Barracas: un nuevo paseo para conocer sus secretos

El barrio reúne historia y modernidad; sus lugares emblemáticos podrán ser visitados en distintos recorridos turísticos. El barrio porteño de Barracas conjuga la tradición con la modernidad. Transitar por ciertos tramos de sus calles y rincones, en los que sobreviven el empedrado o las añosas construcciones, parece un viaje al pasado. Pero hoy la transformación asoma en este paisaje bien porteño. Y el gobierno local quiere mostrar esos avances, como el llamado Distrito del Diseño. Se trata de un polo que se asocia con la modernidad del barrio y que le ha dado más protagonismo a esta tradicional zona sin abandonar su identidad.

Con el programa Mirar Barracas, a partir del sábado 13 de este mes los vecinos y turistas tendrán la posibilidad de recorrer con un guía todo el barrio, previo a inscribirse por vía mail (ver aparte). Así, podrán repasar 161 años de historia que tiene esta zona. «Queremos mostrar las edificaciones de gran valor patrimonial modernista y la potencialidad del distrito en transformación», dijo a LA NACION el subsecretario de Economía Creativa porteño, Enrique Avogadro. «No queremos que Barracas sea un museo, sino que sea un lugar vivo», agregó el funcionario. Desde el Centro Metropolitano de Diseño (CMD), ubicado a escasos metros de la histórica estación Yrigoyen del ferrocarril Roca, llevan adelante el envión para que diseñadores y creativos concreten sus propuestas innovadoras. Allí se dictan clases de marroquinería e indumentaria, entre otras especialidades, y talleres de oficio. El reciclado edificio del CMD es un ejemplo del proyecto que busca revitalizar al barrio. En la manzana ubicada entre las calles Santa María del Buen Ayre, Villarino, Algarrobo y San Ricardo funcionaba hace más de 30 años el mercado de pescado. El inmueble estuvo abandonado hasta que se decidió darle otro destino: hoy alberga a más de 5000 personas que allí se forman y se capacitan, muchas de ellas vecinas de la villa 21-24. Su ubicación estratégica lindera al Riachuelo convirtió a Barracas en una zona meramente productiva. A fines del siglo XIX, decenas de fábricas se adueñaron de calles como Río Limay y también coparon las avenidas más importantes. En la calle Larga al 100, como se denominaba en ese momento a la hoy conocida avenida Montes de Oca, se emplazó la fábrica de galletitas Bagley. Los vecinos de varias cuadras de la zona podían sentir el dulce aroma de las golosinas. Actualmente, y tras el proceso de refuncionalización del inmueble, se desarrollaron allí viviendas premium. Durante una recorrida que LA NACION hizo por este barrio, que aún conserva «ese no sé qué», se adelantará que los curiosos también encontrarán el imponente edificio de lo que fue la fábrica de yerba Cruz de Malta, en la avenida Martín García al 400. Este edificio triangular cambió de rubro y hoy, conservando parte de la fachada y con su nave rehabilitada, se transformó en un inmueble de oficinas que ocupa una entidad bancaria. A lo largo de las principales arterias de Barracas, los comercios se entremezclan con las residencias bajas. No hay tanta contaminación visual, está claro. Sobre Montes de Oca aún persisten los añosos inmuebles que ocupaban buena parte de las esquinas de las manzanas, algo que actualmente está prohibido por el Código de Planeamiento Urbano, según explicó la arquitecta Cristina Fernández, responsable del programa Moderna Buenos Aires. UN NUEVO CENTRO COMERCIAL El gobierno porteño intenta ahora convertir la avenida Iriarte en un nuevo centro comercial; en un punto de atracción turística en el que conviva lo tradicional con lo moderno. Como puntapié inicial de un largo camino de progreso urbanístico, un grupo de artistas intervendrá cuatro locales comerciales, cuyos dueños se entusiasmaron con la idea y dieron el visto bueno para llevar adelante la iniciativa. Otro de los recorridos que organizó la Ciudad es un paseo por la zona conocida como Monseñor Espinosa, situada en Perdriel entre Alvarado y California. Este lugar se caracteriza por un conjunto de más de 60 casas que formaron parte de un programa de viviendas económicamente accesibles. Cerca de allí, la calle Cruz del Sud asombrará a más de un turista con el jardín urbano que la caracteriza. Es un buen lugar para sentarse y disfrutar del día al aire libre. Barracas se transformó en el Distrito de Diseño a fines del año pasado cuando, a través de la ley N° 4761, se impulsó el desarrollo del barrio como polo generador de creación y producción de diseño. Y hoy la Ciudad quiere darle un impulso para que los visitantes también puedan disfrutar de este lugar único. DOS PROPUESTAS GRATUITAS PARA TENER EN CUENTA Los vecinos y viajeros tienen a mano dos propuestas gratuitas para conocer Barracas. Por un lado, y a partir del 13 de este mes, se realizarán recorridos a pie y en bicicleta que saldrán desde el Centro Metropolitano de Diseño (CMD), en Algarrobo 1041, a las 11. Para conocer la programación completa e inscribirse se podrá enviar un correo electrónico a distritodediseno@buenosaires.gob.ar .Como segunda opción, de lunes a sábados, de 10 a 17, se podrá visitar una exhibición temporaria de fotos con imágenes de Barracas, que estará a disposición en el Centro Metropolitano de Diseño. por Valeria Musse Fuente: 

Leer también >>  Antisemitismo en la Guerra de Malvinas

Diario La Nación 5/9/2014

Barracas: un nuevo paseo para conocer sus secretos
4.6 (91.84%) 348 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú