Cementerio de Prostitutas y Rufianes – 1a Parte

See video

En los primeros años del siglo XX se creó en Buenos Aires una organización de beneficencia y socorros mutuos de la comunidad polaca que profesaba la religión judia. En realidad, tal organización escondía un siniestro negocio, que fue la trata de blancas. La organización se llamó primero Varsovia, por el nombre de la capital de Polonia y luego Zwi Migdal, cuando sus actividades comenzaron a ser conocidas por la ciudadanía y corridas por la policía. Los prostibulos de Buenos Aires se trasladaron y muchos se abrieron en lugares como San Fernando o Avellaneda, en la provincia de Buenos Aires.

Precisamente para poder explotar la actividad de regentear prostibulos y ejercer la trata de blancas necesitaban de la colaboración corrupta de los funcionarios policiales y sobre todo municipales. En Avellaneda ejercía el poder Alberto Barceló, quien durante más de 40 años fue el «hombre fuerte» de la zona contando, especialmente con la complicidad de Juan Ruggiero, «Ruggierito», un matón que comandaba el cuerpo de delincuentes que custodiaba a Barceló. Dos libros fueron escritos para contar estas historias, uno, sobre la Swi Migdal, escrito por Larry Levi y el otro sobre Ruggerito por Adrian Pignatelli.

Ambos escritores y periodistas, que no se conocían, coincidieron un día en la puerta del  Cementerio Judio que esta frente al Municipal de la ciudad de Avellaneda, construído para que la siniestra organización tuvieron un lugar para sepultar a las prostitutas y rufianes de la Swi Migdal, así nació esta historia contada en tres capítulos en este documental sobre «El Cementerio para Prostitutas y Rufianes».
 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú