Bignone deberá pasar 25 años en una cárcel común

El tribunal Oral Federal 1 dictó sentencia en el juicio por crímenes cometidos en el centro clandestino de detención y tortura que funcionó en la guarnición militar de Campo de Mayo. El último presidente de facto de la dictadura, Reinaldo Bignone, fue condenado a 25 años de prisión, al igual que el ex jefe del Departamento de Inteligencia de Campo de Mayo, Exequiel Verplaetsen, y el ex jefe del Comando de Institutos Militares de esa guarnición militar, Santiago Omar Riveros. «Que fue una guerra nadie puede ponerlo en duda», había dicho Bignone para justificar su accionar, al brindar su último alegato. El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, se mostraron conformes con el fallo y destacaron la labor del tribunal.

También fueron condenados el ex jefe del Batallón de Inteligencia 601 del Estado Mayor General del Ejército, Carlos Alberto Tepedino (20 años), el ex director de la Escuela de Servicios para Apoyo de Combate «General Lemos», Eugenio Guañabens Perelló (17 años) y el ex director de la escuela de infantería de Campo de Mayo, Jorge Osvaldo García(18 años). En tanto, fue absuelto el ex titular de la comisaría de Bella Vista Germán Montenegro.

Los acusados fueron juzgados por allanamientos ilegales, privaciones de la libertad e imposición de tormentos en perjuicio de 56 víctimas.

Además, el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín dispuso que los represores condenados por los crímenes cometidos en Campo de Mayo entre 1976 y 1978 cumplan la pena en cárceles comunes del Servicio Penitenciario Federal (SPF). El TOF 1 revocó en consecuencia las prisiones domiciliarias de Reynaldo Bignone, Carlos Tepedino y Eugenio Guañabens Perelló.

Leer también >>  La Filarmónica de Viena celebra sus "primeros" 175 años de vida

Antes de conocer su sentencia, el último presidente de facto de la dictadura militar, Reynaldo Bignone, afirmó que en la década del ’70 hubo una «guerra irregular», en la cual las Fuerzas Armadas «tuvieron que intervenir para derrocar al terrorismo», cumpliendo «órdenes indiscutibles» emanadas de un gobierno democrático.

«Que fue una guerra nadie puede ponerlo en duda», dijo Bignone al sentarse frente al Tribunal para leer durante 40 minutos un escrito, por el que fue silbado y que provocó alguna risa irónica cuando cuestionó la existencia de 30 mil desaparecidos y los casos de robos de bebés nacidos de madres secuestradas en centros clandestinos de detención.

En ese sentido, señaló que «se machaca con la cifra de 30 mil desaparecidos y hasta una jueza de la Corte (por Carmen Argibay) figura en un listado, a esa cifra la dejaron asentada como verdad incontrastable y nunca se demostró más de ocho mil y se barajan 500 robos de bebes pero no llegan a los treinta y ninguno cometido por personal militar».

Además, «se nos tilda de represores y genocidas, en principio el término represión no es descalificante, la autoridad tiene el deber de reprimir los delitos de cualquier tipo y lo de genocida no resiste el menor análisis porque lo ocurrido en nuestro país no se ajusta en lo más mínimo a la definición internacional del delito de genocidio, sólo voceros del odio pueden sostener esto».

Al igual que quien lo precedió en la palabra, el también juzgado Santiago Omar Riveros, Bignone se hizo responsable por todas las órdenes impartidas a sus subordinados, aseguro que todas fueron «legítimas» y recordó que en la justicia militar existía hasta la pena de muerte para la desobediencia.
 

Leer también >>  Muere Cornelius Gurlitt, el coleccionista perseguido por la sombra del expolio nazi

Multimedia: 

It look’s like you don’t have Adobe Flash Player installed. Get it now.

La palabra de Bignone como presidente de facto – Archivo Días de Historia

Fuente: 

Diario Página/12  21/4/2010

Informacion Adicional: 

Quién es Reynaldo Benito Bignone:

Nació en Morón el 21 de enero de 1928. Siendo aún adolescente, ingresó al Colegio Militar en 1944. En 1975 era ascendido a general. El 4 de enero de 1982 pasó a retiro y el 1 de julio de ese año asumió la presidencia del país.

Tanto el reemplazo de Viola como el de Galtieri son justificados por el «vacío de poder», ya  utilizado en los golpes contra los presidentes constitucionales Yrigoyen, Castillo, Illia y María Estela M. de Perón. Bignone forma parte del ala moderada del Ejército que desplaza a Galtieri. Convoca a elecciones nacionales para el 30 de octubre de 1983. Su política busca el diálogo con la «Multipartidaria» y a la vez preparar una salida electoral que preserve la unidad del Ejército evitando así afrontar las responsabilidades de la represión ilegal. A esos fines dicta una ley de Amnistía basada en la orden de Isabel Martínez de Perón de «aniquilar a la guerrilla». A través de un Acta Institucional se declaran muertos a todos los desaparecidos y  se considera  a los represores que han cumplido con «actos de servicio», pero esto es muy mal recibido por la sociedad. Después de Malvinas se difunden en cascada las denuncias de violaciones a los derechos humanos  cometidas por la represión estatal, que pone a toda la ciudadanía frente a la evidencia de la tragedia ocurrida en las sombras. Se crea una comisión integrada por  oficiales de alta jerarquía retirados para el análisis y la evaluación de las responsabilidades en el conflicto del Atlántico Sur. Este emite el llamado «Informe Rattenbach», el cual destaca numerosos actos de valor de los combatientes cuestionando a la par la irresponsabilidad, la falta de planificación y los errores de la conducción. 

Leer también >>  Sobre Benoit y Luis XVII

En Italia se inicia el proceso contra la «Propaganda Due» que involucra a altos mandos, de tal manera que el ciclo militar se cierra en condiciones internas y externas totalmente negativas. Los ciudadanos argentinos se encuentran más persuadidos que en 1973 acerca de sus derechos civiles y del valor de la democracia como forma de gobierno. Se levanta el estado de sitio y se restablece el derecho de huelga. Disuelta la Junta Militar, en las elecciones triunfa la fórmula Raúl Ricardo Alfonsín-Víctor Martínez del Partido Radical, frente a la de Italo Argentino Luder-Deolindo Bittel del Partido Justicialista.
 

El 10 de diciembre de 1983 le entregó la banda presidencial a Raúl Alfonsín.

Fuentes: Presidencia de la Nación y El Ultimo de facto.

Bignone deberá pasar 25 años en una cárcel común
4.4 (88.13%) 711 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú