Cumpleaños del diario Crónica

 El 29 de julio de 1963, nació al público el diario Crónica, un éxito popular, creado por Héctor Ricardo García. Antes que eso con una característica también de mucha llegada masiva al público, existió Alejandro Romay. Para Alejandro Romay la televisión no fue para hacer política, sino para ganar dinero, mucho dinero. El modo era la publicidad y para ello la pantalla de su canal, “mi” pantalla, como él decía, debía tener a muchas personas sentadas enfrente. Se pueden cuestionar o por lo menos discutir aspectos éticos, morales y escrúpulos, pero lo cierto es que no en vano Romay pasó a ser llamado “El Zar”. Seguramente, a pesar de tener una formación bastante sólida, no leyó o no tuvo en cuenta la ética Aristótelica (ni de ningún otro pensador), ni se planteó ninguna visión objetiva.

Para medir, aunque en un modo nada ortodoxo, quien era “El Zar”, baste reflejar que en el muy documentado libro sobre la televisión argentina Estamos en el Aire, recopilado por Carlos Ulanovsky, Silvia Itkin y Pablo Sirvén, Alejandro Romay aparece mencionado 103 veces, Goar Mestre 51, Alberto Olmedo 45, Bernardo Neustadt 44, Lidia Satragno “Pinky” 43, Héctor Ricardo García 40 y Pedro Simoncini 9 veces.Parece obvio que seguir la historia televisiva de Romay es en gran medida seguir la historia de la televisión argentina. Los primeros tiempos, con sus socios quienes provenían del mundo de los negocios de electrodomésticos, aceptaban en pago por publicidad, cocinas, heladeras y todo tipo de artefactos que se apilaban en los pasillos del canal y algunos galpones. Después se regalaban como premios en populares programas de entretenimientos o se ponían en venta en sus negocios, como Scioli, Frávega, Radio Victoria y otros propios o de amigos. Tres años antes, otro visionario de los medios periodísticos y con un envidiable “olfato profesional”, Héctor Ricardo García, había creado un diario muy popular “Crónica” que  nació como un vespertino heredero de la vieja Crítica, el diario de Natalio Botana. Crónica apareció un 29 de julio de 1963 con una quinta edición que buscó a los codazos un lugar entre La Razón, Noticias Gráficas, Correo de la Tarde, El Siglo y los despojos de la mencionada Crítica. García buscaba captar una porción del mercado que tenía cautivo con la revista “Así”, una publicación de corte popular que llegó a vender un millón y medio de ejemplares con sus tres ediciones semanales. La prensa gráfica estaba anquilosada y García le dio una impronta diferente: privilegió las noticias nacionales sobre las internacionales; el deporte y los policiales tuvieron un lugar en la primera plana, como también la política y los espectáculos.   Romay hizo casi lo mismo que García, un canal popular con un particular  tratamiento de las noticias.El 1ro de noviembre de 1966 salió al aire “Nuevediario”, un mítico noticiero que, según sus propios trabajadores, fue una “picadora de carne humana” por lo que emitía y por cómo terminaban esos mismos trabajadores. Romay no era un manipulador de los medios televisivos con fines políticos. Romay era vendedor, vendía calefones, heladeras o televisión, todo con apasionamiento. Romay era un fabricante de “consumismo”. Para lograr que el público consumiera no se privó de ningún medio y su más destacado seguidor fue el jefe de noticiero Horacio Larrosa. Por Nuevediario pasaron fantasmas misteriosos, luces malas en los campos, ovnis, casas que se movían, vírgenes que lloraban, objetos que volaban y toda la gama de invenciones “sobrenaturales” que posibilitaron a “Nuevediario” niveles de “rating” increíbles. Para lograrlo había que manipular imágenes, fabricar ensueños, magia. Así como en la película “Pearl Harbor” se fabricaron imágenes para agregar dramatismo al ataque japonés, en Nuevediario se fabricaban imágenes para ganar público sentado frente de los televisores. El poder político observaba este fenómeno y se daba cuenta que el público creía lo que veía. Crónica y Nuevediario se convirtieron así´ en medios de llegada masiva y popular que fueron aprovechados para la política, aunque sus dueños estaban interesados solamente en el éxito de sus medios de difusión.   Fuente: 

Leer también >>  Aquel luminoso 24 de marzo de 1816

por Héctor Rodríguez Souza, periodista y documentalista. 

Cumpleaños del diario Crónica
4 (80%) 500 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú