Curiosa exhibición en el Museo Sívori

Un grupo de 27 artistas despliegan toda su imaginación para referirse a la historia con distintas técnicas.

Veintisiete argentinos que espían el pasado a través de un prisma que les escapa a lugares comunes de la historia nacional. Capas de pintura que superpuestas buscan develar un pasado no contado o escasas veces visitado. Son las propuestas de los artistas que exhiben sus obras en el Museo Eduardo Sívori -avenida Santa Isabel 555-, en la muestra «Serás… lo que debas ser» Bicentenario de la Patria.

Así, un Velgrano con «v», un mosquito gigante y un pequeño Cabildo hecho de Rasti, entre otros, comparten un mismo salón. La directora del museo, María Isabel de Larrañaga, contó en diálogo con LA NACION que la propuesta inicial fue «cuestionar la persistencia de ciertas miradas» y rescatar «vacíos que reclaman un lugar en el imaginario colectivo». El resultado es una provocadora visión sobre los 200 años de historia argentina, que conmueve y sorprende con igual intensidad.

Larrañaga es la responsable de la convocatoria que realizó a «amigos del museo que en general han sido premiados en el Salón Manuel Belgrano». La exhibición tiene, además, el objetivo de que estudiantes del Instituto Universitario Nacional de Artes (IUNA) la visiten para que «los alumnos puedan interactuar con los maestros que los antecedieron y dialogar con ellos utilizando textos creados por los artistas como disparador».

La curadora adjunta, Graciela Limardo, explicó el deseo de los organizadores: «En general, la gente no se atreve a ver su propia historia en las obras de arte, son texto dependientes y enseguida se acercan a leer el título».

Leer también >>  El último destino de los papeles de Saramago

El tríptico de Estela Pereda es, por ejemplo, una de las obras que más gráficamente retrotraen al espectador al contexto de los siglos pasados. Con el título Profesión: sus labores , la artista busca «generar una reflexión sobre la subordinación que vivió la mujer dentro de una sociedad patriarcal, donde tuvo que atravesar muchas trabas para poder ser persona», según su propia explicación.

A escasos metros, puede admirarse el óleo de Víctor Quiroga, quien expone una de las miradas más críticas de la historia en Lo que pasa todavía. En el texto que acompaña a la obra cuestiona los motivos de festejo del Bicentenario; se pregunta, entre otras cosas, si se debe a que «los pueblos originarios sean marginados y masacrados» o a que en el siglo XXI «seguimos colonizados con familias destrozadas por la miseria en que están sumidas y el terrible flagelo de la droga que anula a sus hijos, que no tienen futuro ni proyecto de vida alguno».

La mirada es socarrona en la propuesta de Jorge Ortigueira en Belgrano, Belgrano, Velgrano, en la que puede verse al prócer mutar a lo largo de los años y devenir en un Velgrano con «v», chomba y arito.

Como vecina está la muestra Batallas , del arquitecto Luis Pereyra que mediante detallados dibujos alude también al Bicentenario patrio. «Las batallas son un elemento de construcción histórica y los artistas las hacen estéticas, por eso realicé un exorcismo en el que recorté la violencia», resumió el artista.

«Serás… lo que debas ser» Bicentenario de la Patria podrá verse hasta el 1° de agosto, de martes a viernes, de 12 a 20, los sábados, domingos y feriados, de 10 a 20. Una novedad: instituciones académicas podrán visitar la muestra durante la noche, realizando una reserva previa.

Leer también >>  La computadora que descifró los mensajes de Hitler cumple 70 años

por Julieta Molina

Fuente: 

Diario La Nación 21/6/2010

Informacion Adicional: 

El Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori:

Ffue fundado ante la necesidad de poner en valor la producción del arte nacional, reuniendo obras que llevaran al público “un conocimiento directo de estas expresiones del espíritu”. A fines de 1933, un proyecto del concejal Fernando A. Ghio dio lugar a la ordenanza que dispuso la creación del museo. No obstante, el Sívori fue inaugurado oficialmente en 1938, en dependencias del Palacio del Honorable Concejo Deliberante. Durante los primeros catorce años fue Museo Municipal de Bellas Artes, Artes Aplicadas y Anexo de Artes Comparadas. Hacia 1952 fue trasladado a Av. Del Libertador 2373, sede actual del Museo José Hernández. En tanto, en 1955 ocupó un predio de la calle Paraguay 1033, de donde fue desalojado en 1961 a raíz del nuevo trazado de la Av. 9 de Julio, con destino al Teatro General San Martín.

En 1936, un decreto dispuso la realización anual de un Salón de Pintura, Escultura, Dibujo y Grabado (análogo al Premio Nacional) con premios adquisición. Esta fue la base de la primitiva colección patrimonial del museo, incrementada a partir de compras directas y donaciones particulares, hasta totalizar más de tres mil piezas en la actualidad.

Durante el período 1975 – 1977 el Sívori se fusionó con el Museo de Arte Moderno bajo el nombre “Museo Municipal de Artes Visuales”. En 1980 pasó a depender del Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires, hasta que a fines de 1982 recuperó su autonomía. No menos inciertos fueron los lugares donde funcionó su sede; desde su fundación, se trató siempre de locales provisorios, insuficientes para desarrollar su labor.

Leer también >>  La reina Victoria amaba en secreto a su sirviente indio

En 1995, por iniciativa del Intendente de la Ciudad de Buenos Aires, Lic. Jorge Domínguez; su Secretario de Cultura, Sr. Eduardo García Caffi, y la por entonces Directora General de Museos, Lic. Inés Urdapilleta, el Museo Sívori obtuvo su propia sede. A partir de un proyecto realizado entre la Dirección de Arquitectura y la Dirección General de Museos, el nuevo museo cuenta desde entonces con una gran sala de exposiciones para la muestra permanente del acervo en forma rotativa, así como salas de exposiciones temporarias. Asimismo, incluye un espacio abierto, el jardín de esculturas, la biblioteca, salones de usos múltiples para cursos, conferencias y espectáculos teatrales; gabinetes de restauración y fotografía, un pequeño anfiteatro, una confitería y una tienda.

La obra está emplazada en un lugar privilegiado, frente al Rosedal de Palermo, que participa y lo enmarca como un espacio contemplativo de reflexión espiritual y goce estético para los habitantes de la ciudad de Buenos Aires.

Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori Av. Infanta Isabel 555 (frente al puente del Rosedal de Palermo). C1425ABX Buenos Aires, Argentina. Tel./Fax +54 011 4774-9452 / 4772-5628 / 4778-3899.
Horario: Martes a Viernes de 12 a 20 hs. Sábados, Domingos y feriados de 10 a 20 hs. / Entrada: $1. Sábados y miércoles, gratis.
info@museosivori.org

 

Curiosa exhibición en el Museo Sívori
4 (80%) 536 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú