Berlín reabre el “Palacio de las lágrimas” para recordar el horror del Muro

La antigua terminal de salidas de Friedrichstrasse, conocida como el “Palacio de las lágrimas”, acoge desde hoy una exposición que pretende recrear las dolorosas despedidas que se vivieron en esta estación berlinesa, que la construcción del Muro convirtió en frontera hace 50 años.

“Esto es historia alemana en su estado puro para cualquier visitante de Berlín”, declaró la canciller germana, Angela Merkel, al inaugurar la muestra.

Al mismo tiempo subrayó el ambiente de intimidación que reinaba en la antigua terminal de salidas de Friedrichstrasse y recordó que también ella experimentó en este lugar el dolor de despedir a un ser querido ante la incertidumbre de no volver a verlo.

La exposición permanente, impulsada por la fundación Casa de la Historia de la República Federal Alemana, incluye objetos originales como una cabina de control, señales, postes fronterizos, documentos, fotos, grabaciones de audio e imágenes, así como numerosos ejemplos biográficos y testimonios de aquella época.

La terminal de salidas fue entre 1962 y 1990 el lugar en el que los alemanes del Este y del Oeste se tenían que despedir de sus familiares y amigos.

“Presentar la historia en lugares reales es uno de los objetivos de la fundación. El ‘Palacio de las Lágrimas’ es un recuerdo como no lo es ningún otro lugar histórico de la división de Alemania y de los destinos” de muchos alemanes, señala el presidente de la fundación, Han Walter Hütter.

Según el director de la exposición, Jürgen Reiche, “muchas historias, tanto dramáticas como cotidianas, entre ellas también muchas huidas fracasadas, están vinculadas con este lugar único emplazado entre Este y Oeste”.

Leer también >>  "He luchado contra un secreto tóxico"

Con una superficie de 550 metros cuadrados y un total de 570 objetos expuestos, la Casa de la Historia busca ilustrar el sufrimiento que suponía tanto para los que salían como para los que se veían obligados a permanecer en Berlín Oriental.

“Era un lugar triste, donde a muchas personas se les veía el miedo escrito en la cara”, declaró recientemente en uno de sus tradicionales videomensajes la canciller alemana.

La jefa del Gobierno federal expresó su esperanza de que la exposición atraiga “no sólo a visitantes que todavía recuerdan el ‘Palacio de las Lágrimas’ de sus visitas a Occidente”, sino también de jóvenes que no vivieron ni el muro ni la frontera entre las dos alemanias y que se interesan por su propia historia.

Muchas personas, sobre todo ciudadanos orientales con más edad, a quienes el régimen comunista permitía una estancia limitada en la Alemania Occidental, no pudieron soportar la carga psíquica y física a la que se vieron sometidos a causa de los extremos controles.

Así, entre 1962 y 1990, más de 200 personas murieron en el paso fronterizo erigido en la estación dividida de Friedrichstrasse.

Al mismo tiempo, la exposición, titulada “Experiencias fronterizas: el día a día de la división alemana”, refleja la intensidad y la diversidad de las relaciones entre los ciudadanos de ambas alemanias durante los casi treinta años que permaneció en pie el “Muro de la vergüenza”.

El proceso de reunificación constituye otro de los apartados de esta exposición, en el que se pretende resaltar el alcance internacional de este acontecimiento.

Tras la caída del bloque comunista, la terminal de salidas de la estación de Friedrichstrasse, un moderno pabellón de vidrio y acero, dejó de desempeñar su función como “Palacio de las Lágrimas”.

Leer también >>  Malvinas: revelan que Thatcher quería destruir la economía argentina

Bajo amenaza de demolición, este simbólico lugar fue declarado en 2003 Patrimonio Nacional y sometido a amplias obras de reforma para acoger esta exposición permanente, abierta al público de forma gratuita.

por Elena Garuz

Fuente: 

Diario ABC 14/9/2011

Informacion Adicional: 

Sobre el Palacio de las Lágrimas:

La estación de trenes urbanos Friedrichstrasse era la última estación de la línea este-oeste, antes de llegar a la frontera con Berlín Occidental y se encontraba en el centro de la ciudad en la línea norte-sur. El cierre de la frontera en agosto de 1961, transformó la estación de paso en una estación terminal y en un paso fronterizo para viajeros de ambas partes de Berlín. El pabellón de los trámites fronterizos existe todavía. Debido a las incontables despedidas que hubo aquí hasta 1989, se le llama el “Palacio de las Lágrimas”.

Desde mediados de los años noventa, la estación Friedrichstrasse ha sido remodelada completamente. El antiguo edificio, anteriormente utilizado para controlar a los viajeros que cruzaban desde y hacia Berlín Occidental, se encontraba al norte de la línea ferroviaria y estaba conectado con la estación mediante un túnel. Con su fachada casi inalterada, representa el testimonio material más importante del antiguo paso fronterizo. Hoy, en el actual “Palacio de las Lágrimas“ tienen lugar eventos de todo tipo.

De acuerdo a lo previsto en la concepción de los sitios conmemorativos de la Federación, la Fundación Casa de la Historia de la República Federal de Alemania organiza en el Palacio de las Lágrimas, monumento protegido, una exposición permanente sobre el tema “División y frontera en la vida cotidiana de los alemanes”. De esta forma, se genera un lugar del recuerdo que hace honor al valor que el Palacio de las Lágrimas tiene para los alemanes.

Leer también >>  El plan de los patriotas

Fuente: www.berlin.de

Berlín reabre el “Palacio de las lágrimas” para recordar el horror del Muro
5 (100%) 544 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú