Comenzó el juicio contra John Demjanjuk, un ex guardia en Treblinka

De 89 años, es acusado de forzar a 27900 judíos a ingresar a las cámaras de gas en el año 1943.

 
 

Demjanjuk apareció en silla de ruedas ante un tribunal del sur de Múnich en lo que será uno de los juicios más importantes de Alemania sobre la era nazi.
Los fiscales alemanes consideran que Demjanjuk, quien estaba en la lista prioritaria del centro Simón Wiesenthal de criminales más buscados, asistió en el asesinato en el campo de exterminio Sobibor, en lo que hoy es Polonia, donde al menos 250 mil judíos fueron asesinados.
“No puede haber estatuto de limitaciones sobre los crímenes cometidos como parte del Holocausto”, dijo la Liga Anti Difamación en un comunicado.
“A pesar de que ningún juicio puede devolver la vida a aquellos asesinados, llevar a los responsables ante la justicia tiene un rol importante para lo moral y la educación en la sociedad”.
Familiares de víctimas y agrupaciones de judíos aseguran que nunca es tarde para que se haga justicia y que el caso en particular es simbólico.
“No deberíamos cometer el error de pensar que un caso contra un criminal de guerra es un caso sólo contra un hombre”, indicó el rabino Marvin Hier, decano del Centro Wiesenthal en Los Ángeles.
“Cuando se juzga a John Demjanjuk, también se juzga a todos los demás criminales de guerra”, aseguró.
Demjanjuk, quien ha sido extraditado de Estados Unidos en mayo y a quien se le retiró la ciudadanía, se enfrenta a cargos de haber ayudado en el asesinato de 27900 judíos en el campo de exterminio Sobibor en la Polonia ocupada.
El caso de Demjanjuk es posiblemente uno de los más importantes juicios de crímenes de guerra perpetrados durante la Segunda Guerra Mundial, ha atraído la atención de los medios internacionales.     
 
 

Leer también >>  La historia de la abadía de Westminster, el escenario elegido para la boda real

Fuente: 

Agencia Judía de Noticias – 2/12/09

Informacion Adicional: 

Demjanjuk había sido absuelto por la Corte Suprema de Justicia de Israel en julio de 1993, quien en 1988 había sido condenado a muerte al haber sido identificado como «Iván el Terrible», un verdugo del campo de exterminio nazi de Treblinka (Polonia), donde entre 1942 y 1943 fueron asesinados 800.000 personas en las cámaras de gas. Si bien se sospechaba que habría actuado en el campo de Sobibor, los jueces admitieron entonces que «no lo podemos retener por otros crímenes».

Bibliografía:

Simón Wiesenthal – Los asesinos entre nosotros. Memorias – Editorial Noguer – Barcelona, 1967

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú