Cuando Nueva York se rindió ante un Castro

De no ser por una escueta reseña en los medios cubanos, la llegada de Raúl Castro a Nueva York el jueves habría pasado desapercibida. Salvo su agenda oficial en Naciones Unidas, en su primera participación como presidente cubano en la Asamblea General del organismo internacional, poco ha trascendido de sus planes en lo que es también la primera visita en sus 84 años de vida a la metrópolis estadounidense. Tampoco se ha confirmado dónde se aloja, aunque el fuerte dispositivo de seguridad en torno a la misión cubana ante la ONU, a unas calles de la sede del organismo, deja claro dónde descansa el mandatario cubano.

La discreción que rodea su estancia en Manhattan contrasta fuertemente con el estreno ante la ONU de su hermano y expresidente cubano, Fidel Castro, cuya primera comparecencia ante los demás mandatarios mundiales en la Asamblea General, hace exactamente 55 años, fue todo menos discreta. Su discurso de ese 26 de septiembre de 1960 sigue manteniendo el récord de longitud: cuatro horas y 29 minutos. Tampoco pasó desapercibida en esa ocasión su estancia en Nueva York, una ciudad que el mayor de los Castro conocía para ese entonces ya muy bien: una década antes, en 1948, pasó allí parte de su luna de miel tras su boda con Mirta Díaz-Balart, hija de una poderosa familia cubana vinculada al régimen del dictador Fulgencio Batista. El matrimonio se disolvió en 1955, pero de él quedó un hijo, Fidel Ángel “Fidelito” Castro Díaz-Balart, y una paradoja política: el líder de la revolución cubana quedó para siempre emparentado políticamente con la familia que ha dado algunos de los políticos estadounidenses más anticastristas, como los congresistas republicanos, y también hermanos, Lincoln y Mario Díaz-Balart, sobrinos de Fidel y primos hermanos de su primogénito. Un barbudo conquista Nueva York La visita neoyorquina de mayor impacto fue sin embargo la que realizó en abril de 1959, reciente todavía la victoria, cuatro meses antes, contra Batista. Fidel Castro ingresó triunfal en Nueva York procedente de Washington y Princeton, rodeado de admiradores y de ávidos periodistas que registraron cada uno de sus pasos por la metrópolis. Y no fueron pocos. Durante sus cuatro días en Nueva York, Fidel Castro se fumó un habano con el alcalde, Robert Wagner, recibió las llaves de la ciudad, visitó la sede de la ONU donde hablaría un año más tarde, pronunció una conferencia en la Universidad de Columbia e incluso fue a Wall Street a abrir la Bolsa de Café y Azúcar. Dio además ruedas de prensa y entrevistas y, en un almuerzo organizado por el Overseas Press Club en el ya desaparecido hotel Astor, en pleno Broadway, habló ante más de 1.500 periodistas. Castro tuvo tiempo además para hacer algo de turismo: visitó el Empire State y se paseó por el zoo del Bronx, donde lanzó cacahuetes a los elefantes, posó junto a la jaula de los tigres, se comió un perrito caliente y un helado y hasta besó a niños pequeños, al estilo más fiel de político en campaña. Muestra del tirón del joven barbudo de sempiterno uniforme verde olivo fue la masa de personas -más de 35.000, según la prensa local- que se concentró en un mitin en Central Park para atisbarlo. El comienzo del desencanto Año y medio más tarde, en septiembre de 1960, Fidel Castro regresaba a Nueva York para estrenarse, como lo hará este lunes su hermano Raúl, como orador en la Asamblea General de la ONU. Para ese entonces el entusiasmo con la revolución cubana se había enfriado considerablemente, sobre todo tras la nacionalización, un mes antes, de empresas estadounidenses en la isla. El distanciamiento se sintió también en Nueva York, donde Castro fue excluido de encuentros oficiales y denunció un “trato vejaminoso” en los hoteles de la ciudad. Pero logró dar un golpe de efecto al instalarse en el hotel Theresa de Harlem, el corazón del Nueva York negro. Allí recibió al defensor de los derechos civiles de los negros Malcolm X. Y ahí se encontró por primera vez con el líder soviético Nikita Jruschov, sin saber que, dos años más tarde, ambos serían protagonistas centrales de la Crisis de los Misiles que tuvo al mundo al borde de una guerra nuclear. Nueva era en Nueva York El Nueva York de 2015 se ha vuelto a volcar estos días con un líder mundial latinoamericano. Pero no ha sido un cubano, sino un argentino, el papa Francisco. Hasta el ateo Raúl Castro adelantó su viaje a Nueva York para escuchar su discurso ante la ONU el viernes, y eso que viene de recibirlo en Cuba. Y fue Francisco el que se dio el baño de masas en Central Park y el que visitó Harlem. También se espera que el primer discurso de Raúl el lunes ante la Asamblea General sea diferente del de su hermano en 1960. La agresiva y larga alocución de Fidel, que no ahorró en acusaciones contra el “imperialista” Estados Unidos, supuso uno de los puntos de quiebre en las relaciones bilaterales, que acabaron rompiéndose de forma definitiva con el cierre de embajadas decretado en enero del año siguiente. Medio siglo más tarde, su hermano Raúl llega a la ONU tras reabrir esas embajadas e iniciar un proceso de normalización con Washington que recibe con su presencia en Nueva York un nuevo respaldo. por Silvia Ayuso Fuente: 

Leer también >>  Cómo hallaron un bando de San Martín

Diario El Pais 27/9/2015

Cuando Nueva York se rindió ante un Castro
4 (80%) 686 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú