De ciudad favorita de Adolf Hitler a emblema de justicia para la humanidad

El 1° de octubre de 1946, los jueces de los cuatro países vencedores de la Segunda Gran Guerra condenaron a algunos de los peores jerarcas del Tercer Reich. Quince días más tarde, diez de ellos murieron en la horca. Las cosas sucedieron así…

«Hoy, la ciudad de Núremberg, Franconia, estado de Baviera, es casi un paraíso de clima perfecto, rodeado de bosques, y enclavado a orillas del río Pegnitz. Medieval y amurallada, data del 1050. Población ideal: apenas 550 mil almas. Hoteles: 150, que agotan sus plazas durante el famoso Mercado de Navidad, que atrae a más de dos millones de turistas»(De la Guía Práctica para conocer Núremberg) Pero otros aires, no de bosques, soplaban en la mañana del 16 de octubre de 1946 en el gimnasio de la prisión central: once cuerpos pendían de otras tantas sogas del improvisado patíbulo, y los verdugos, el sargento mayor del ejército norteamericano John Woods y el policía militar del mismo país Josep Malta, agotados, empezaban a comprender que habían entrado en la historia. Porque los ahorcados eran Hans Frank, gobernador de la Polonia ocupada. Wilhelm Frick, el ministro que autorizó las Leyes Raciales de Núremburg: el exterminio (No por nada Adolf Hitler decía que esa ciudad era la más alemana y la más leal al Partido Nazi). Hermann Göring, presidente de la Luftwaffe (la Fuerza Aérea) y del Reichstag (el Parlamento), eludió la soga: se mató un día antes con una pastilla de cianuro…. Alfred Jodl, Jefe de Operaciones de la Wehrmatch (Fuerza de Defensa). Ernst Kaltenbrunner, jefe de la RSHA (Oficina Central de Seguridad) y de los einsatzgruppen (Grupos Operativos de Matanza). Wilhelm Keitel (comandante de la Wehrmatch). Joachin von Ribbentrop (ministro de Relaciones Exteriores). Alfred Rosenberg (ideólogo del racismo y ministro de los Territorios ocupados). Fritz Sauckel (director del Programa de Trabajo Esclavo). Las condenas fueron más. Cadena perpetua para el ministro de Economía Walter Funk, el ayudante de Hitler Rudolf Hess, y el comandante de la Kriegsmarine (Marina de Guerra), Erich Raeder. El arquitecto y ministro de Armamento Albert Speer (condenado a 20 años de prisión), venerado por Hitler, fue el hombre que proyectó colosales edificios y avenidas, fuera de escala humana, para aquella Alemania nazi que su criminal y demencial jefe hizo levantar para los siguientes mil años. Diez de los reos recibieron penas menores y absoluciones. Y acaso el más terrible de los asesinos que lograron huir de los jueces, Martin Bormann, secretario del Partido Nazi, mano derecha de Hitler y condenado a la horca en ausencia, murió pocos días después del suicidio de Hitler, al parecer por la explosión de un puente, pero su fantasma fue agitado durante años por gente que creyó verlo vivo en varios puntos del planeta. Sin embargo, los juicios de Núremberg –sin duda el último acto de la Segunda Guerra Mundial y su monstruoso costo: casi 60 millones de vidas entre tropas y población civil– no fue un proceso fácil, rápido y fluido. Empezaron el 20 de noviembre de 1945 en la sala 600 del Palacio de Justicia nurenburgués, y terminaron con el último ahorcado el 16 de octubre de 1946. El Tribunal Militar Internacional fue establecido por la Carta de Londres, y otros doce procesos posteriores –juicios a los doctores y a los jueces– fueron conducidos por el Tribunal Militar de los Estados Unidos. Pero no faltaron tropiezos ni chicanas… La legitimidad del tribunal fue cuestionada «por no existir precedentes similares en toda la historia del enjuiciamiento universal». En rigor, una verdad de Perogrullo, puesto que era el primero en su tipo. «Es como negarle legitimidad al primer vuelo de un nuevo avión… porque no hubo antes», argumentó uno de los juristas ingleses. Por supuesto, desde la Alemania derrotada llegaron otras oleadas de protesta. Como si la guerra no hubiera sucedido y los campos de concentración fueran una fantasía literaria o cinematográfica, se denunció «el maltrato contra los prisioneros».  En realidad, no hubo tal maltrato. Se les dio rango de prisioneros de guerra, se les permitieron visitas muy restringidas, podían hacer ejercicios diarios durante veinte minutos, y asistir al tribunal con traje y corbata. Recién al volver a la cárcel vestían el uniforme de reglamento. Pero más allá de dimes y diretes, Núremberg sentó bases sólidas y perpetuas para el mundo. Por ejemplo, la figura «Crimen contra la humanidad», mencionada en La Haya en 1907, pero ambiguamente y con escasa fuerza. Finalmente, el tribunal reunió los cargos en tres grupos claramente definidos: Crímenes contra la paz, Crímenes de guerra, y Crímenes contra la humanidad: aquella simiente sembrada en La Haya. Sin contar a los muchos criminales nazis que escaparon antes, durante y después de la derrota, entre los 611 acusados de todas las estructuras del nazismo hubo una súper figura: Karl Dönitz, Gran Almirante de la Flota Alemana y sucesor de Hitler luego de su suicidio en el bunker, último refugio de la mayor locura bélica (y acaso humana) del siglo XX.Desde luego, no estaban ya todos los grandes monstruos: Joseph Goebbels se suicidó en el bunker con su mujer, no sin que ésta, antes, envenenara a sus seis pequeños hijos «para que no fueran criados fuera del nazismo». Heinrich Himmler, líder de la SS. Adolf Eichman, autor del plan de exterminio total del pueblo judío. Y el diabólico médico Josef Mengele, el coleccionista de ojos azules judíos y autor de atroces experimentos genéticos en Auschwitz. Murió ahogado en Brasil en 1979 mientras tomaba un plácido baño de mar… Mejores nombres quedaron en la historia: los hombres del supremo tribunal, compuesto por un juez titular de cada uno de los cuatro países vencedores (Reino Unido, Francia, Unión Soviética y Estados Unidos), y su respectivo suplente. A setenta años del bien llamado «Juicio del Siglo», es justicia recordarlos: Geoffrey Lawrence (Reino unido, titular), y Norman Birkett, suplente. Francis Biddle (Estados Unidos, principal), y John T. Parker, suplente. Henri Donnedieu de Vabres (Francia, titular), y Robert Falco, suplente. Ionna Nikítchenko, (Unión Soviética, titular), y Alexander Volchkov, suplente. El fiscal jefe de la Corte fue el juez norteamericano Robert H. Jackson, ayudado por los fiscales Hartley Shawcross (Reino Unido), Román Rudenko (Unión Soviética), y Francois de Menthon y Auguste Champeier (Francia). De los veinticuatro acusados, sólo el arquitecto Albert Speer, Hans Frank y Baldur von Schirach, líder de las salvajes Juventudes Hitlerianas, se arrepintieron públicamente de sus crímenes. En cuanto al poderoso industrial del acero Gustav Krupp, que se sirvió del trabajo esclavo para fabricar armas a destajo para el Tercer Reich, e incluso cañones experimentales capaces de alcanzar blancos ingleses desde Alemania, resultó indemne e impune: según los médicos, «su salud no podía soportar un juicio». Y el canciller Joachim von Ribbentrop, en noviembre de 1945, al empezar el juicio que lo condenó a morir en la horca, se permitió un desafío que sonó tragicómico: «Ya lo verán. Dentro de unos años, los abogados de todo el mundo condenarán este juicio. No se puede hacer un juicio sin ley». Pero no fue él único objetor. Quincy Wright, de la Escuela de Positivismo Legal, dijo un año y medio después de los juicios: «¿Cómo pudo el Tribunal de Núremberg lograr jurisdicción para culpar a Alemania de agresión, cuando Alemania no prestó su consentimiento para la existencia de tal tribunal, y someter a los imputados a juicio cuando sus actos fueron cometidos antes de la ley promulgada en 1945?». Ni tampoco el único viento de locura: Harlan Fiske Stone, Jefe de Justicia de la Corte Suprema norteamericana, dijo que «los juicios de Núremberg son un fraude. El fiscal Jackson lidera una fiesta de linchamiento». Frente a estos argumentos presuntamente legales se impone otra realidad de sangre, fuego y muerte. La maquinaria nazi llegó a instalar 71 campos de concentración dentro y fuera de su territorio. Los cálculos –nada fáciles de precisar, pero coherentes con las desapariciones y el relato de sobrevivientes– sugieren que entre judíos, gitanos, lisiados, homosexuales, ancianos y niños (los dos últimos, desechados por incapacidad laboral), la suma supera los diez millones de muertos por fusilamientos masivos, cámaras de gas, torturas, enfermedades, etcétera. Hoy, Núremberg es una ciudad bella, rodeada de bosques, junto a un río, con escasa población (algo más de medio millón de habitantes), un gran mercado de Navidad, y apenas rastros de aquellos 26 días que fueron el verdadero fin de la guerra¿Qué ley antes de 1945 podía imaginar tales atrocidades? ¿Qué recodos legales o tecnicismos podían defender y hasta liberar a ese diabólico ejército de asesinos, salvo que se estuviera de acuerdo, consciente o inconscientemente, con los flamígeros y delirantes discursos de Hitler, y con el sueño de un Tercer Reich para mil años? En cambio y en aras de la civilización, los Juicios de Núremberg fueron vitales para redactar la Convención contra el Genocidio (1948), la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ese mismo año, y las Convenciones de Ginebra (1949) y sus protocolos (1977). Siete décadas han pasado desde 1° de octubre de 1946, día del veredicto final. Quince días más tarde, aquellos cuerpos pendían cada uno de su soga. Believe it or not esas ejecuciones también merecieron críticas. Hubo protestas contra el método (soga corta o soga larga), la extensión de las agonías (de catorce a vientiocho minutos, se dijo), y hasta contra el dolor extra que sufrieron los condenados por el escaso tamaño de las escotillas de caída, que el algún caso les lastimaron la cara. Frente a eso, es válido recordar el testimonio del escritor y agente secreto británico John Forsyth en su libro «Odessa» al referirse al criminal de guerra Eduard Roschman, muerto en el Paraguay. «Lo que más me horrorizó de ese personaje es que hacía pintar en las ventanillas de los ómnibus que llevaban prisioneros a los campos de concentración y a una segura muerte, caras de hombres, mujeres y niños felices que parecían ir hacia un bello día de campo». Ya pronto será 16 de octubre en Núremberg, y los hoteles empezarán a agotar sus reservas porque en diciembre, el mes del gran Mercado de Navidad, más de dos millones de almas agotarán hectolitros de cerceveza y gastarán hasta el último euro en regalos, souvenirs y cuanto se ofrezca. Es de sospechar que nadie visitará siquiera la sala 600 del Palacio de Justicia ni el gimnasio de la prisión central. Ojalá, aunque estos días tampoco son miel sobre hojuelas en Europa ni en muchas partes del mundo. Ojalá. Porque lo que había que hacer, desesperadamente, en aquel primer día de los juicios, fue hecho.Gloria y honor para aquellos hombres. por Alfredo Serra Fuente: 

Leer también >>  Andá a Villa Ortúzar a ver si llueve

infobae.com 1/10/2016

De ciudad favorita de Adolf Hitler a emblema de justicia para la humanidad
4.4 (87.62%) 698 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú