Condenan a 80 años de prisión al ex dictador Ríos Montt

El gobernaror de facto entre 1982 y 1983 fue hallado culpable por el genocidio perpetrado contra la etnia indígena ixil. El ex dictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt , quien gobernó de facto el país entre marzo de 1982 y agosto de 1983, fue condenado ayer a 80 años de prisión por el genocidio perpetrado durante su gestión contra la etnia indígena ixil.

La jueza Jazmín Barrios, presidenta del Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, al leer la sentencia, dijo que «Ríos Montt tuvo conocimiento» de las matanzas perpetradas por las Fuerzas Armadas bajo su mando, y que «no lo detuvo a pensar de tener el poder para evitarlo». En el histórico fallo, el tribunal aseguró que el anciano militar, de 86 años, es «responsable» del genocidio perpetrado en contra de los ixiles «en calidad de autor», el cual durante el período en que gobernó de facto el país, se cobró la vida del 5,5 % del total de la población perteneciente a esa etnia. Se trata de la primera condena por genocidio y contra los deberes de humanidad impuesta contra un ex dictador latinoamericano y en un Tribunal local Ríos Montt, fue condenado a purgar una sentencia de 80 años de prisión, 50 por genocidio y 30 por delitos contra deberes de la humanidad, como la legislación guatemalteca tipifica los crímenes de lesa humanidad. «Yo no tengo angustia porque he cumplido con la ley, respeto la ley y sé que la única manera de tener paz es haciendo justicia y precisamente de eso adolecemos», dijo Ríos Montt tras conocer la condena en primera instancia. El tribunal también revocó la » detención domiciliar » de que gozaba el ex dictador desde enero de 2012, y ordenó su inmediata detención y traslado a un cuartel militar que funciona como prisión preventiva. Los jueces consideraron que las Fuerzas Armadas «utilizaron el hambre como arma militar» para destruir a los ixiles, los cuales fueron declarados «enemigos internos del Estado», y que todas las acciones represivas contra los indígenas tenían como objetivo «la aniquilación» de esa etnia.Ríos Montt, quien escuchó la sentencia del tribunal con aparente serenidad, fue acusado por la Fiscalía por la muerte de 1.771 indígenas ixiles a manos del Ejército, durante los quince meses que gobernó de facto Guatemala. El fallo de culpabilidad, marcó un momento histórico en un país polarizado que sigue tratando de sanar de una guerra de tres décadas y donde, por primera vez, sus oprimidas comunidades indígenas tuvieron la oportunidad de ser escuchada y de que se les hiciera justicia, dijeron activistas por los derechos humanos. Los activistas celebraron la sentencia pero advirtieron que el estado de derecho en Guatemala seguirá a prueba, mientras los abogados del ex dictador apelan. «No queremos que hechos de esta naturaleza vuelvan a repetirse», dijo la presidenta del tribunal, Yassmín Barrios. «Para que esta paz en Guatemala debe existir previamente justicia». AMNISTÍA INTERNACIONAL CELEBRA EL FALLO Amnistía Internacional (AI) aplaudió hoy la condena Montt por genocidio, que consideró una «medida histórica» en la lucha por la justicia en ese país y «un ejemplo» para América Latina. En un comunicado, recordó que, en 1999, una comisión de la verdad respaldada por la ONU determinó que unas 200.000 personas murieron o desaparecieron durante los 36 años de guerra civil en Guatemala (1960-1996), un 80 por ciento de ellos indígenas mayas. «Con esta condena, Guatemala lidera con el ejemplo en una región donde la impunidad de crímenes pasados es tristemente la norma», apuntó en un comunicado Sebastián Elgueta, experto en Guatemala de AI. Al tiempo, Elgueta señaló que «Guatemala debe persistir en este momento histórico y garantizar que todos los implicados en el asesinato, tortura, violación y desapariciones de decenas de miles de personas son sometidos a juicio». Fuente: 

Leer también >>  Caseros, de cárcel a archivo nacional

Diario La Nación 11/5/2013

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú