Buscan a los bebés apropiados en la dictadura de Franco

Son “los niños perdidos del franquismo”, los hijos que fueron separados de sus padres, en muchos casos republicanos detenidos luego de la derrota en la Guerra Civil, y entregados por las autoridades en adopciones irregulares, que ahora están siendo investigadas por la Justicia española. Críticas de antiguos funcionarios de Franco, como Fraga Iribarne.

Dió a luz en la antigua residencia sanitaria Fernando Zamacola de Cádiz, pero no salió de allí con su hija. Una enfermera se llevó al bebé de Dolores González de Herrera, tras haberle dicho que había complicaciones. Un día más tarde le informaron de muerte, sin otra explicación. Tras la insistencia de la familia, el personal sanitario le enseñó el cadáver al padre.

“Sólo vio un cuerpito envuelto en mortajas”, relata Chary Herrera, la otra hija de Dolores. Era 1975, año de la muerte del dictador Francisco Franco.

Hay decenas de denuncias en toda España con la misma historia: tras los partos, no dejaron a los padres ver a sus hijos, para luego comunicarles que habían fallecido. Como la de María Dolores Chumillas, que aún busca a la hija que tuvo hace treinta años en una clínica de Bilbao.

Para Enrique Vila, abogado de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir), en toda España hay unos 300 mil casos de adopciones irregulares y apropiación de bebés y niños entre los años 40 y 90.

La entidad que representa Vila patrocina búsquedas para localizar e identificar a las víctimas de adopciones irregulares durante la dictadura franquista hasta la aprobación de la Constitución democrática de 1978. El 27 de enero, Anadir llevará a la Fiscalía General 300 casos documentados.

Leer también >>  Chile investiga la muerte del padre de Bachelet durante la dictadura

Las agrupaciones de víctimas de apropiaciones aseguran que su reclamo no prescribe. Es por eso que la Fiscalía de Algeciras, en Cádiz, ya garantiza a los afectados un banco de ADN gratuito. Contrastando patrones genéticos, allí los familiares comprueban el posible parentesco entre madres e hijos. Esta fiscalía investiga desde junio denuncias por muertes no documentadas de bebés. Hasta se planea una oficina exclusiva para atender los casos.

El jefe de fiscales de la Audiencia Nacional de España, Javier Zaragoza, pidió al Ministerio de Justicia la creación de una oficina encargada de coordinar las denuncias.

Por su parte, el Archivo Regional de Madrid estudia las muertes de bebés en la Maternidad de O’Donnell, entre 1961 y 1971. Allí, Beatriz Soriano Ruiz, nacida el 3 de enero de 1964, le fue retirada a su madre dos días después alegando que había muerto a consecuencia de una otitis.

La actuación de la Justicia es seguida de cerca por el Grupo de Afectados en Clínicas de Toda España de la Causa Niños Robados.

Sin embargo, el jefe de fiscales Zaragoza advirtió “problemas técnicos” en la investigación por vía penal, ya que es difícil determinar si se trató de un plan sistemático e ideológico del franquismo contra opositores, o bien de algún tipo de mafia que lucraba con la venta de bebés.

Los hijos de los rojos. En fosas, apropiados o presuntamente extraviados o fallecidos en centros de sanidad pública. El franquismo es acusado de apropiar y robar la identidad de los llamados “hijos de los rojos”, republicanos vencidos tras la Guerra Civil (1936-1939).

Bebés, de detenidas republicanas, arrebatados y cuyos apellidos fueron modificados. Hijos secuestrados en Francia y otros países para su “reintegración a la patria”. Es lo que documenta el profesor de Derecho Miguel Angel Rodríguez en su libro El caso de los niños perdidos del franquismo, donde compara los miles de episodios ibéricos con los vinculados a Abuelas de Plaza de Mayo.

Leer también >>  Las Abuelas celebraron sus 35 años rodeadas de nietos recuperados

Experto en Derecho Penal Internacional, Rodríguez califica estos casos como “crímenes de lesa humanidad”. Pero también, critica al actual Estado español, al que acusa de omitir datos sobre el paradero de los niños tomados bajo su tutela en el pasado, por no indemnizar a las familias ni juzgar a los responsables.

“Los delitos se siguen consumando cada día que pasa sin que el Estado busque. El gobierno tiene la obligación de investigar y, si no lo hace, viola derechos humanos”, dice el catedrático. Los hijos apropiados “no fueron desaparecidos, son desaparecidos; personas con el derecho humano a la vida secuestrado”, aclara.

Critica también a la Ley de Memoria Histórica, promulgada por el actual gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, por no contemplar el caso de las adopciones ilegales. Es la misma ley que dio a muchos descendientes de republicanos exiliados –entre ellos, a millones de argentinos– la posibilidad de obtener la ciudadanía española.

Entrevistado por PERFIL, Manuel Fraga Iribarne, último ministro con vida del gobierno de Franco, había dicho que “algunos ahora quieren buscarlos (a los hijos de los rojos), pero no conozco ni un solo caso de los que se mencionan. Los españoles estábamos muy tranquilos como para que, además de la crisis económica, empecemos con las discusiones sobre el pasado. No hay que pensar tanto en el pasado político sino en el presente económico”.

por Matías Marini
 

Fuente: 

Diario Perfil 8/1/2011

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú