Clase media, año 1910

«Clase media es un concepto de clase media», dice P. N. Furbank sobre la idea de clase social. «Al menos a fines del siglo XVIII, la gente que se consideraba clase trabajadora no mencionaba a las clases medias», aclara y agrega: «Si no estoy errado, se pueden leer las 900 páginas de The Making of the English Working Class , de E. P. Thompson, sin encontrar ni una sola vez a un obrero radical que invoque a las «clases medias»; toda su artillería se dirige a «los tiranos», «los perversos aristócratas», «los funcionarios» y «la vieja corrupción»».

 

Familia en Córdoba, hacia 1915 – La Fotografía en la Historia Argentina – Clarín 60 Años

En Buenos Aires, para la primera década del siglo XX, el concepto de «clase media» no estaba aún en boga. Según algunos ensayistas, esa clase apareció algo más tarde y se consolidó con el primer gobierno radical, surgido en 1916. Lo que induce a pensar que recién entonces había una considerable porción de la población que no era ni exactamente rica ni particularmente pobre. O, en todo caso, que en ese momento se estaba logrando salir de esa antinomia (resulta entonces difícil imaginar quiénes votaron a ese gobierno, que representaría a los que no estaban ubicados en los extremos).

Claro que definir el vocablo «clase media» (o cualquiera de los que lo acompañan) es tan engorroso que hasta ahora nadie lo ha hecho, más que como una categoría residual entre los muy ricos y los muy pobres, o residual entre los «dueños» de aquello que genera trabajo y los que trabajan para ellos.

Leer también >>  La obra maestra de Albert Einstein cumple 100 años

Pues si se toma como una característica de la pobreza el no poder alcanzar la propiedad de la vivienda o de los llamados «medios de producción», los datos que ofrecen los censos de población de la ciudad de Buenos Aires de fines del siglo XIX y comienzos del XX nos dan una idea de cómo se iba componiendo la sociedad porteña.

Un dato bastante elocuente es el de comparar cuánto creció la población de la ciudad y cuánto crecieron los propietarios de inmuebles: la cantidad de gente aumentó 264% en ese lapso de 27 años, mientras que los propietarios aumentaron 400% en el mismo tiempo. De esos propietarios, aclaremos que más de la mitad (60%) eran inmigrantes.

En Mar del Plata, 1929

Otro dato que da una idea de si había un número creciente de personas que se pueden ubicar entre los pobres y los ricos es el de la cantidad de gente que se alojaba en la peor vivienda posible de la ciudad (los conventillos): si para 1887 la población ubicada en conventillos constituía un cuarto de la ciudad (25%), para 1904 esa proporción se había reducido al 14% y para 1914 no llegaba al 10% (y todavía no había aparecido una vivienda peor).

Todos estos números cobran aún más sentido si se los compara con el de 32 m2 que se construían por persona agregada por año, entre 1904 y 1914, y se observa que, durante todo el período que consideramos, el ladrillo era el material de casi el total de los edificios existentes (94%). Las propiedades de empresas industriales (grandes o pequeñas) estaban en casi su totalidad en manos de inmigrantes (de los 10.275 establecimientos que se registran para 1914, el 77% de sus dueños eran extranjeros), y con los comercios ocurría algo parecido: de los 27.273 que había en la misma fecha, el 82% de sus dueños eran inmigrantes.

Leer también >>  Argentina recuerda a René Favaloro a 50 años de la invención del 'bypass' de corazón

Como los empleados, tanto en industrias como en comercios, son, en todo ese lapso, entre el 60 y el 80% inmigrantes, es obvio que el lugar fue elegido como su nueva patria por tanta gente porque las posibilidades no sólo de tener trabajo sino de llegar a ser dueño de su vivienda, comercio o industria, indudablemente existían.

¿Habían aparecido entonces las «clases medias»? Digamos que si tal entidad fuese definida por la característica de ser propietario, Buenos Aires del Centenario estaba en condiciones de exhibirla. © LA NACION

por Francis Korn, investigadora del Conicet y miembro de la Academia de Ciencias de Buenos Aires.

 

 

Fuente: 

Diario La Nación 20/5/2010

Informacion Adicional: 

Ver Historia de la vida privada en la Argentina. La Argentina plural: 1870-1930 – Volumen 2 – Taurus, 1999.

Clase media, año 1910
4 (80%) 540 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú