estas estructuras reveló que son de alrededor del 850 a.C. -justo antes de que las pirámides se hicieran comunes en La Venta-, mientras que la plataforma grande data de 1000 a.C. Esto la hace 200 años más antigua que otros monumentos mayas y que las monumentales construcciones de La Venta. En el tiempo en que los monumentos de Ceibal fueron construidos, «La Venta no puede haber sido un centro grande e influyente», dice Inomata. De modo que aunque los primeros mayas hubieran recibido la influencia de los olmecas, parece poco probable que hayan aprendido a construir estructuras monumentales de ellos. ¿Desarrollaron los mayas su propia tradición monumental independientemente? Puede ser, pero otros hallazgos realizados en la región sugieren que igual podrían haber tomado prestada la idea… sólo que no de los olmecas. Hay pirámides todavía más antiguas en Mesoamérica, al sudoeste de Ceibal, cerca de la costa del Pacífico. El sitio Ojo de Agua, cerca de la frontera entre México y Guatemala, no pertenecía a una civilización mayor, como los olmecas, pero exhibe impresionantes estructuras que son entre 50 y 100 años más antiguas que las encontradas en Ceibal. «[Ojo de Agua] parece ser el más antiguo de los complejos conocidos», dice Inomata. Otras pirámides de esta región preceden a Ceibal también, pero su antigüedad es poco precisa. «Necesitamos más estudios antes de poder determinar si ése fue el punto de origen de las pirámides y sus complejos ceremoniales asociados.» Esta evidencia indicaría que los mayas sufrieron la influencia de diversos pueblos de Mesoamérica, y no sólo de los olmecas. Pero una pregunta que Ceibal no puede responder es por qué se construyeron las primeras pirámides y por qué se convertirían en el sello de varias civilizaciones de la región. Sabemos, por ejemplo, que los olmecas habían vivido en prósperos asentamientos durante cientos de años antes de la era de las pirámides. «Creo que un factor importante podría haber sido la caída de San Lorenzo, un asentamiento 100 kilómetros al oeste de La Venta -dice Inomata-. Esto creó un vacío de poder en el que varios grupos pudieron interactuar y experimentar con nuevas ideas. Una de ellas podría haber sido la construcción de pirámides.» Fuente: 

Leer también >>  El Operativo Independencia

Diario La Nación 30/4/2013

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú